martes, 18 de febrero de 2014

Las apariencias engañan

Siempre se dice que las apariencias engañan, que la excepción confirma la regla y mil tópicos más. Esto pasa también con nuestras islas, en las que las imágenes idílicas de playas son la norma y la visión que se tiene, de nuestras islas, fuera de nuestro archipiélago.

Maspalomas, el epítome de Gran Canaria.



Sin embargo, aquí también existen las estaciones y el mito de la eterna primavera no es más que un mito. Algunos dirán que es fruto del cambio climático, otros que el preludio de un apocalipsis zombi, pero lo cierto es que el verano es largo, la primavera también, y el invierno nos trae lluvia y también un poquito de nieve.






No es que sea mucho, ni tampoco dure demasiado, pero es un acontecimiento que cada año que ocurre se celebra con una afluencia masiva hasta las cumbres de nuestra isla. 




En vez de botas de montaña, se usan botas de agua y en vez de esquíes se usan el "bogey" de surfear, y hasta bolsas de basura para bajar una ladera nevada. La cuestión es disfrutar.



Asi que aquí seguimos disfrutando de este inusual invierno, lluvioso y con nieve. Sólo espero que este verano nos tostemos al sol en Maspalomas y en la Playa del Inglés como todos los años.
Publicar un comentario