domingo, 12 de mayo de 2013

De águilas gigantes y brigadas paracaidístas


El rescate de las águilas tiene trampa.

Una vez más nos vinimos hasta afganistán en un vuelo de Air Europa fletado para nosotros y de nuevo fue en un Airbus 330, un pedazo de avión, bastante cómodo y con pantalla individual y un mando para elegir películas, una gozada en comparación con el resto de vuelos nacionales de los últimos dos años.

No me pude resistir a ver la película del Hobbit, que era una de las que habia en la lista de películas a bordo. Y eso que me había tomado unas pastillas que me dejó un amigo para que me durmiese durante el vuelo. Así que mientras nos tomábamos la cena y hasta que Morfeo me abrazó hasta llegar a Herat, pude ver la película de el Hobbit por segunda vez.

Leí muchas de vuestras críticas, en los blogs amigos, y en páginas especializadas. Obviamente yo también tengo mi opinión al respecto y sólo puedo resumirla en que me gustó bastante y me parece digna heredera de la anterior trilogía. Hay cosas excesivamente cómicas o que me chirrían con la lectura del cuento de Tolkien, pero en definitiva no puedo sino agradecer a Peter Jackson su entrega con esta obra de Tolkien, ya que sin él no las tendríamos.

ni en un claro ni en una meseta, en lo alto de un pico.

Sin embargo mi reflexión no va por este camino de la crítica cineasta a la película sino acerca de un detalle curioso, que me hizo sonreír cuando la vi en el cine y que en este segundo visionado me resultó igual de curioso. ¿Habéis pensado alguna vez el por qué de que las águilas dejasen a la compañía de enanos a tomar por culo de la torre solitaria?

Es posible que sean un poco cabronas o que sea la típica estratagema para que la saga dure más, pero sinceramente creo que la respuesta es más sencilla. Las águilas gigantes son fieles al espíritu de la Brigada Paracaidísta Española.


La madre que las parió, tuvieron que pensar todos.

En el 2003 hice mis prácticas de fin de curso en Alcalá de Henares, donde quedaba parte de la Brigada, que en esos momentos se mudaba a la nueva base en Paracuellos del Jarama. El espíritu que se vive en esa unidad es increíble y a uno le hace querer sentirse parte de ella. Incluso me preguntaron muchos si me gustaría ir destinado allí, y mi respuesta fue simple; Si la Brigada estuviera en Gran Canaria, pediría destino gustoso.

Entre las muchas anécdotas de los cientos de lanzamientos paracaidístas que me contaron, e incluso vídeos que me enseñaron, lo que me quedó claro es que a pesar de ser paracaidístas y utilizar los aviones para desplazarse, siempre los lanzaban a tomar por saco del punto real del ejercicio en cuestión, para que se hicieran una caminata infernal después de haber saltado hasta los topes de equipo. ¿Cual es la finalidad de esto? Espero que sea para fortalecer y endurecer a las tropas y que en tiempos de acción real, las cosas sean diferentes. Aunque visto lo visto por Afganistán, no son tan diferentes.

¿está lejos de cojones, o es un efecto visual?

Entonces al ver lo que hacen las águilas en la película del hobbit, me recordó mucho a esto y no pude pensar por menos que ya podrían haber acercado un poco más a los enanos hasta la torre solitaria, al menos para ahorrarles una pateada infernal, como se ve en las imagenes finales de la película. La cara de los enanos no se sabe al final si es de sorpresa por ver al fin la torre solitaria o es una muda expresión de fastidio diciendo; joer, ya podrían haberse estirado más y habernos dejado más cerca.

El pajarillo al pasar junto a los enanos gritó; "pringados"
Y para rematar ven al pequeño pájaro volando hacia la montaña. O sea, ¿ese pajarillo insulso puede llegar volando hasta la montaña y las águilas gigantes n0? Un poco de mala leche si que tienen.

En definitiva amigos, que si el Master en alguna partida hace aparecer águilas gigantes al rescate de vuestros pj´s, no esperéis que os dejen cerca de vuestro objetivo, porque eso sería demasiado fácil y las águilas gigantes comparten con vuestro DM ese puntito cabrón que tanto les gusta en aras de que la aventura dure lo que tenían pensado y no menos.
Publicar un comentario