lunes, 18 de junio de 2012

¿Delante o detrás de la pantalla?


 

De bárbaros y otras verdades.


Este fin de semana hubo concilio, no de Rivendel, sino de mi grupo habitual de rol, el Arkham Advertiser 2.0

Hablamos mucho y debatimos acerca de muchas cuestiones roleras, muchas de ellas muy interesantes; Alberto sigue entusiasmado con la idea de arbitrar la 4ª del D&D de la que es un gran aficionado, al igual que Darkseid, ya que ambos sostienen que el sistema era muy bueno pero que los módulos oficiales fueron los que hicieron que nuestro grupo se alejase del sistema. En parte les doy la razón, aunque la mayoría comentaron que mis partidas de Punjar de 4ª estaban de coña pero que los encuentros, al hacerlos yo que eran bastante suaves. En fin, nunca llueve a gusto de todos.



Modulos oficiales de D&D 4ª, una tortura dungeonera.

Sinceramente espero que se anime, no por el juego, sino porque eso haría que el peso del arbitraje que en los últimos meses soportamos sólo Nerull y yo, se sobrellevara mejor.

También, nuestro colega Naxo, nos comentó que estaba pensando retomar el trabajo que dejó a medias de "La guerra de la reina araña", una campaña de Forgotten Realms, que en su momento pidió prestada a Nerull para arbitrar. Es muy posible que si le damos el empujón de moral que necesita, pues se lance a dirigirla con Pathfinder y eso le lleve a retomar su set de Al-Qadim, del que tiene todo lo publicado por TSR y al que jugamos hace ya muchos años, cuando el AD&D era nuestro principal sistema de juego.



Hay algunas cajas muy evocadoras y que serán una gozada cuando las juguemos.


Me comentó que tenía ganas de hacer alguna reseña de Al-Qadim para el blog, así que a ver si le animáis con unos cuantos comentarios, porque los suplementos de este set de campaña son impresionantes y rivalizan con cualquiera otra campaña.



Un campaña muy esperada en el grupo.


Nerull sigue enfrascado con el Warhammer fantasy y está a la espera de terminar la segunda aventura que jugaremos, esta vez con la adición de Bruendar que se ha hecho un matagigantes. Además, está pendiente de los nuevos suplementos, sobre todo de "La tormenta inminente" la que muchos califican como una gran campaña de Warhammer.

En mi caso, he regresado a la senda de Pathfinder, nunca mejor dicho, después de probar el D&D next y de jugar varias partidas de La llamada de Cthulhu. A finales de mes retomaremos el conflicto del gremio de ladrones de Punjar y le daremos una nueva vuelta de tuerca a esta, ya de por sí, enrevesada trama.



Puede ser un interesante experimento, masacrando minions y salvando a macizorras.


Bruendar nos comentó que se ha hecho con el PDF del juego Barbarians of Lemuria, convertido ya en un PDF adicto, comprador de JdR compulsivo. En fin, otro más a la colección además del que le traje de Madrid, y añadido al "Anillo Único" del que sólo se ha leído el primer libro y del que esperamos jugar algún día, antes de ingresar en el asilo de ancianos.



Bárbaros repartiendo estopa a diestro y siniestro. Mola bastante.


Junto con este tema del enésimo juego comprado, hablamos del tema recurrente de la partida de Age of Cthulhu, que a este paso se va a convertir en mítica, Bruendar habló de nuevo de  lo que todos hemos comentado fuera y dentro del blog, de lo que es esfuerzo narrativo por parte del DM y arbitrar neutralmente. Y habló de que en sus futuras, y esperadas por todos, partidas iba a lanzar los dados fuera de la pantalla cuando se produjera un combate, porque eso le parecía lo más justo y neutral.

Asi que la cuestión que monopolizó la subsiguiente charla fue esa; ¿Delante o detrás de la pantalla?



Dados para usar fuera de la pantalla.

Aquí hay opiniones para todos los gustos. Unos abogan por mantener el misterio tras la pantalla y que el DM tenga la última palabra en cuanto a ser fiel a la tirada o fiel a la historia, porque en definitiva, es verdad que una gran partida se puede fastidiar si el DM tiene mucha más suerte que los pj´s en el combate. 
Pero también, el hecho de mostrar las tiradas a los jugadores da una sensación de seguridad, de que el DM no alarga la vida de los enemigos para que el enfrentamiento parezca más desafiante de lo que realmente es.

Es posible que simplemente sea una cuestión de gustos por un lado y de confianza por el otro. Fran, un amigo que nos arbitró la última campaña que jugamos de 3.5 era DM de hacer las tiradas fuera de la pantalla, pero todos le pedimos que no lo hiciera, que se amoldase a nuestras costumbres y que las hiciera dentro. 

Si en aquella ocasión hubiesemos dejado al DM ser fiel a su estilo, tal vez hubiesemos descubierto que no era una mala alternativa. Esta dicotomía entre narración y legalidad puede terminar volviéndonos locos, y al final, por no discutir o por experimentar un fracaso rotundo, pues sigamos con nuestro estilo o costumbre de tirar los dados del DM siempre dentro de la pantalla.

¿Que opináis vosotros? ¿Tiráis los dados del DM dentro o fuera de la pantalla?
Publicar un comentario en la entrada