lunes, 2 de octubre de 2017

Fuentes para Frostgrave, Age of Sigmar o lo que se tercie

En la entrada anterior hablaba de un portal de calaveras que compré hace años en Scotiagrendel y que terminé usando en la Colina Sangrienta. De esta misma empresa, compré este mismo año dos fuentes para usar como escenografía de Frostgrave, ya que buscaba un elemento así para uno de los escenarios del libro básico. Venían en pack de dos y estuve viendo fotos en internet de gente que la había comprado y las habían pintado. Me gustó mucho los distintos estilos y decidí pintarlas de manera diferente, para darles más dinamismo y tener más opciones en las partidas.

Aquí el link de las figuras por si os interesa.


Así me llegaron, con su resina y sus rebabas, nada muy difícil de arreglar.


Sangre para ritos, o poción de vida como en Diablo.


Fuente de agua corriente, o fuente de maná, al gusto del consumidor.


Resultado final. Una con la tinaja de bronce(sangre) y la otra con la tinaja de piedra (agua).



Fuente en las calles de Felstad/ Frostgrave
Mimetizada junto a la mansión fortificada.
Fuentes cercanas, una te revive, la otra te mata.
Quedan genial en mesa y le dan otro aire a la escenografía.


Son pequeñas piezas de escenografías, muy sencillas de pintar, baratas (11,50€ con gastos de envío) y que le dan a la mesa de juego un punto de variedad muy importante. En juegos dungeoneros también son muy útiles, incluso para usar en partidas de rol. Totalmente recomendables.

Espero que os haya gustado, pronto, más escenografía para fantasy/frostgrave. Y sí, también aparece en las fotos.

jueves, 28 de septiembre de 2017

La Colina Sangrienta

En Enero de este año publiqué una entrada contando la idea de hacer un proyecto de escenografía, que es hasta la fecha, el más grande que nunca había hecho. Tenía varias piezas de escenografía de Games Workshop que por sí mismas no constituían ningún elemento, eran restos que había comprado en diferentes lotes en Ebay. Dándole vueltas a la cabeza y buscando inspiración en la red, finalmente decidí intentar hacer esto. En Enero terminé la primera parte y antes de irme este Agosto de vacaciones, terminé la segunda, completando así el proyecto.


Esta era la primera idea, las dos torres enfrentadas como una sola pieza de escenografía.
Al tener dos sets del cementerio de Morr, decidí usar unas cuantas piezas para hacer el jardín delantero de la Torre Von Kraüff. Las piezas sueltas que tenía eran, como se ve en la imagen superior, la parte superior de la atalaya, un puente de la mansión calavera, el cuerpo de la torre sentencia de muerte y el muro exterior de su parte superior.
Sin embargo, al verlo todo junto me di cuenta que como elemento único iba a ser demasiado grande y que sería una pesadilla para guardar. Así que decidí dividirlo en dos, y también que no le pondría peana a la torre Von Kraüff, para que fuera más dinámica, y sencilla de guardar.

Situación final de la torre sobre la colina.
Lo primero que hice, fue una base de cartón grueso para la base de las almenas, y sobre ella una lámina de goma eva, en la que dibujé las baldosas que servirían de suelo. Luego usé masilla, alrededor del cartón, para que quedara sellado y uniforme con el resto de las almenas. Hice el hueco en el corcho blanco, donde finalmente iría situada la torre. Hubiera preferido usar poliestireno extruído, que es más fácil de modelar que el poliestireno expandido, pero de éste último tenía mucho y del otro, me ha costado bastante encontrar donde comprarlo aquí en Las Palmas.

Primera fase terminada.


Lo siguiente que hice, fue tallar el hueco donde iría la puerta calavera, una pieza que he pintado y repintado varias veces, que compré hace muchos años a los de Scotiagrendel, y a la que nunca le había buscado una utilidad como pieza de escenografía.

Comienza la fase de pintado.


Añadí posteriormente la base de la colina, que albergaría el rellano para la puerta y el puente derruído, que antes de la destrucción, se conectaban. Pasó mucho tiempo en esta fase, ya que primero quería terminar la Torre Von Kraüff. Luego se me acumularon otros proyectos y la fui posponiendo.

Así termina la fase de pintado.

Una vez monté la colina y lo pinté todo, me quedaba sólo darle vida, poniendo césped, musgo y piedras. Esta había sido la parte fácil, estaba postergando el mayor problema. tallar el puente de cero, ya que la colina estaba diseñada para tener un puente derruido en su extremo.

La vida se apodera de esta reliquia no-muerta.


Poco a poco fui texturando y añadiendo detalles, hasta que llegó un punto en el que decidí parar, con el objetivo que fuera jugable y no sobrecargarla de detalles.

En este punto decidí parar.
Sinceramente no quedé satisfecho con la colina, el corcho blanco es muy malo para tallar, y hubiera preferido el extruído de haberlo tenido. La expectativa versus la realidad me dolió un poco al ver el resultado final, ya que tenía otra idea en mente, pero claro, no iba a tirar por tierra todo el trabajo que me había pegado, y bueno, para jugar no estaba mal.

La idea era hacer algo parecido.

Y llegó el momento del puente. Mi idea era hacer uno como el que tenía la otra torre, que era una pieza de GW, pero ya de entrada sabía que ese nivel de detalle iba a ser imposible. en primer lugar, la idea era usar cartón y goma eva, pero además de ser trabajoso, el resultado no iba a ser ni de lejos, el esperado. Así que tras ver un tutorial en Green Stuff World, decidí hacer algo parecido. me pillé las planchas de pvc espumado y me puse manos a la obra.

Comienza la construcción.


Reconozco que fue una labor muy trabajosa y eché más horas de las que esperaba. Poco a poco iba cogiendo forma, pero había que modelarlo por dentro y por fuera.

Lento pero seguro.


Quería irme de vacaciones con el puente terminado, pero fue imposible. al regresar lo volví a retomar con la intención de no meterme en ningún otro proyecto hasta que lo terminase.

Así debía quedar.

Aunque en la foto de arriba no se aprecie, quedaba una separación entre el puente y la colina, y la verdad es que no me gustaba nada, así que cogí una lámina de 1mm de pvc y tallé un camino de baldosas hasta la puerta calavera.

Y así quedó, a falta de pintar el puente.
La transición me gustó como quedó y ya me dediqué a pintar el puente y ponerle musgo, césped y piedrecillas.

Así quedó el conjunto.

En la foto de arriba, podéis ver el resultado final. Muchas horas de curro, pero al final un elemento que puede ponerse en mesa de esta forma o de manera individual. Cierto es que ya habíamos jugado varias partidas de Frostgrave con la Torre Von Kraüff.

Y claro está, en cuanto le enseñé el resultado a Bruendar, no quedaba otra que estrenarla como es debido en mesa. Lo que no sabía es que el día de la partida había también otra sorpresa que no esperaba.


Estrenar la escenografía siempre mola.
Estrenar la escenografía con una partida es genial, pero si además la estrenas con un nuevo Battle mat de Deepcut studio, mola mucho más. Como regalo de cumpleaños anticipado de Bruendar, su mujer le había encargado este Battle mat, y lo trajo el día de la partida para estrenarlo. Ya haremos una reseña apropiada hablando de esta partida y de este genial Battle mat.

La verdad es que la partida fue a nivel pro gracias a toda la escenografía pintada y este estupendo Battle mat.
Os dejo unas fotos para que juzguéis por vosotros mismos este proyecto finalizado, que otra cosa no, pero es jugable al 100%.



Como podéis ver hay otros elementos de escenografía de los que no he hablado en el blog, pero que tendrán su pequeña entrada en breve, que tengo que ponerme al día.

La banda de Bruendar al completo, con demonios invocados.

Preparando el inicio de la batalla.





Espero en breve actualizar el blog, que hay mucho que contar y que mostrar.








miércoles, 5 de julio de 2017

El mínimo exento del DUA sube por fin a 150€

Ya era hora. Mira que lo habían anunciado hace mucho, que sí que pronto, que el año que viene, que si, que sí, pero todavía no.
Menuda odisea para hacer algo que muchos de los que compramos cosas por internet, sobre todo porque aquí no hay tiendas que los vendan. Aunque como todo en esta vida, se beneficiarán también muchas grandes empresas como Amazon y sucedáneas para aumentar ventas en Canarias.


Lo que aún no se ha aclarado es cómo va a afectar realmente a los usuarios esta medida y si nos libraremos por fin de los gastos de gestión y factaje, que realmente nos desangraban y elevaban exageradamente el costo de los productos.

Espero hacer en breve una compra que tenía pendiente y que superaba los 100€ y ver si me llevo alguna sorpresa o realmente lo que anuncian es lo que demandábamos.

Aún así, os dejo el link de la agencia tributaria para la AUTOGESTIÓN, sin coñas, del tema del DUA.
Y también el link de la noticia, por si queréis leerla en profundidad y deleitaros con la multitud de sentimientos encontrados que genera esta esperada subida del mínimo exento de este impuesto/gastos fraudulentos de gestión que tanto nos ha perjudicado a los compradores online.
Este otro artículo del Canarias 7 también es digno de lectura.

Espero que esta medida esté ya en funcionamiento y que finalmente logren mejorar un sistema de autogestión que no está del todo bien implementado y que se puede mejorar con un poco de voluntad y casi nada de esfuerzo, por parte de la Administración.

A ver si pasamos de la cola nacional en E-commerce a estar en la media, al menos.


jueves, 2 de febrero de 2017

Navegando en aguas turbulentas

En invierno de 2011, al volver de la primera misión a Afganistán, me auto-regalé el Dreadfleet como regalo de Navidad. No tardé mucho en montarlo y en probarlo. Era el primer juego de especialista, como ellos los denominan, que me compraba. Me atrajo su estética y también su mecánica, aunque en ese momento no la había probado aún. El tamaño de los barcos me asustó al principio, porque pensaba que me iba a resultar difícil montarlos, por lo pequeños y delicados que parecían. Nada más lejos de la realidad. Se montan con mucha facilidad y se dejan pintar muy bien.

A fecha de hoy, estoy a medias con la Parca sangrienta, el barco del capitán Noctilus, el líder de la flota malvada. Pero desde la última entrada en el blog, no había publicado los avances en el pintado del juego, aunque sí que las había posteado en mi cuenta de Flickr, donde os podéis asomar si os place.


Sinceramente, una mini espectacular, y una gozada para pintar.


Las dos últimas minis que he pintado, aún no he tenido tiempo de hacerles fotos decentes como para meterlas en la cuenta de Flickr, aunque espero en breve actualizar esa galería también. Me metí de lleno en el Heldenhammer, el líder de la flota del bien, y tras esta pinté la sierpe de hueso, uno de los monstruos marinos que vienen en el juego.


El Heldenhammer en acción, pintado y listo para dar guerra.




Tal vez, echando una mirada hacia atrás, debería haberme centrado en pintar todo el juego seguido, pero con tantas minis y tantos proyectos, al final lo he ido pintando por impulsos y en momentos muy concretos. Mi objetivo es terminarlo antes de este verano y así dar por terminada este particular "Escorial" miniaturil.  Al menos he aprendido que este tipo de proyectos tienes que cogerlos y ponerte a tope con ellos y acabarlos antes de ponerte a otra cosa. Aunque he de reconocer que son muchos los componentes del juego y que pintarlos todos te puede llevar mucho tiempo, lo que puede agobiar al más valiente.


Ups!! el embestidor embestido.


Sin embargo, también es cierto que te produce un subidón, cuando terminas una mini del juego y la pruebas en juego, te da una motivación extra para seguir con el proyecto. Por eso, una vez terminado el Heldenhammer, nos echamos una partida al Dreadfleet, el cual teníamos abandonado desde hacía algún tiempo.




No nada mejor que pasar de la mesa de pintura a la mesa de juego.






Ahora toca acabar la Parca sangrienta y aprovechar la excusa para volver a jugar al juego, y que eso me sirva de nuevo, como motivación para meterme a pintar otro de los barcos que aún me quedan por terminar. A día de hoy he pintado el 50% de los barcos del juego, y una vez acabe con la Parca, empezaré la cuenta atrás para jugar uno de los escenarios del juego que implican a los 10 barcos. Una estampa que deseo ver desde que empecé a montar estas miniaturas.


Maldición, yo no envié a mis barcos a luchar contra los elementos.




De momento seguiré con nuestra estrategia de "Si lo pinto, lo pruebo" que tan buenos resultados nos ha dado, ya que es la mejor manera que hemos encontrado Bruendar y yo para dar caña a nuestros pinceles y aumentar nuestra producción.

Maniobrando entre islas, buscando un buen ángulo de tiro.
Así que, espero postear un buen informe de batalla antes de que termine el mes, con 6 o más barcos en mesa, todos pintados y listos para repartir pólvora y embestidas por igual.


Kraken vs Trueno de Grimnir, duelo enanil por todo lo alto.



viernes, 27 de enero de 2017

La torre de Von Kraüff



En Noviembre del año pasado comencé un proyecto de escenografía inspirado en la magnífica creación de uno de mis blogs favoritos, quería hacer algo similar y que sirviera tanto para Warhammer fantasy como para Frostgrave, que es en lo que andamos metidos últimamente.

El proyecto lo dividí en dos partes, por un lado, la torre de Von Kraüff, y por otro, la torre de la colina sangrienta.



La idea era que fuera una torre donde viviese el nigromante Von Kraüff y que frente a ella y unidos por un puente estuviera la torre de la colina sangrienta, un lugar donde pudiera hacer sus viles experimentos.  Obviamente, el paso del tiempo y diversos asedios han destrozado el puente y han dejado los edificios muy deteriorados.

Al ser un proyecto de una magnitud considerable y al tener tan poco tiempo que dedicar al hobby, decidí dividirlo en dos partes. Primero haría la morada del nigromante y luego me centraría en la colina sangrienta.

Todo esto también surgió porque tenía muchas piezas de escenografía sueltas, compradas en lotes por Ebay, que estaban incompletas y que en sí mismas no servían para hacer un elemento de escenografía. Así que las combiné de manera que encajasen y sirvieran para hacer un elemento de escenografía único y original.

La torre de Von Kraüff la construí con una plancha texturizada de plasticard de Green Stuff World
a la que añadí puertas de la fortaleza de Warhammer y ventanas de escenografía de Mordheim y sobrantes de la mansión fortificada. La parte superior es de la atalaya de Warhammer, y el puente es de la mansión punta calavera. Para los muros que la rodean utilicé los del jardín de Morr de Warhammer, de los que tengo dos juegos de muros. Las piedras laterales las hice tallando poliestireno expandido (corcho blanco) y la estatua del lateral pertenece a la torre Tor destino de la bruja.

Este fue un primer intento de hacer otra torre, pero quedaba muy alta y descompensada.

Tuve que poner un bote de plástico dentro de la torre para que se pegara bien, y luego añadirle masilla verde para que las esquinas quedasen bien.





Quedaba muy en plan "torre Trump" medieval, muy alta y fea. Descartada.



Esta fue la idea final.

En cuanto tuve lista la primera torre, me metí a hacer la segunda, con colina incluida, que, aunque la dejase en reserva para pintarla, al menos ya la tenía lista y podía hacerme una idea de como quedaría el conjunto.

la torre con la base y la goma eva "texturizada"


Para la colina usé partes de la torre Sentencia de  muerte, concretamente los muros y la cúspide. Pero me faltaba una pieza que las une, así que le puse una base de cartón con una lámina de goma eva para texturizarla como ladrillos, luego le puse masilla blanca para tapar los huecos y pegar ambas partes. Lo bueno de esta masilla, de la que se usa para tapar los agujeros de la pared, es que es muy moldeable y endurece como el cianocrilato, y claro, acepta la pintura muy bien.

La parte superior de la colina ya lista.

Utilicé luego una vieja puerta de resina, diseñada por Scotia Grendel, que tenía desde tiempos inmemoriales y que ya he repintado varias veces. Esta haría de entrada para la propia colina y para la torre. A todo esto le añadí una base, para que tuviera más altura y pudiera poner un puente derruido que conectase con el otro.

Una vez imprimada, la reservo para ponerme con ella en Febrero.


Imprimé la colina sangrienta tras texturizarla con arena de playa y la reservé para cuando terminase la primera parte del proyecto.


Césped entre las baldosas y musgo en una de sus columnas, toque personal acabado.



Una vez todo montado, limado e imprimado, empecé a pintar. En el caso de la escalera, ya venía pintada cuando la compré y no estaba nada mal, solo retoqué unos cuantos desperfectos y la dejé tal cual. Ahora, echando la vista atrás, debí de imprimarla y pintarla a mi manera, para que quedase acorde con el pintado de la torre.


Foto final con y sin estatua del jardín de Morr.

Antes de ayer di por finalizado el proyecto cuando terminé de pintar los dos últimos muros. En cuanto a técnicas de pintado, pues pintura base, tintas, luces y pincel seco. Y el Ryza rust de GW de la gama Technical para recrear el óxido. Las fotos no están muy allá porque las hice todas con el móvil, pero en breve les haré unas cuantas con la cámara y las pondré en mi cuenta de Flickr.

El flash y la cámara del móvil no le hace justicia.


Este elemento de escenografía lo hemos ido estrenando en las dos primeras partidas de Frostgrave y la verdad es que da mucho juego y queda fenomenal en mesa. Si os preguntáis por qué no le he puesto base, es simple. De esta manera puedo utilizar los muros, la torre y el puente derruido de manera independiente y eso, a mi modo de ver, le da un plus a la pieza de escenografía, una versatilidad muy útil para el juego.

Estrenándola a falta de terminar los dos muros largos.


Ahora me pondré a terminar la segunda parte de este proyecto  a ver que tal queda y si ambos en conjunto hacen una pieza jugable y que encaje bien en mesa.



Así da gusto jugar, la verdad.