jueves, 23 de noviembre de 2017

La posada del León Rugiente

Hace mucho que recopilo fotos de escenografía, tanto de Fantasy como de 40K, que me sirvan de inspiración para mis propias creaciones. De entre esas fotos, había una que me llamaba mucho la atención, ya que en su momento construí la mansión fortificada del Fantasy, pero más adelante, me surgió una buena oferta en EBay, y me pillé otra mansión fortificada y no quería montarla igual, así que busqué opciones entre todas esas fotos que guardaba.



Una opción
2ª opción, que era la que me llamaba más.


Esta en concreto me llamó mucho, ya que con un poco de esfuerzo, se conseguía un resultado muy interesante., sin embargo, esta segunda mansión fortificada no me venía al completo, faltaban algunas cosas, como la escalera de piedra que veis en la foto.





primera fase del trabajo.




Así que me puse a trastear con lo que tenía y se me ocurrió sustituir la parte intermedia por madera de balsa y darle mi propio toque personal.






Este es el resultado de los soportes de madera de balsa.




Le añadí unos soportes de madera de balsa a la base superior, para que fuera más realista. Al no tener la escalera de piedra, utilicé esta de la imagen, que me vino en un pedido de restos de escenografía que compré también en Ebay.




La puerta de madera de balsa, la parte superior de cartón y el hueco para que encaje la escalera de madera.





El problema que se me presentó fue el hueco que quedaba bajo la escalera, que desde determinado ángulos se vería el vacío que quedaba, y le quitaba vistosidad al conjunto. Con la misma madera de balsa hice una puerta y la tallé para simular la madera, y le puse un adorno de un escudo imperial a modo de aldaba.


Casi terminada, desde este ángulo no se ve la puerta bajo la escalera.

Una vez solucionado esto, añadí ciertos elementos de decoración extra y pasé a la fase de pintado. El nombre de la posada vino del cartel que le puse, que al venir el interior vacío, decidí poner una pieza de los escudos de los soldados imperiales, que en este caso era la cabeza de un león rugiendo. Un pequeño detalle para darle un toque de distinción.


Detalle del cartel y el farol.




Ha sido un trabajo sencillo, no me ha llevado mucho el montaje y pintado, y la verdad es que le da un toque de variedad en la selección de escenografía que usamos para Fantasy y Frostgrave.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Agazapado en los bosques.

Durante muchos años, jugamos a Fantasy con árboles colocados más o menos formando un bosque. Era lo que teníamos y aunque había muchas ideas y ganas de hacer algo con ellos, pues nunca surgió, ya que siempre había otra cosa que hacer. Lo bueno de tener los árboles así era que podías formar las zonas de bosque con el diseño que quisieras, lo malo era que se caían constantemente, sobre todo si metías unidades en su interior, lo cual hacía que fuera muy farragoso y peligroso para para las minis.




la dos plantillas en fase de texturado y pintado.




Para subsanar estas caídas accidentales, le pusimos una base de corcho y la texturamos, a modo de peanas cuadradas.




Las peanas fueron diseñadas para que cupiese una base de movimiento.




Sin embargo, seguíamos con el problema de marcar la zona de bosque, de manera que no se moviesen sus bordes durante la partida, así que, hace ya algún tiempo, Bruendar, consiguió fieltro verde y preparó unas bases, pero eran endebles y a la larga desentonaban mucho, tanto con los árboles como con la mesa texturada y con la escenografía.
Resultado final de una de las peanas.


Así que, finalmente me decidí a hacer algo para tener unas peanas de bosque decentes. Me propuse empezar con dos y ver que tal quedaban y como funcionarían en la mesa.


Probando el efecto con una unidad de necrófagos.






Usé unas láminas de madera de contrachapado, que recortamos según el diseño que queríamos, luego fue añadir la mezcla de cola, arena y piedras. Un pintado similar a la de nuestra mesa de Warhammer, césped alrededor de los árboles y piedras, y ya teníamos hechas dos peanas que quedaron muy chulas y que resultaron muy útiles.


Una arachnarock saliendo de los bosques.

Una vez terminado este proyecto, creo que es el momento de hacer una tercera peana y de crear nuestros propios árboles.

La verdad es que las peanas verdes desentonaban bastante.


La verdad es que ha sido un proyecto sencillo, que se dilató en el tiempo por muchos motivos, pero que el resultado final ha merecido la pena. Lo próximo será hacer peanas escénicas de jungla para las partidas con los Hombres lagartos, un proyecto que espero no tarde en llegar como este.


Con la nueva peana, el bosque es otra cosa.