martes, 19 de junio de 2012

Víctima de tu propia campaña

Sigo o lo dejo, al menos tengo nivel 14 y escapé de la Tumba de los horrores.

Muchas veces nos pueden las ganas y nos enfrascamos en proyectos que a veces se convierten en una losa y lo que en un momento fue una inspiración se convierte con el tiempo en un pesadilla.

Las campañas o sagas en partidas de rol pueden ser, en algunas ocasiones, un arma de doble filo que si no se emprenden con cabeza y constancia, pueden pasar factura. A mi me ha pasado, he conseguido la gloria rolera de terminar una campaña larga y también he fracasado amargamente cuando una campaña ha caído en el olvido y me he dedicado a otro proyecto en vez de acabar lo inacabado.

¿Cual es la fórmula del éxito? ojalá lo supiera con exactitud, pero lo que sí tengo claro, es que una de las claves es la constancia, tanto del DM como de los jugadores, así como marcarte unas metas realistas y poner un límite temporal en la historia.

La primera campaña larga que jugué y terminé fue con Runequest, en la que los personajes buscaban unas armas legendarias que servirían para detener una guerra que amenazaba con destruir el mundo civilizado. En el proceso se convirtieron de héroes a leyendas y finalmente se enfrentaron a su némesis en un combate final digno de semidioses.

Mítica y legendaria, uno de nuestros mayores éxitos.



Tras esta jugamos "La isla de los grifos de Runequest", arbitrada por Nerull y no sólo la acabamos sino que nuestros personajes terminaron siendo gobernantes de un reino en Glorantha.

La tercera campaña también fue de DM con "Horror en el Orient Express" una de las mejores campañas para la Llamada de Cthulhu.

Y eso es todo en veintitantos años de roleo. Las campañas inacabadas son numerosas, todas por diferentes causas, aunque la mayoría tienen algo en común, la falta de constancia, y más en un hobbie como este en el que las distracciones en forma de nuevas ediciones o nuevos juegos o ambientaciones, son muchas.

Muchas campañas terminadas o a punto de hacerlo se esconden tras estos libros.


Ahora mismo estoy involucrado en la campaña de Punjar en la que los pj´s están a nivel 7, con lo que no hemos llegado ni al ecuador de la campaña, y tras unos meses de parón, por los problemas de agenda de Bruendar y el comienzo de la campaña de Warhammer fantasy RPG, trato de retomar de nuevo el hilo y continuar con esta campaña, la cual estoy tratando de meter en mi lista de campañas conclusas.

Para ello me he planteado unas reglas básicas para que no quede a medias ni tenga un abrupto final por falta de interés o por exceso de interés, en otras cosas.

Lo primero que tengo en mente es la constancia, pero por parte de todos, no sólo del DM, del que ya se supone que debe ser constante, sino por parte de los jugadores que deben mostrar ese espíritu de constancia de varias maneras, como trabajando sus pj´s, ofreciendo alternativas a la historia que sirva al DM para modificar o complementar o incluso crear nuevas tramas.

Lo segundo es poner un límite temporal a la campaña; puede ser desde que los pj´s se conviertan en semidioses, en gobernantes de un reino, generales de un ejército o archimagos líderes de un cónclave. Tener un final para la campaña debería ser la meta, porque si se hace interminable, eventualmente el DM perderá el interés y las ganas en algo que no parece terminar nunca.

Lo tercero es mantener un ritmo adecuado de partidas, como jugar al menos una vez al mes, ya que de espaciar más las partidas, tanto la trama como el interés de los jugadores puede verse afectado, y más si se juega a otros sistemas o campañas.

Un trabajo común por parte de todos en crear el entorno adecuado para la campaña es indispensable teniendo el máximo de feedback para entre todos aportar cada uno su granito de arena para que el interés por la campaña sea el máximo posible.


Todo esto se logra tras muchos fracasos y decepciones, y con los años, a veces se hace de tripas, corazón y uno tiene que esforzarse por terminar las cosas que empieza y buscar motivación cuando se siente que parte de ella se ha perdido.




Ella se llama consejo y está aquí para ayudaros.



Espero que estos consejos os ayuden si en algún momento os encontráis en esta disyuntiva, si seguir con una campaña larga o bien cortar por lo sano y empezar de cero con otra cosa.
Publicar un comentario