miércoles, 23 de mayo de 2012

Waaaaagh!!! o casi


Orcos y goblins, listos para darlo todo en su primera batalla tras mucho tiempo metidos en su Battle Hive.


Ayer fue "día sin niños" y lo que iba a ser una tarde de pintado de miniaturas, al final se convirtió en una iniciación a la octava edición de Warhammer Fantasy, joer y eso que yo empecé con la sexta.

Bruendar se está preparando para un torneo en Porto, este sábado 26 y quería que le hiciera de sparring y también que me animara a retomar el Warhammer Fantasy como él había hecho no hace mucho.

Cuando empecé en esto, Bruendar era más de W40K, pero al comprarme la caja básica y enfocar mis esfuerzos a crear un gran Waaagh!!, el se decidió por los enanos, Nerull por el Caos ( muy típico de él), nuestro colega Naxo por los Altos Elfos (normal, ya que siempre juega con personajes élficos al rol), Darkseid también se inclinó por los Orcos y Goblins y finalmente Jagre se hizo con el imperio, aunque más tarde se decantaría por los Reyes funerarios de Khemri. Además, nuestro colega Armando "Mano momificada" (por la suerte que tenía con los dados) se hizo con un ejército de Condes vampiro. Y ahí comenzó una época gloriosa del Warhammer fantasy en nuestro grupo de rol habitual, pero la falta de tiempo y otros hobbies hicieron que la mayoría vendiera sus ejércitos y otros los guardasen al fondo de un armario. Tan sólo quedamos Bruendar y yo, con ejércitos del Fantasy y del 40K. Hemos ido y venido con el hobbie, aunque Bruendar ha sido más constante que yo, sobre todo porque sigue yendo mucho a jugar a Porto, cosa que yo nunca he hecho y que espero cambie.


En casa de Bruendar, preparados para la batalla.


Así pues, y sin más rodeo, os comento lo que hicimos ayer, algo que en términos canarios llamaría "Engolosinar al personal". Porque de lo que sirvió los apenas 2 turnos que estuvimos batallando, fue para dejarme con la miel en los labios y quedarme con ganas de más.
Además, como no tenía el libro nuevo de ejército y teníamos que hacer un recado antes de la partida cerca de Porto, pues pasamos por allí a ver si le habían traído un tema de su ejército de ogros y aproveché para comprarme el libro y Bruendar tuvo el bello gesto de regalarme las cartas de magia de los Orcos y Goblins.

Como toda la escenografía, la tengo en mi casa y Bruendar sólo tiene lo de Mordheim y W40K, pues improvisamos unas plantillas de bosques, dos tonterías más y desplegamos nuestros ejércitos, Los Orcos y goblins y los Ogros, en una batalla a 2500 puntos, para probar la lista que Bruendar usará en el torneo del sábado.

En mi lista rápida y con lo que tenía a mano, puse a Grimgor como jefe del Waaaghh!! y su unidad de inmortales, un gran chamán orco salvaje en una unidad de orcos salvajes, un portaestandarte de batalla orco negro en la unidad de Grimgor y un chamán goblin nocturno en la unidad de gobos nocturnos que tenía equipo de redes, lanzas y escudos y tres fanáticos en su interior. Además puse tres trolls de río, con las minis de ogros de Golfang, ya que no tengo minis de trolls. Una unidad de caballería de jinetes lobo, otra de jinetes de jabalí, la vagoneta de ataque snotling, un karro de jabalíes, dos lanzapinchoz y dos gigantes.



Bruendar posando junto a mis Orcos.



Bruendar, en su lista de ogros, puso varias unidades de tigres dientes de sable, un mamut, una horda de ogros, una unidad de comehombres, un chamán carnicero de esos suyos, un cazador, una unidad de caballería y una unidad de tres ogros.

El primer turno lo émpezó él, por lo que su Cazador, se lanzó por el flanco izquierdo de mi ejército hacia el gigante (Puse uno en cada flanco), su ejército avanzó hacia el mío y  una de sus unidades de tigres dientes de sable hizo que salieran mis fanáticos, lo que hizo que desapareciera entre una nube de sangre y vísceras. La fase de magia fue un fracaso, ya que su carnicero falló el primer conjuro y ya no pudo lanzar más hechizos, algo curioso de esta nueva edición. La fase de disparo fue un fracaso total y no tuve más que dos heridas en la unidad de trolls.



Ver a todos los ogros alineados da un poco de miedo.


Mi turno comenzó con una carga de los trolls a la unidad de tigres dientes de sable que tenía frente a ellos. Mi gigante del flanco izquierdo cargó contra el cazador, sin apoyo, lo que fue un craso error, y la vagoneta de ataque snotling intentó estamparse contra los comehombres pero se quedó a pocas pulgadas, lo que supuso su final en el siguiente turno. Mis grandes unidades de infanteria se recolocaron un poco, pivotando y aguardando el momento de lanzarse sobre su enemigo, lo que pude hacer gracias a que la animosidad no me fastidió los planes. Mi caballería de jinetes lobos pivotó y marchó para apoyar a los trolls y para salir de la línea de fuego del Mamut y de los comehombres. Tanto la caballería de jabalies del flanco derecho como el karro del flanco izquierdo, avanzaron su máximo movimiento para flaquear el ejército de ogros, aunque desguarnecí demasiado el flanco izquierdo donde el gigante se quedó sólo contra el cazador y una unidad de dientes de sable.

Mi magia estuvo genial y con un hechizo del pequeño waaaghh llamado manto de la noche, pude proteger a varias unidades en caso de combate, proporcionándoles cobertura ligera y provocando un chequeo de terreno peligroso al cargar contra esas unidades.
Los disparos fueron aún mejores, porque sólo hice uso de los lanzavirotez, que de un disparo dejaron al 50% de heridas al Mamut.
En cuanto al combate cuerpo a cuerpo, el gigante aguantó tozudo a pesar de llevarse 4 heridas del cazador ogro. En el otro flanco, los Trolls se superaron, derrotaron a los dientes de sable, los arrasaron y cargaron contra los jinetes ogros.

En el segundo turno, que sólo pudo jugar Bruendar, cometimos un gran error. No nos acordamos del hechizo del chamán goblin nocturno y no hicimos tiradas de chequeo de terreno difícil para dos unidades que cargaron contra dos de mis unidades, el gigante y la vagoneta de ataque. En fin, más espabilados para la próxima estaremos.

En la fase de carga, la unidad de ogros del flanco derecho cargó contra mi gigante, mientras que los comehombres se lanzaron contra la vagoneta de ataque snotling, que iba a durar un suspiro, y los dientes de sable cargaron contra el flanco del gigante del flanco izquierdo.

En la fase de magia, el cazador fue potenciado con un conjuro que no recuerdo, pero que a la postre de poco serviría, porque el gigante caería en ese mimo turno. Y poco más hizo la magia de los ogros, ya que mi pergamino de dispersión dispersó cualquier duda.
La fase de disparo estuvo bastante mejor, ya que la unidad de jinetes goblins se vio reducida casi a la mitad por los disparos del mamut.
En la fase de combate cuerpo a cuerpo, el gigante del flanco izquierdo mordió el polvo y se nos olvidó usar la plantilla de gigante caído, otra nota para la próxima partida. Además los dientes de sable arrasaron y cargaron contra el lanzavirotes de ese flanco y tampoco hicieron el chequeo de terreno peligroso, ya que el manto de la noche seguía activo. Lo trolls derrotaron a la caballería ogro, pero los ogros sacaron el chequeo y no huyeron, una pena porque ese hubiera sido el final de ese flanco de los ogros. el gigante del lado derecho ganó su combate pero tampoco hizo huir a los ogros.
Sin embargo, los comehombres se merendaron a la vagoneta y arrasaron hasta topar con los jinetes goblins, con lo que ya se saltaron dos tiradas de terreno peligroso, tiradas que podrían haber cambiado un poco el panorama de la batalla.

En ese punto lo tuvimos que dejar, ya que no podía quedarme más rato, y la cosa pintaba muy bien en el flanco derecho, pero muy mal en el izquierdo. La pena fue no poder terminar mi segundo turno y ver cómo se hubiera quedado el tema tras esos dos turnos completos.

Sin embargo, la semana que viene, si no se tuercen los planes, volveremos a enfrentarnos, con las mismas listas, para terminar lo que dejamos a medias.

Mi valoración momentánea de esta nueva edición de Warhammer Fantasy es muy positiva y me ha gustado mucho los cambios con respecto a la última que jugué. Pero espero haceros una valoración más completa y razonada cuando juguemos una batalla completa.


Pd; como había prometido, esta entrada está dedicada con cariño a Rhistel de "La cáscara del dragón", que me vuelto a animar y a inspirar con el warhammer.
Publicar un comentario