martes, 24 de octubre de 2017

Un poco de aquí y un poco de allá

A veces, es curioso lo que uno puede hacer con unos pocos restos y un mínimo de imaginación. Hace tiempo, cuando veía que había gente que vendía por Ebay lotes de restos, me preguntaba quién iba a comprar semejante basura. Sin embargo, cuando empecé en serio a meterme con la escenografía, hallé muchas cosas interesantes en mi propia caja de restos. Todos esos restos me iban dando ideas para incluirlos en ciertos proyectos que tenía en mente.





Primer paso, montaje del conjunto



segunda fase, estucado para el corcho y pegado de accesorios

segunda fase, por el otro lado.



Al construir varios elementos con una segunda mansión fortificada que compré de segunda mano, ya que no quería tener dos edificios iguales, cogí la capilla  la dividí en dos partes, una de ellas, de la que hablaré en otro post, me sirvió para construir la posada del León Rugiente, y con la otra hice lo que veis abajo, una casa sencilla. Sólo tenia la parte baja de la capilla y una plancha de plasticard de Green Stuff World con tejas, que había comprado junto con la de empedrado que usé para la torre Von Kraüff.




Fachada principal. Pintada.


Los triángulos donde se asientan las tejas los hice de cartón grueso y posteriormente le di una capa de masilla blanca al poliestireno para protegerlo de la capa de imprimación y que tuviera así algo más de textura.


Fachada trasera.




El resto fue sencillo, pegar ventanas y adornos de mi caja de restos. Pintar y listo, una nueva casa más para la colección de escenografía. Tal vez, con el tiempo le ponga algo de musgo en el techo, ya que me quedó algo soso.


Fachada lateral.




Al final, el objetivo se cumplió, que era tener una casa más para las partidas de Fantasy/Frostgrave, en poco tiempo, con restos y de manera sencilla. En la próxima entrada os enseñaré lo que hice con el resto de la capilla imperial, un trabajo un poquito más currado.





Publicar un comentario