miércoles, 14 de marzo de 2012

Dreadfleet, a punto de levar anclas

Una magnífica adición a la colección Warhammera.


Pues sí, los reyes fueron muy bondadosos y finalmente me trajeron el Dreadfleet que había visto en mi tienda habitual de Warhammer en Las Palmas, Porto, donde Adolfo, su manager nos enseñó a Nerull y a un servidor, las maravillas de este juego.



Los componentes de GW cada vez son de mayor calidad y se nota al montarlos.

El precio era de 90 euros, lo que a primera vista parecía muy caro, pero teniendo en cuenta todo el material que lleva dentro y comparándolo con otros juegos de estrategia y de mesa de precios similares, pues no me pareció excesivo. Y os aseguro que vale cada céntimo.

Hablando con Adolfo, me comentó que no perdiera tiempo y la pillase, porque era una edición limitada y pasaría como con Space Hulk, que luego conseguir una caja sería una odisea. No se equivocaba, pues a menos que la encuentres en alguna tienda especializada, en la tienda online de GW ya no la tienen disponible, y en Ebay no puedes encontrar ninguna en español.



Trasera de la caja, donde podemos ver todo lo que nos trae.
Llevaba tiempo con ganas de hacerme con un juego de especialista (como los llaman los de GW) que no fuera el Mordheim. Un juego que pudiera jugar en los pocos ratos libres de ocio y que pudiera jugar con mis amigos frikys de Warhammer y los no tan frikys.

Creo que con Dreadfleet he acertado, y espero confirmarlo muy pronto, cuando termine de montar los 4 últimos barcos y pueda empezar a probar los escenarios que proponen en el libro de reglas.


En la página de Battlefoam puedes encontrar este kit para guardar los elementos del juego en la propia caja.

Lo primero que te encuentras y te da una satisfactoria primera impresión, es la dureza de la caja, muy alejada de las habituales cajas de cartón fino de GW. Es una caja recia y resistente que está lista para ponerle dos tablas de espuma con la forma de los barcos, que se puede comprar en Battlefoam por 20 libras + gastos de envío. Yo ya estoy esperando que me llegue.

Aunque este juego mezcla estrategia y coleccionismo, por el momento, por falta de tiempo, me dedicaré sólo a la estrategia, para poder jugar y probar la mecánica del sistema, que visto lo visto en el manual de reglas y los comentarios de los que ya lo han jugado, pues promete muchas horas de diversión.



Los laterales de la caja sirven de instrucciones para el montaje, espacio aprovechado al 100%.

La parte de coleccionismo vendrá más tarde, cuando retome el hobby de pintar minis que, por la falta de tiempo o el exceso de hobbies, lo tengo muy abandonado, con algún asalto puntual.

Los componentes del juego tienen mucha calidad y las miniaturas, a pesar de ser pequeñas, están bien detalladas y cuando estén pintadas, serán espectaculares. Además de los 10 barcos principales, tenemos pequeños barcos auxiliares, en forma de pequeñas cocas (naves de una sola vela), dragones marinos y dirigibles enanos. También hay monstruos marinos independientes, naufragios e islas, muy chulas y detalladas. A todo esto lo acompaña una regla muy especial para medir, y marcadores de viento, timones para girar los barcos y marcador de vórtice, además de trofeos. Y por supuesto, un juego de dados para acompañarlo todo.



Cuando todo esté pintado, la experiencia será mucho más vistosa.
 Aparte de las minis, tenemos unas tarjetas rectangulares de un buen tamaño con los barcos del juego, y las órdenes de maniobras. Con un tamaño considerablemente menor tenemos cartas de destino, daño, auxiliares, ardiendo, anclado y sumergido. Junto con fundas de plástico para guardarlo todo. Y como colofón final, el tapete del tablero, que es una tela que representa el mar, y que es de buena calidad y muy evocadora.

Todo esto junto al manual del juego, en color, con una extensión de 98 paginas, por sólo 90 euros, me parece un precio más que razonable para un juego que además de sus 12 escenarios, puede dar muchas más horas de juego.

La mecánica del sistema es simple; Mover, disparar andanadas, realizar abordajes y resolver situaciones, que pueden complicar mucho la partida y hacerla muy disputada e interesante. Por lo que he leído en el manual, tras una o dos partidas enseguida cojes la mecánica del juego y siguiendo el resumen del turno de juego que viene al final del libro, no tiene mayores complicaciones.

Una de las cosas que más me ha gustado del juego es la posibilidad de que varias personas jueguen a la vez un escenario, ya que cada barco puede ser manejado individualmente por un jugador del mismo equipo, aunque imagino que una partida con diez jugadores manejando cada uno un barco debe ser una locura memorable.



Tendremos que jugar así, en el suelo, hasta que me pille un tablero para la mesa en condiciones.
 Es muy posible que este domingo, Bruendar se pegue una salto a casa y tengamos la posibilidad de jugar el primer escenario y así foguearnos con el sistema. Si así ocurre, pondremos una reseña acerca de la partida y del sistema, aunque las fotos, con las minis sin pintar no será tan vistosa.
Publicar un comentario en la entrada