lunes, 6 de julio de 2015

"Age of sigmar" o "el gato es mio y me lo follo cuando quiero".

"Cuando el río suena, es que agua lleva". Durante muchos meses hemos sido testigos de la macro campaña de "The end of times" para Warhammer Fantasy Battles. También cómo esa campaña llevaba la etiqueta, o el rumor de que sería la última de Warhammer FB, cosa que se ha demostrado cierta. De todo lo que leí, la idea general era que habría un reseteo del sistema y tendríamos una 9ª edición del juego, tal vez con ejércitos a menor escala y emulando al famoso y bestseller Hordes/warmachine. 
Creo que ni el más pesimista pensaba que el juego como tal iba a desaparecer y en su lugar tendríamos otro juego nuevo en todos los sentidos. El resultado que por fin está ya en prepedidos, es mucho peor de lo que pensaba, y no por el juego en sí, sino porque no parece una 9º edición de Warhammer FB. Se trata de un juego nuevo que viene a sustituir lo que ya conocíamos.





Desde que se cargaron los Reinos Olvidados, para dar paso a un puff mental postapocalítico, que se cargaba toda la esencia del set de campaña, no había visto nada parecido. Cuando las finanzas se mezclan con el espíritu del hobbie, la cosa se tuerce y se mira más por el beneficio que por el bien del juego y el de los aficionados, que a la postre son los que, con sus compras, han hecho que estés en posición de salir a bolsa y crecer como empresa.

El nuevo juego, Age of Sigmar, y las miniaturas que han sacado y las que sacarán, te pueden gustar más o menos, pero para cualquier aficionado, la pregunta es; ¿Y que hacemos ahora con las minis antiguas y no tan antiguas a las que les hemos dedicado tanto tiempo y dinero? GW dice; les cambias la peana, a una redonda y juegas con ellas, no con todas, sólo con unas cuantas, y así te quedas más tranquilo. Eso sí, si las miniaturas las tienes en una peana cojonuda y pegadas a ella, pues vas a flipar si de verdad las quieres reconvertir a este nuevo juego.

Lo más cachondo es que en la web de GW, ya no puedes comprar nada de WFB como tal, sino que en las pesatañas de las nuevas facciones puedes ver las minis antiguas con su nueva facción asociada al nuevo juego. Te las suministran con la peana cuadrada, así que buscate la vida para ponerla la peana redonda. Increíble, vaya falta de previsión.

Por lo que parece, esto es como el Eurogrupo con Grecia, o pasas por el aro y te amoldas a lo que te vendemos, o te buscas la vida y te quedas con la antigua edición y juegas con tus colegas de toda la vida, porque seguro que ya ni en tiendas te dejarán jugar al antiguo WFB sino que todo irá centrado en vender el nuevo producto, te guste o no. Viva el capitalismo, oiga!!!!!

Por suerte, o por desgracia, tengo mucho material de WFB, ya que la última edición nos convenció lo bastante como para retomar las partidas, y nos ha ido muy bien. Por lo que, de momento, nos quedaremos jugando como hacíamos hasta ahora.

También es verdad que la nueva gama de miniaturas no me desagrada en absoluto y como siempre, la caja de inicio sale a cuenta a pesar de los 100 eurazos que sale, pero a poco más de dos euros por 47 miniaturas, pues rentable sí que sale, y con lo sencillo que parecen las nuevas mini reglas, pues a lo mejor para mis hijos es un buen regalo.
De momento, todo este lanzamiento ha sido un gran WTF, pero habrá que ver como se desarrolla. Lo bueno es que siempre nos quedará el Oldhammer o las últimas ediciones y las minis de Ebay, con lo que podremos seguir jugando a lo que queramos y que se joda el capitalismo.

Publicar un comentario en la entrada