jueves, 6 de junio de 2013

Boxed set, palabras maravillosas

Empecé en esto del rol con La llamada de Cthulhu y Runequest, luego vinieron Starwars y muchos más, tanto de jugador como de DM. Pero finalmente, un día, Ediciones Zinco publicó el AD&D en español y mis colegas y yo nos embarcamos en este mítico juego que se convirtió en nuestro juego de referencia junto con La Llamada de Cthulhu.




Sólo me falta una boxed set para tener la colección completa.



Fue aquí cuando llegaron a nuestras estanterias las míticas Boxed Set, o sea, las cajas con aventuras o escenarios de campaña; primero fue Dragonlance, luego Dark sun y finalmente Forgotten Realms, si no recuerdo mal. He de reconocer que el magnetismo que provocan en el rolero, esas ansias por descubrir su contenido, va más allá de la fascinación que puede generar un libro de tapa dura o un módulo o suplemento de tapas blandas.




Una de mis últimas adquisiciones para la colección de Dark Sun y que está reseñada en este blog.




Nunca me he considerado un adicto, pero miro mis estanterias y veo muchas cajas, y ya no sólo de AD&D, aunque estas son las que predominan. Así que pienso que he comprado muchas de estas cajas, tanto por su contenido como por su estética y por esa sensación que me provocan cuando las abro y descubro los secretos que guardan en su interior, es algo así como cuando desnudas a una mujer por primera vez y te maravillas de esos secretos que esconde y por fin te son revelados. Sin duda es una sensación muy evocadora.


Una gran caja de iniciación.

Aunque el grueso de mi colección lo encabeza el AD&D, tanto de Ravenloft, que es lo que más tengo, como de Dark Sun, Dragonlance y cajas genéricas como First Quest o Dragon Mountain. Con el tiempo he añadido la caja de campaña de The Gazeteer of the Known Realms de Goodman Games y dos de Runequest en inglés; la magnífica Isla de los grifos, que en en España fue publicada en tapa dura, y Glorantha, que aquí fue publicado en formato de tapa dura con el título Genertela.




La joya de la corona, un capricho con muchos años.



No hace mucho mi colega Nerull me regaló la magnífica caja de Menzoberranzan y la de BajoMontaña, en español, y además, lo que en su momento fue la joya de su corona de Forgotten, la caja de Waterdeep, una joya de Boxed set que es una maravilla en si misma y que tendrá su reseña particular en este blog a mi regreso.



Exactamente como la mía, pero esta es de venta en Todocolección.

Tal vez, la reflexión más obvia es si es rentable producir estos suplementos en caja, llenos de fichas, mapas, libros y pijaditas, o bien resulta más rentable comprimirlo todo en un libro de tapa dura.

En mi opinión, con lo caro que están saliendo los suplementos últimamente; como los de Edge para la Llamada de Cthulhu o incluso el de Aquelarre, por poneros ejemplos obvios, yo no descartaría retomar el viejo sistema del Boxed Set, como han hecho los amigos de La Marca del Este con sus suplementos que emulan estas geniales cajas y por lo que sé, el precio no es tan prohibitivo como los "manuales de coleccionista" de otras editoriales.

Ya no sólo estas cajas tienen ese aspecto de cofre del tesoro que tanto gustan, sino que tienen un contenido muy variado y de fácil manipulación, mucho más que si se comprimiese todo en un sólo libro. No os podéis imaginar cuando leía en la descripción De un suplemento esas maravillosas palabras que lo acompañaban como una dulce coletilla; "Boxed Set". Pensad por un momento que la magnífica campaña de "Las Máscaras de Nyarlahotep" recientemente publicada por Edge, hubiera venido en formato caja, con un libreto para cada capítulo, mapas desplegables, ayudas independientes y alguna frikadita más. Seguro que el precio hubiera sido muy similar al del libro en tapa dura que es un tocho ingobernable y poco práctico para dirigir una campaña. Ya lo intentó la Factoria de ideas con la campaña de "Horror en el Orient Express" y casi lo hace medianamente bien. Creo que no es tan difícil recuperar ese formato, que lo hace tremendamente más atractivo al comprador que el simple libro en tapa dura con mil ilustraciones en color, totalmente prescindibles y que encarecen hasta extremos irracionales el producto final.



Y todas vienen igual de cargaditas y estan a la venta en Amazon.com




Recuerdo que cuando mi colega Nacho volvió de su año en Estados Unidos, se trajo consigo casi en su totalidad, los suplementos de Al-Qadim, la mayoría de los cuales venían en este formato de caja, y bueno, cuando nos sentamos en su casa y me fue enseñando su colección fue como estar en la mismísima cueva de Ali-Babá descubriendo sus tesoros.

Asi que lo reconozco, echo de menos esos suplementos y me apena que tengamos que gastarnos 50 euros en un libro de tapa dura, cuando por mucho menos, podríamos tener una caja con muchos tesoros en su interior, más prácticos  y manejables. Al menos tengo en mi colección rolera un montón de cajas a estrenar, que iré desempolvando a medida que nos lancemos a jugarlas, y espero que pasen muchos años y aún no termine con todas ellas y que sean otros pequeñajos roleros los que abran esos pequeños cofres del tesoro rolero que tantas ansias nos despertaban y tantas alegrías nos dieron.
Publicar un comentario