jueves, 13 de diciembre de 2012

No hay navidad sin Heroquest



La última expansión que me pillé para los peques.



Mis colegas no frikys me dicen de vez en cuando "Estás creando a dos pequeños frikys" y yo les replico que espero que sean frikys y a mucha honra, y además, como dice Carlos de la Cruz; "todo el mundo es friky de algo", y espero que lo sean del rol, de la literatura y de las miniaturas, y de paso que se hagan buenas personas.

¿Y a cuento de qué viene todo esto? Pues a que mi hijo mayor está pintando ya, a sus siete añitos, sus miniaturas de Heroquest, y ya ni siquiera le tengo que animar yo, sino que él mismo me dice; "Papi, ¿nos ponemos a pintar figuritas?" Lo cual me hace sonreír y me obliga a ponerme con él a enseñarle paso a paso como pintar miniaturas, a mi nivel de amateur, y de paso me anima a mi a ponerme con las mías.



Poco a poco vamos sumando miniaturas pintadas.



Desde que hace unos meses empezara, y no es que lo hagamos con mucha frecuencia, ya tiene pintadas varias figuras y otras en proceso de pintado. Yo le animo a pintar los colores base, con cuidado, y luego yo le corrijo los posibles defectos. Tras esto le enseño como aplicar tintas y luego el pincel seco. finalmente corrijo levemente la miniatura y ya la tenemos lista.

Por ahora ha pintado un esqueleto y 4 momias, y tiene otros cuatro zombies en proceso de pintado. En cuanto los dos cojamos vacaciones, me pondré con él a pintar y espero que avancemos con la tarea, para que, como colofón final, juguemos una partida con las minis pintadas, que seguro se gustará mucho más que con su triste color plástico.


Colores base y poco perfiladas, pero ya irá cogiendo pulso y experiencia. En cuanto termine Papá repasará los errores y le dará el último toque.


He decidido que mientras él pinta a los "malos", me encargue yo de pintar a los 4 héroes, ya que al ser más detallados, seguro que agradecerá tenerlos bien pintados. Por supuesto, les aplicaremos un buen spray de barniz para que resistan los embates de las partidas y les hemos encontrado una cajita para guardarlos apropiadamente, una de las maletas de miniaturas de Games Workshop de las que me quedaron libres después de pillarme una Battle Hive de Crystal Castle.




Cuando esté llena de miniaturas de Heroquest pintadas será la caña.


La prueba de fuego, será antes del 6 de enero, ya que espero montar una partida con los peques y su primo, a ver si con las minis pintadas, se les ve disfrutar más del juego y les sirva para seguir animados con estos juegos que no dejan de ser, en mi opinión, los precursores del rol.

Espero que este impulso que me está dando mi peque para pintar miniaturas, me sirva para terminar de pintar los barcos y la escenografía de mi pasado regalo de reyes, el Dreadfleet de GW, al que he jugado varias partidas, pero claro, no he tenido tiempo de pintar las miniaturas.

Os seguiré contando y por supuesto habrá reseña de esa mítica partida, en la que los héroes acabarán por seguro con el Señor Brujo.
Publicar un comentario