lunes, 2 de abril de 2012

Dreadfleet; con Battlefoam todo cuadra




La flota está casi lista para hacerse a la mar.


Pues ya tenemos el pack al completo. Como os dije en la entrada anterior, Adolfo, el manager de Porto, donde compré el Dreadfleet, me dijo que había una compañía especializada en planchas de espuma para minis, que tenía un pack para este juego y que se ajustaba a la caja del juego.


Todo encaja en su sitio, sólo queda por rellenar el hueco de "La parca sangrienta"

Vi las imágenes por internet y me parecieron muy útiles. Así que me asomé a la página de Battlefoam y sin dudarlo las pedí. No tardaron nada en llegar y a pesar de que no vienen unas instrucciones para ver donde poner cada cosa, no hace demasiada falta, ya que los barcos y las islas tienes la silueta propia y no encaja nada que no sea el que corresponde. De todos modos, tenía unas fotos de la página de Battlefoam donde se veía lo que iba en cada hueco.


Tener espacio también para las cartas y los dados es un detalle muy currado.

Otro tema importante es ver como queda todo en la caja, y no me quejo del resultado final a pesar de que no queda totalmente ajustada. La caja no cierra del todo, pero sólo por unos tres dedos, algo que no molesta en absoluto ni le quita manejabilidad, ni seguridad. Lo único que dejo fuera es el manual, para tenerlo de consulta.


No queda nada mal, la verdad y tenerlo todo en la misma caja es un punto.


Aprovechando la llegada de las planchas de espuma, me he puesto las pilas en el montaje de los barcos que me faltaban y este domingo sólo me quedó en el dique seco "la parca sangrienta", que espero terminar para el miércoles. Así este largo fin de semana de Semana Santa, intentaré jugar el primer escenario para ir probando el sistema.


Aunque no lo parezca está desando salir de la plantilla y dar leña por los mares de Warhammer.

Además he descubierto una genial guía de pintura de los barcos de la mano de Dorian Hackmoon en su blog. Me ha parecido una guía muy interesante y sencilla, que seguramente seguiré para tener los barcos bien pintados, ya que no es lo mismo jugar con todo pintado que con el gris tristón del plástico de las minis. Todo será buscar tiempo de donde sea para empezar a pintar todo.

En cuanto al montaje de los barcos, he de reconocer que es muy sencillo, aunque al principio, con tanta vela parece que va a ser muy complicado. Las piezas encajan tan bien que no necesitan pegamento, lo cual está genial para pintarlas después. Sigue haciendo falta limarlas y tal vez un poco de masilla para cerrar bien algunas de ellas y que no se vean los huecos, pero en definitiva, las miniaturas tienen un acabado excepcional, espero que también se dejen pintar bien, porque una vez montadas y con el tamaño de los detalles, parece que no va a ser tarea fácil. Ya os iré contando.
Publicar un comentario en la entrada