viernes, 7 de febrero de 2014

Jugar a rol o leer rol

Cuando me estaba preparando para regresar pensé que al principio no iba a jugar nada o casi nada a rol, pero que luego volvería poco a poco a retomar la rutina y jugar al menos dos veces al mes, como hacía antes de irme. Sin embargo, muchas cosas han pasado en estos seis meses de misión mientras estaba fuera. 


Lo primero fue que mi grupo de huev...quiero decir de amigos, apenas avanzaron nada en la campaña de Las Máscaras de Nyarlahotep, jugando sólo el capítulo de Londres en mi ausencia. Al volver me incorporé al grupo para jugar la primera sesión del tercer capítulo, El Cairo, pero tras jugar esa sesión le comuniqué al grupo que abandonaba la campaña, ya que al haberla dirigido como DM hace muuuchos años, no podía evitar recordar muchas cosas y eso hace que la experiencia de juego no sea tan buena. Ahí siguen, estancados a mitad de esa campaña y yo a la espera de que terminen o inicien otra partida diferente, como por ejemplo el Z-corps que tiene mi colega todavía en su estantería y al que me muero por jugar y probar.


Lo segundo fue que mi colega Nacho, se fue a Inglaterra a trabajar y aunque la partida de Cthulhu la jugamos con él por medio del Hangouts, pues claro, se nota mucho su falta y es una pérdida tanto en el rol como en el warhammer.


Lo tercero es que tenemos otro grupo alternativo de juego con el que hemos iniciado una campaña al D&D Next, de la que ya hablaré en otra entrada. Mi colega Nerull comenzó a jugar con ellos en mi ausencia y la verdad es que el grupo cuajó, por lo que ahora nos hemos incorporado Bruendar y yo y tenemos un grupo de 5 jugadores y un DM. Ya se han jugado dos sesiones, sólo que a la segunda, por culpa de la fiebre no pude asistir, y a la tercera, que este viernes, sí que asistiré para ponerme al día y avanzar. Es un buen grupo, pero algunos trabajan a turnos y lo de quedar se hace muy complicado, y eso hace que el ritmo de sesiones sea muy bajo.


Lo cuarto es que Bruendar va a ser papá por segunda vez muy pronto, a mitad de este mes, y eso, seguramente, lo apartará de las mesas de rol y warhammer durante un tiempo, además que está pendiente de comenzar en el curro un turno de tarde, lo que ya definitivamente nos dejaría sólo sábado y domingo para quedar a rolear, lo que teniendo familia resultan ser los peores días de la semana.


Asi que el panorama es desalentador por un lado, y un pelín optimista por el otro, por el lado del grupo nuevo a pesar de sus limitaciones para quedar. Pero el balance de estos tres meses han sido, de dos partidas de rol, y eso que venía con más mono que un yonki.


¿Y entonces puedo hacer? Pues leer rol, amigos. Ni más ni menos. Y tratar de montar alguna campaña como DM y alternarlas con las que juego de jugador, aunque los problemas para quedar siguen ahí. Al menos, leer rol me quita esa ansiedad de no poder jugar.

Mi lectura actual.



En vacaciones me compré un suplemento que hacía mucho que quería, que no es otro que el de "Cazadores de libros de Londres", mi primer libro del Rastro de Cthulhu que jugaré con el sistema de La llamada. Me estoy planteando montar una campaña basada en un grupo de cazadores de libros, algo radicalmente diferente a todo lo que he jugado hasta ahora en La llamada. Además, me pillé por Amazon Cthulhu Invictus y el companion, ya que nos gusta mucho la época romana y nuestros escarceos con Cthulhu Dark Ages ha sido muy positivo. Los suplementos están geniales y ahora ando inmerso en en su lectura.

No es una mega colección, pero hay más de lo que que podré jugar en mi vida.


Sin embargo, al mirar mi estantería de juegos de rol, veo muchos juegos a los que podía jugar, muchas campañas por iniciar y tan poco tiempo para ello que me frustra mucho, y más siendo este año el 25 aniversario como jugador de rol, y deseando hacer algo especial para conmemorar tal fecha. Algo que trataré de hacer en estos 11 meses que quedan del 2014.

Así que de momento juego a cuenta gotas y leo como un poseso. Y es que si no tuviera esos libros de rol para leer, o bien dejaba el rol o bien cambiaba de hobby, y eso sería algo indigno para mi 25 aniversario rolero y un triste final para un rolero de pro como yo.

Leo y resisto, porque sé que la cosas mejorarán y no espero tardar mucho en escribir otra entrada contando los proyectos estupendos para este aniversario tan especial.
Publicar un comentario en la entrada