miércoles, 23 de octubre de 2013

Flora y fauna en Badghis


De la mano de Pedro Déniz, un viejo amigo que desde hace años se ha convertido en un profesional de la fotografía, afición que comparte con su otra gran pasión que es el ejército, os presento una serie de fotos que ha sacado en sus ratos libres, que han sido pocos en esta misión, de la flora y fauna que teníamos en nuestra base de Qala-E-Naw.


Esta es una pequeñísima araña-camello. Ojito cuando crezca.



Son fotos de gran calidad y de un encanto asombroso, que nos recuerdan la sobrecogedora belleza de esta tierra, que sin el extremismo islámico y los señores de la guerra y sus cultivos de opio, sería maravillosa de visitar y explorar, por su variedad y riqueza de paisajes.





Este año cayó un chaparrón en la base, unos minutos apenas, y no ha vuelto a llover en meses, seis meses completos sin apenas una gota de lluvia, pero parece que el invierno pasado colmó el subsuelo de agua, porque he podido ver más plantas este año que en la pasada misión de 2011.







Ya en el 2011 nos advirtieron de la peligrosa araña-camello, y colgué en Youtube un vídeo que sacamos aquel año con una araña que pillamos y a la que metimos en un vaso para que se comiera una mantis. Fue sobrecogedor, y más sabiendo que pueden llegar a tener un tamaño considerable. Podéis ver el vídeo en este enlace.




Pero si eres paciente no sólo puedes encontrarte con arañas peligrosas, también hay escorpiones y hormigas que dan bastante respeto, tanto como para no ir descalzo por el cuarto. Incluso encontramos tortugas en el interior de la base, toda una fauna que tiene su pináculo en los coyotes, a los que apenas se podía ver de pasada durate la noche, pero a los que se oían de madrugada, cuando se reunía la manada y se ponían a aullar.






Sí, dentro de la base, y como no atacaron nadie, más les vale  ya que todos solemos ir armados, pues la veterinaria se negó a hacerles nada. claro, al abandonar la base allí se quedaron, aunque no creo que tengan tan buena relación ahora con los soldados afganos.






Aunque plantamos varios árboles, la verdad es que no se dieron muy bien, tan sólo los girasoles han sobrevivido al clima extremo de la zona, dejando bellas estampas dentro de la base, al igual que las plantas endémicas de esta parte del país.
 
 
 
 
Esta es la única foto que no es de nuestro compañero.
 
 
Tanto animales como plantas desarrollan una resistencia inusitada, obligadas por el clima bajo el que se desarrollan, toda una alabanza a la ingeniería de la naturaleza, algo que nunca deja de sorprenderte.


A veces, con el trabajo, las preocupaciones y las tensiones propias de estar aquí, es posible que te vayas de estas tierras sin contemplar escenas de una belleza primordial, que sí apreciamos en otros escenarios pero que aquí pueden llegar a pasar desapercibidas.





Viniendo de una tierra tan favorecida por el clima y con tanta diversidad de flora y fauna,  como son las Islas Canarias, se agradece aún más estas pequeñas muestras de lo que es capaz de dar esta tierra, y te hacen tener más nostalgia del hogar.









Ver estas fotos, me hace reflexionar acerca de las cosas maravillosas que puedes perderte si la preocupación, la negatividad o la morriña de tu hogar absorben todo tu tiempo y atención. Estas entradas del blog, al igual que esta fotos, me hacen pensar que no somos pocos los que aprovechamos esta misión para algo más que simplemente hacer tu trabajo cumpliendo la misión, sino como una experiencia vital de la que puedes aprender mucho y, si quieres, descubrir más.

 
 
 
Espero que hayáis disfrutado de las fotos tanto como yo y espero que Pedro haga al fin esa página web donde poner muestras de su obra y la podamos disfrutar y compartir muchos más.
 
 
 
 

Publicar un comentario