miércoles, 11 de abril de 2012

Monazo de Warhammer



El grupo de Warhammer 40K deseando tener nuevos reclutas entre sus filas.
Bueno, hoy toca foto reseña al canto. Y mira que hace mucho que no la hacía, pero últimamente estoy retomando el hobbie, que tenía abandonado desde hace años. Exactamente desde que la paternidad me dió de lleno en la cara.

Pero con la compra del Dreadfleet, he vuelto a cojer los alicates, el cúter y la lima, y un poquito el Superglue-3. Y como una cosa lleva a la otra, pues he decidido retomar el hobbie, poco a poco y haciendo lo que más me gusta, que es pintar y montar.

Estas fotos que os traigo hoy, son todo lo que tengo de warhammer 40K pintado, y viendolas así parecen pocas, pero es que he de reconocer que tengo un par de miles de puntos en Orcos del fantasy pintados, y es que es mi primer ejército, con el que má he jugado. El problema de los Marines es que nunca he dado con el capítulo que me llene y al final he terminado jugando con la lista de Ultramarines, aunque el esquema que tengo es mitad Templarios negros, mitad Ángeles sangrientos.

Sin embargo de la unidad que estoy más orgulloso, por sus destacadas acciones en el campo del honor, es la de mis 5 exploradores con rifles de francotirador, que sinceramente, y para mi nivel amateur, me han quedado chulas.


Una pedazo de escenografía para una pequeña unidad.





Dos rifles de francotirador y un bolter pesado. Ideal para un buen fuego de apoyo.










Esta es la que más me gusta, vigilando en busca de objetivos.


Otra perspectiva.


Esquema de camuflaje.

Los pinté con esquema de camuflaje estándar, lo que equivaldría a Catachán.



Cuatro unidades listas para el combate.


No son los únicos que tengo pero sí los únicos pintados, me faltan un Rhino y un Predator.

 

Los Ultramarines al estilo Ángeles sangrientos.


Unidad de exterminadores con Capellán.


Unidad de templarios con Paladín.


Unidad de asalto con retroreactores, el que vuela es un montaje excelente.

Esta adición la compré por Ebay, a un precio estupendo y me han servido de referencia e inspiración, y de vez en cuando como fuerza de choque en el campo de batalla. Hay que reconocer que son una caña.

Espero que pronto añada más unidades a esta pequeña colección. Y que empiece a desembalar el ejercito de Tau que tengo guardado y que apenas empecé a montar.

Para la próxima reseña, os traigo mi ejército de Orcos y goblins que tantas alegrías y cabreos me han dado en estos años.

Publicar un comentario en la entrada