martes, 3 de enero de 2012

En el foro también se rolea

Cabecera de nuestro foro.


Está claro que a estas alturas de la película, todos tenemos claro que se puede rolear fuera de los límites de la mesa de juego. He conocido el rol en vivo, por mail, incluso he visto imágenes de gente roleando por webcam, pero lo que sí que he tratado de fomentar y espero que se convierta en costumbre es rolear por el foro.





La primera vez fue en la campaña de "Horror en el Orient Express", que fue muy interesante y gustó mucho a los jugadores. El link es de la entrada en el blog narrando esta parte de la campaña. En mi opinión, aportó algo a la campaña de la que carecían algunas de las anteriores, y no es otra cosa que un feedback intenso por parte de jugadores y Máster, la expresión definitiva de construir una historia entre todos, que es en definitiva la esencia de jugar al rol.




Posteriormente volvimos a rolear por el foro durante la última campaña que jugamos a la 3.5, fue la discusión y el posterior plan para asaltar una fortaleza enemiga. Estuvo muy bien y nos ahorramos toda esa preparación y discusiones antes de llegar a la mesa, por lo que, con el plan establecido, iniciamos el asalto a la fortaleza con bastante éxito y sobre todo con la sensación de haber influído en la narración de la historia.


Pienso que hay que alternar el roleo en mesa con otro medio alternativo, que bien puede ser mediante un foro de internet, por mail, o lo que os parezca más apropiado en cada caso.

Las ventajas son muchas y ayuda a los jugadores a meterse más en la piel de su personaje y sobre todo en hacer más suya la campaña ya que sus decisiones y actos fuera de lo que es la historia en sí misma, hace que el entorno y es escenario de campaña sea más de los jugadores y menos del Máster.

Siempre he odiado, el jugador que viene a una partida, juega, y no se vuelve a saber de él hasta la siguiente sesión, con una aportación exclusiva de la sesión de juego. Pienso que el feedback no sólo debe ser en la sesión de juego, sino algo más global, que ayude a que el trasfondo de su personaje y por ende de la campaña, sea algo tangible, creíble y coherente.

Además que sirve para que el Máster siga con su duro trabajo de preparar aventuras, con la certeza que sus jugadores están colaborando, a su nivel, con ese trabajo y que el resultado de las sesiones será a partes iguales entre el grupo de juego y él mismo.


Por eso, en esta campaña de Punjar, sigo luchando para que los jugadores formen parate activa de la campaña ya que poco a poco se hagan con sus personajes y los moldeen a su gusto, ya que el historial fue hecho por mi, pero la definición del personaje y su actitud ante la campaña corre a cargo de ellos. Una relación similar a la del actor que intrepreta un personaje y el escritor o guionista que le dio vida.

La aventura que jugamos formaba parte de este genial suplemento de Lankhmar.

Os relato el breve roleo que hicimos por el foro y las respuestas de los jugadores. La situación era la siguiente; Fueron a reunirse con una reputada bruja que podía darles información acerca de una figurilla que habían encontrado y parecía ser la fuente de un pesar que se cernía sobre la ciudad y la pieza clave de una lucha de poder de dos facciones enfrentadas.

DM; Las indicaciones de la madre de Amair os conduce hasta el distrito del Bazar de los Dioses, justamente en la calle de la Fortuna, donde se encuentra la taverna de la Luna Azul. Mientras hacéis el viaje desde el Souk hasta la taverna, podéis ver que las patrullas de los Dracones se han intensificado, tanto en número de efectivos como en duración, parece que la guardia de la ciudad está en estado de sitio. Hay varios incendios que han sido apagados hace poco en varios distritos de la ciudad y el ambiente que pesa sobre Punjar es tan ominoso como la calma que precede a la tormenta.

Al entrar en la taberna, podéis ver que la mujer que estáis buscando se sienta en un tranquilo ricón de esta, en otro tiempo, bulliciosa taverna. Una mujer que viste un chal demasiado caro para este distrito se sienta enfrente de Krownis, mientras la bruja interpreta las hojas de te que se esparcen en medio de la mesa. Al poco, la clienta se levanta y mira nerviosamente a su alrededor y se va con rapidez. Krownis sonríe, pero sus ojos se ven tristes.
Os acercáis a ella y su sonrisa desaparece mientras estudia vuestros rostros.
-Os estaba esperando,-Dice con un suspiro - Se poco de la figurilla que acabáis de encontrar, excepto que alberga un gran poder para aquellos que saben como usarlo. Puedo aprender más de ella, pero el coste para mi espíritu es más grande de lo que imagináis.
Aún así, lo haré, porque el destino de Punjar depende de ello. La ciudad no ha sido amable conmigo, pero es mi hogar. Sin embargo, antes de mirar en el futuro, quiero saber si los jovencitos a los que estoy a punto de ayudar tienen mayores aspiraciones que las de convertirse en simples matones. Decidme entonces, cada uno de vosotros: ¿Por qué, personalmente, deseáis que Punjar se salve?"

El minotauro Tautul responde;
-Ante el intercambio dubitativo de miradas entre los componentes del grupo, y estando acostumbrado a tomar la iniciativa, Tautul se adelanta un paso y poniendo una rodilla en tierra para que su rostro quede casi a la altura de la bruja Krownis, comienza a hablar suavemente...

...Venerada señora, no hace demasiado, yo era un gladiador de la arena del circo. Mi fuerza y destreza me hicieron merecedor del favor del pueblo, y gracias en gran medida a esta razón mi dueño se vio impelido a otorgarme la libertad como premio por ganar en los grandes juegos. Además, mi corazón se siente inquieto conocedor de que probablemente tangamos gran parte de culpa de que la estatuilla no descanse ahora donde debiera, por lo que considero una obligación por mi parte rectificar esta situación y aliviar así el sufrimiento de las gentes de Punjar. Después de todo, gracias a ellos nos ganamos el pan.

¡Y que diablos, también es nuestra ciudad¡ ¡Y pasaré por encima de todo aquel que le desee mal alguno! -Agregó elevando la voz un poco al tiempo que golpeaba el suelo con uno de sus puños.

-Dicho esto, Tautul hace un saludo inclinando reverentemente su cabeza hacia delante y se levanta con suavidad, desplanzándose un paso atrás para dejar a los demás la oportunidad de expresar sus intenciones...

El monje responde a continuación;

Kano mira incrédulo a la bruja... ¿Qué razones podría argumentar para salvar el nido de ratas en que se había convertido Punjar? Desde que fuera expulsado de su monasterio y recalara en la funesta ciudad, solo la vileza le ha rodeado.
Desde que al entrar en Punjar, machacara a los primeros matones que le intentaron dar la "bienvenida", luchar se había convertido en sinónimo de vivir. De ahí hasta los pozos de lucha había sido poco más que seguir el rastro de la sangre. Punjar, pues y sin embargo, para él, solo se convirtió en una razón más por y para hacerse más fuerte.

Krownis - al fin soltó el reluctante monje. Salvaremos a Punjar, porque en ella queda aun fuerza. De ella y en ella surgirán hombres que tendrán grandes cometidos, porque solo de la más absoluta vileza saldrán los mejores. O eso, o de todas maneras, dará igual lo que hagamos. Pero una cosa sí que es segura: Si no lo intentamos ahora, nunca lo sabremos.

El personaje del elfo oscuro responde seguidamente;

Elauglyn desde las sombras que su capucha le proporcionan, y una vez que sus compañeros han pronunciado los motivos que los llevan a salvar Punjar, se adelanta dos pasos, descubre su rostro y mirando directamente a los ojos de la bruja dice con voz firme y decidida "Realmente Punjar no significa para mi mas que el lugar donde ahora me gano la vida, poco me importa el destino de sus habitantes, de sus edificios o de cualquier ser que aquí habite, pero como ya he dicho es donde tengo mis negocios, donde se me respeta y donde, por el momento, quiero permanecer, y, teniendo en cuenta que ahora en estos momentos considero mas trabajoso mudarme a otra ciudad y empezar de cero, que salvar este sitio es por lo que estoy dispuesto a hacer ese trabajo, que tenga por seguro cobrare con creces. Soy lo que soy y dudo que eso cambie algún día bruja"

El personaje del mago habla finalmente;
Eugene medita antes de responder. Deja que sus compañeros hablen antes que él, y observa con detenimiento la reacción de Krownis ante lo que le van diciendo. No hace falta usar ningún encantamiento para notar que de esa mujer emana un gran poder, y eso es algo a respetar. Sin duda detectaría cualquier intento de engaño por nuestra parte.

- Me llamo Eugene Ambrose Sinat'fay. Como sin duda sabréis, las raíces de Punjar están fuertemente ligadas a las de mi familia. Hablar de la historia de una, es hablar de la historia de la otra. Mientras perdure Punjar, siempre habrá un Sinat'fay en la mesa de los trece. Es por ello por lo que personalmente me importa bien poco el destino de la ciudad. No soporto estas ataduras, estar rodeado de palurdos, tener que vivir a la sombra de mi apellido y repetir las acciones de mis antepasados una y otra vez. Maldigo esta ciudad y a sus habitantes. No me importaría ver arder sus calles hediondas y librarme por fin de mi carga familiar... Pero soy un hombre de honor, aunque eso signifique poco en esta... ciudad. He jurado lealtad al gremio y a Las Sombras de Punjar. Y Eugene Ambrose Sinat'fay siempre cumple sus promesas.

El jugador del semielfo no pudo rolear por el foro, con lo dual el DM responde al grupo;
Krownis asiente mientras habláis, y veis un resplandor de respeto en su mirada ante tanta sinceridad. No esperaba menos.

"Ahora os hablaré del objeto que lleváis. El Penate, -comienza Krownis- pero preparaos, porque tal vez no queráis saber todo lo que puedo ver.

Krownis cierra sus jóvenes ojos y se concentra. Cartas, hojas de té y otros objetos yacen en la mesa ante ella, pro no toca nada. "Un espíritu llama. Una dama, muerta hace mucho tiempo. Su nombre-Su nombre-Sirene!! La dama Sirene habita en el penate, y desea regresar a su hogar. Un bello hogar bajo el mar, donde la dura luz del sol se atempera con tonos plateados. Allí cuida de su familia, unas doce generaciones o más...
"Manos extrañas se apoderan de ella, llevándosela lejos....Un barco. El deslumbrante sol. Pide ayuda a su familia, y ellos los persigen. Hunden el barco, pero uno escapa con Lady sirene. Oh! Oh, traedla de vuelta! Ella debe volver!

Os veo. Nadando en el barco hundido. En el barco hay una mesa, no una repisa. Una chimenea en un barco? No, no, es un altar. Cuando los ladrones se la llevaron, también se llevaron su altar, la fuente de su poder. Su familia espera, llevadla de vuelta, restaurad su fuerza!

Pero eso no es todo, otros tratan de deteneros, Visten túnicas, túnicas grises. Muchos cazadores grises nadan a su alrededor, y se volvarían contra sus amos si no fuera por los amuletos que llevan en sus cuellos. Debes haceros con esos amuletos para moveros libremente por el agua y evitar el frenesí de los servidores de los sacerdotes. Los encontraréis en la habitación de uno llamado Mako.

Mientras Krownis habla, sus palabras conjuran una imagen en su mente. Casi sois capaces de verla flotando delante vuestro: Un zafiro azul engastado en plata y con una cadena de plata. La gema brilla con una luz propia.

"Los tiburones y los sacerdotes que los mandan no son vuestros únicos adversarios. Veo túnicas de medianoche deslizandose entre el naufragio. Os espían a vosotros y a los sacerdotes tiburón, odiándoos a todos, pero no puedo ver más. Hay una oscuridad inmensa que se apresura... Parece que el destino os tiene reservado una última sorpresa para vosotros, jóvenes sombras."

De repente Krownis abre sus cansados ojos y toma una profunda inhalación. Mientras la observáis, nuevas arrugas se forman en torno a sus labios y ojos. Su cara parece haber envejecido varios años, incluso a pesar de que sus brillantes ojos azules continúan brillando como los de una joven chica. Parece que Krownis ha pagado un alto precio por echar un vistazo a lo que depara el futuro.

El personaje del Minotauro responde de nuevo;

Transcurren largos segundos durante los cuales todos parecen haberse quedado embelesados. Tautul no puede evitar sopesar aquello que ha oído. No le es ninguna sorpresa, pero había llegado a considerar a Elauglyn casi un amigo, además de un compañero, y sus aseveraciones no han hecho sino sembrar la duda a este respecto. Esto, y su reacción ante la muerte del Tiefling, producen en Tautul un alarmante desasosiego y le llevan a pensar si no habría de reconsiderar su puesto en la banda. Con cierto esfuerzo, intenta dejar estos pensamientos a un lado y finalmente consigue hacerle hace un gesto a Elauglyn urgiéndole para que le intente sonsacar algún detalle más a la bruja Krownis, si bien es cierto que esta parece estar casi al borde del desmayo.

Y cierra el roleo finalmente el líder del grupo, el elfo oscuro;

Elauglyn ante el silencio de sus compañeros opta por despedirse de la bruja, pagar sus honorarios y salir de la habitación.Una vez en la calle recapitula sobre lo que allí se ha dicho, tanto por la bruja como por sus compañeros, cree saber perfectamente cual es el siguiente paso a dar para terminar con el peligro que acecha sobre Punjar y también sabe lo que ha de hacer con algunas de sus sombras.


Así termina este breve roleo por el foro, en el que los jugadores hablan por boca de sus personajes y exponen razones y creencias que les servirán para interpretar mejor a sus pj´s y sobre todo para seguir construyendo entre todos esta campaña que espero sea tan memorable o más que la del Orient Express.



Publicar un comentario en la entrada