viernes, 18 de octubre de 2013

Game Pass, afganistán y el duelo del año

Como ya he comentado en otras entradas, la tecnología ha llegado a afganistán, al menos comparativamente con la misión de 2011. Aquí proliferan los smartphones, la tablets y curiosamente en esta base de Herat, la conexiones wifi a internet de prepago. Este año la misión ha sido muy diferente gracias al Whatsapp, se ha hecho más llevadera. Pero sin duda, la estrella de este último mes de misión, que siempre es el que se hace más pesado, ha sido el Game Pass de la NFL(liga de fútbol americano).
 
 
Este año me iba a perder los dos primeros meses de competición, septiembre y octubre, pero por fortuna, el haber recalado en Herat a finales de agosto, hizo que las cosas cambiasen radicalmente. Primero, fui capaz de ver el segundo partido de los Saints, mi equipo favorito, en el locutorio de internet de la base. Luego, mi colega Nacho, del que pronto tendremos varias entradas en este blog, me pasó el link con un descuento para el Game Pass, el cual me pillé aunque no fuera capaz de darle uso hasta noviembre. Sin embargo, mi suerte cambió el dia 6 de octubre cuando el grueso de la agrupación regresó a España. Uno de mis colegas, que había contratado el wifi de una de las compañías que dan servicio en la base, me pasó la contraseña y me dijo que tenía pagado hasta el 22 de octubre.
 
 
 
 
 
Es el momento de hacer un inciso. Muchos, casi la mayoría, os preguntaréis qué demonios es el Game Pass. Bien, esta aplicación que se puede instalar en móviles, tablets y el PC, te permite ver los partidos de la NFL en directo, todos los programas que emite NFL Network y todos los partidos en directo de cada jornada y en diferido los de las últimas 4 temporadas, y si no puedes ver algún partido en directo, al día siguiente lo podras ver en diferido en varios formatos; Broadcast, que es como se emitió en televisión y en condensed, que reduce la duración del aprtido al eliminar los tiempos muertos y pausas del juego. Y claro, todo ello en HD siempre que tu conexión de internet lo permita. El año pasado la contraté y me fue estupendamente en la tablet y el PC. Este año la suscripción de la Full Season(la temporada completa incluída la Superbowl) me ha salido por 124€, una auténtica ganga, que amortizo más que de sobra, ya que desde septiembre hasta el primer fin de semana de febrero, que es cuando se juega la Superbowl(la final de la liga), veo prácticamente todos los partidos de cada jornada. Casi diría que esos meses estoy abducido por el Football americano, el único deporte que sigo con pasión.
 
 
 
Igualito que con mi Tablet, y no os imagináis como amortizo la Tablet y el Gamepass en esos 5 meses de competición.
 
 
Así pues, retomando el hilo de los acontecimientos. Yo, a principios de septiembre no lo contraté, porque el Game Pass necesita de una conexión de al menos 3 megas para que se vea bien. Y para ver el correo y descargarme cosas de internet o ver los blogs de los colegas, tenía el locutorio de la base. Pero cuando probé el Game pass, con la wifi de mi colega, me di cuenta que podía ver los partidos en diferido, a una calidad pésima, pero claro, T.I.A.(This is Afghanistan) Y menos da una piedra. No pudo verlos en directo, no puedo ver todos los partidos y aquellos que puedo ver, los veo con una calidad muy mala, pero es un buen sustitutivo de la droga que consumo de Septiembre a Febrero y está haciendo que este último mes pase más rápido, a pesar de todos los compañeros que ya han regresado, pues incluso entretenido, muy entretenido, la verdad.
 
 
Mis dos equipos favoritos, frente a frente, un duelo que se celebra cada cuatro años, o antes si se encuentran en la Superbowl, algo que aún no ha ocurrido pero que espero verlo algún día no muy lejano.
 
 
 
Y claro, en este momento os tengo que hablar de mis dos grandes amores, los New Orleans Saints y Tom Brady con sus New England Patriots. Llevo siguiendo la NFL desde el año 1991, que es cuando recuerdo haber seguido con interés una temporada al completo, con Superbowl incluída. Por aquel entonces había muchos equipos y jugadores que me gustaban, pero no tenía ningún favorito, hasta que llegó Tom Brady, en el año 2001, a ser el QB(Quaterback) titular de los New England Patriots, cuando se lesionó Drew Bledsoe, su antecesor. Desde que lo vi jugar me pareció un gran jugador y un tipo destinado a hacer cosas grandes. Y no me equivoqué, ya que fui testigo de las tres Superbowls que ganó con los Patriots en los años siguientes. Para mí es uno de los jugadores más grandes de este deporte después de Joe Montana(el QB mítico de los San Francisco 49ers) Podría decirse que me convertí en fan de Tom Brady y por definición de los Patriots, aunque más que el equipo, mi devoción va para este QB que es un Hall of Famer en activo (O sea, destinado al salón de la fama de este deporte). Cuando se casó hace unos años con la modelo Brasileña Giselle Bündchen, pasó de mítico a legendario ;)
 
 
Drew Brees y Tom Brady tras el primer partido en pretemporada.
 
 
Sin embargo, tras el 2005 y el huracán Katrina, mis gustos se trasladaron a la ciudad de la luna creciente, a la criolla Nueva Orleans, por varios motivos, pero el principal fue el fichaje de Reggie Bush, un Running Back recién salido de la universidad y Trofeo Heissman (un premio al mejor deportista de football universitario)y que llevaba siguiendo desde su etapa universitaria, realmente al único que he seguido en esta etapa previa al football profesional. Además, me encantó el estilo de juego del equipo que había impuesto su nuevo entrenador, Sean Payton, y su nuevo QB, Drew Brees, un jugador que provenía de los San Diego Chargers y que parecía un apestado por una lesión que no se sabía si haría que su carrera tocara a su fin. En definitiva, un equipo con fama de perdedor, que nunca había ganado nada y con jugadores de dudoso futuro, jóvenes prometedores que podrían desperdiciar su carrera en un equipo perdedor, y un entrenador de estilo agresivo pero novato en el puesto. UNA GRAN CAUSA PERDIDA, y amigos, siento deciros que soy un enamorado de las causas perdidas, por eso me gustan tanto las películas de Espartaco, Braveheart y Gladiator.
 
 
 
Una pena que saliera borrosa, pero el recuerdo será siempre imborrable, y quién sabe, tal vez pueda volver a encontrarme con Sean Payton y repetir a foto.
 
 
 
Así pues, comencé a seguir con mucho interés a este equipo y claro, llegó el 2008 y el partido que jugaron en Wembley(Londres) contra los Chargers, del que ya os he hablado en otra entrada. Mi primo Carlos, me compró una camiseta de Reggie Bush en Seattle, donde trabajaba, y me la mandó a pocos meses del partido. Al final de este partidazo, donde disfruté como un niño viéndoles en directo, por pura chiripa, mi colega Nacho y yo pudimos ver a los jugadores saliendo de estadio y muy amablemente, el entrenador de los Saints, Sean Payton, se hizo una foto conmigo(que por desgracia salió algo borrosa) En ese momento, el flechazo fue definitivo, y los Saints se convirtieron en mi equipo favorito. Ya ni os cuento como flipé cuando al año siguiente ganaron la Superbowl por primera vez en su historia.
 
 
 
 
 
Vestido con la camisa de Tom Brady y la chaqueta de los Pats, pero con Reggie Bush de fondo, con mis dos equipos.
 
 
 
 
Sin embargo, en 2009 y 2012 regresé a Wembley para ver a Tom Brady y los Patriots, no podía ser de otro modo. Fue una gozada ver en directo a mi jugador preferido, al que he seguido durante sus 14 temporadas. Por eso tengo una camisa suya que he llevado en mis dos visitas a Wembley para verle jugar. Y claro, las dos veces que he ido a ver a los patriots, mi mujer ha venido conmigo y también se lo ha pasado genial y también es fan de los Patriots y su QB.
 
 
 
Touchdown de la victoria a falta de 5 segundos par terminar el partido, una recepción mítica.
 
 
 
 
 
Entonces llegamos a este pasado fin de semana, con un partido que esperaba desde el 2009, cuando se enfrentaron en New Orleans, durante la temporada en la que los Saints jugaron como los ángeles y ganaron la Superbowl. En ese enfrentamiento, los Saints ganaron y me alegré mucho.
Este fin de semana se reeditaba este clásico, para mí claro, y jugaban en casa de los Patriots, en Foxboro NE. Los Saints venían de ganar sus primeros 5 partidos de la temporadas y lo Patriots de perder su primer partido. Un duelo épico, un partidazo, emocionante hasta los últimos 5 segundos, en los que Tom Brady se reafirmó como uno de los QB más grandes de la historia de este deporte y con un magnífico pase, logró conectar con uno de sus receptores y anotar el Touchdown de la victoria, dejando a ambos equipos con un parcial de 5 victorias y una derrota. Glorioso, una victoria agridulce, porque fuera cual fuera el resultado me iba a alegrar de la victoria de uno y a entristecerme por la derrota de otro.
 
Ha sido un partido que volveré a ver varias veces a lo largo de esta temporada, eso sí, en HD, y que espero volver a ver el primer fin de semana de febrero en la Superbowl, si es que ambos llegan a la final, lo cual me llevaría a la locura absoluta y casi que me iba a New York, donde este año se jugará la Superbowl, a verlos en directo y de paso a arruinarme.
 
 
Las cheerleaders de los Saints en Londres, en octubre de 2008, pasando un pelín de frío.
 
 
 
Como bien podéis ver, no sólo de rol y warhammer vive este friky, y ni que decir tiene, que este año, a mi regreso en noviembre, voy a empacharme de NFL, y más si tanto Saints como Patriots siguen con esta buena racha y a liga está tan emocionante y disputada. Aunque claro, para tranquilizar a mis colegas, no os preocupéis que algo de tiempo para rolear y jugar a warhammer tendre......bueno, eso espero.
Publicar un comentario en la entrada