martes, 5 de junio de 2012

Bologs y Cachtorr, mis gigantes de Albión




Los tipos más duros y descerebrados del pueblo están aquí para comerse todo tu ganado.


Por fin!!! después de tanto tiempo lo he logrado, he terminado un proyecto que empecé allá por el 2002 cuando me compré los dos gigantes de Albión en el mejor sitio que podía, en la "Pérfida Albión". Ese año me casé, en junio, y la semana pasada hice mi 10º aniversario, por lo que ya ha llovido. En el viaje de novios nos fuimos a Londres durante 6 días y luego nos pillamos un coche y nos dimos una escapada de otros 6 días por el sur y alrededores de Londres; Canterbury, Dover, Eastbourne, Henley-upon-Thames, Oxford y Windsor. Una pasada de viaje, vaya. 


Sólo faltan los orcos de Ruglud y los hobgoblins de Oglad Khan para completar mis unidades de mercenarios.

La cuestión es que estando en Canterbury, tras visitar la catedral, salimos al centro de la ciudad y estaban ya todos los comercios cerrados, excepto una tienda de Games Workshop donde su manager estaba todavía dentro pintando minis. Fue muy amable y charlamos un rato. Hablando surgió el tema de los orcos y goblins, que tenía en ese momento y el de las miniaturas descatalogadas que sólo se podían pedir online. Me ofreció venderme estos dos gigantes con el druída y mandarmelos a Canarias.



El último gigante  "caga detalles" como díria mi colega Nacho.

Poco después de regresar del viaje, los gigantes llegaron y comencé su montaje y pintado. El primero que comencé fue Bologs, que es el que lleva la piedra, el de un sólo ojo, cíclope que no tuerto. Como en mi lista de ejército sólo ponía un gigante, pues fui posponiendo el pintado del segundo gigante, ya que coincidió con un regalo que hizo que cambiaran mis prioridades.




El primero de la izquierda es el que venía en el blíster individual.


En Julio de ese año, por mi cumpleaños, me regalaron la unidad de Golfang y sus mercenarios ogros, junto con un blister de otro mercenario ogro. Como en octubre me iba a la península a pasar un año estudiando, con vistas a promocionar en el ejército, pues me llevé esta unidad junto con mi maletín de pinturas. Durante esos meses me dediqué a jugar a Warmaster con otro colega friky en la academia y a pintar a los ogros.
Una unidad que se convirtió en básica para mi lista de ejército. Pero que ahora, con la nueva edición me han dejado huérfana, ya que no se si las unidades de mercenarios se pueden incluir en el ejército.



Venid apeztozoz, que mi amigo Cachtorr oz quiere zaludarrrr!!!!!


En fin, el año pasado comencé de nuevo, tras un largo parón a pintar las minis que me quedaban del ejército de orcos y goblins, ya que en la recámara tengo el de los hombres lagarto que me regalaron posteriormente. Primero terminé la vagoneta de ataque snotling y luego me lancé a terminar el gigante, que como podéis ver tiene en su peana uno de los snotlings de la vagoneta, en una típica escena de desafío, como si no se diera cuenta que tiene al gigante detrás que es el que da miedo de verdad.



Los ogros son muy duros, pero la visión de dos gigantes legendarios intentando machacarles puede ser demasiado para su moral.

El montaje de ambos gigantes fue relativamente sencillo, mucha lima y un poco de masilla. Sin embargo, pintarlos ya fue otra cosa. Mientras que Bologs fue muy sencillo y su piedra muy facilita de pintar. Cachtorr fue más coñazo, porque entre la ropa que lleva y el arbol arrancado que porta, tuvo más trabajo. y es que el árbol tiene piedras engachadas a las raíces, una ardilla, un nido con huevos y una enredadera. Un auténtico coñacete. Ambos gigantes vienen con accesorios, de los que sólo he pintado la maza con cabeza de piedra de Bologs, pero como ya se le ha caído dos veces, he decidido no ponerles ningún accesorio.
Un detalle increíble es el peso de estas miniaturas, sobre todo si la comparáis con el gigante nuevo de plástico, como me pasó a mi en la partida que jugué con Bruendar.

Si queréis saber mas acerca de estos poderosos gigantes echad un ojo al enlace. Espero algún día, pintar también a Hengus, el druída.
Publicar un comentario