miércoles, 19 de octubre de 2011

Algo nuevo, algo prestado....


Me sorprendió su tamaño, porque no me fijé que eran cajas. Al final fue una agradable sorpresa.


Que no, que no¡¡¡¡ No voy a anunciar que me caso, que ya lo hice hace 9 años y bien que me he quedado.


Unas cajas, macizas y de muy bella factura.



El título de la entrada es literal. Por si alguno no lo sabe todavía, estoy preparando mi regreso a los escenarios... que no, que no¡¡ tampoco actúo en "El rey león", que me refería a mi lugar tras la pantalla como DM. Finalmente me he decantado, con el beneplácito de mis jugadores, por retomar la campaña de Punjar que empezamos en 4ª del D&D y reconvertirla para el sistema Pathfinder RPG.




Diez plantillas de tiles y un cartón que engaña a primera vista, dando la sensación que es poco el contenido.





Entre todas las iniciativas que he comenzado para retomar la campaña, una de ellas era tener material suficiente para desarrollar los encuentros, sobre todo los combates, que son una parte muy importante de un sistema de espada y brujería. Por mi parte ya tenía varias cosas que fui comprando poco a poco, como el battlemap, un set de game mastery con tiles de campamentos y una colección medio decente de miniaturas.





Sin embargo, el espacio que hay en la caja da para los diez tiles y alguno más que tengamos de otros suplementos, el que los tenga, claro, que no es mi caso. En vez de eso, he aprovechado para meter los tiles del GameMastery que tengo y los mapas de los módulos que Nerull me ha dejado.




Al regresar de las vacaciones me esperaba un paquete de Amazon con cositas muy chulas, entre las que estaban las cajas del Dungeon Master Tiles Set, "The Dungeon" y "The Wilderness". Me queda pendiente el de "The City", y más para una ambientación urbana como es la de Punjar. Por menos de 14 dólares cada uno me hice con ellos y la verdad es que ha sido una gran compra.






Los tiles, para ser los primeros que tengo, me han dejado muy satisfechos y ya me han dado muchas ideas para futuras partidas.



Además, mi colega Nerull, nuestro último máster de 3.5 me dio los últimos suplementos en español que tenía con lo que el total de libros donados a mi estantería alcanza ya la cuarentena, con lo que no me faltará lectura. Además de los mapas que venían con los módulos de 4ª, desde el H1 al P3, que serán muy útiles para las aventuras de cosecha propia.




Una vez destroquelado el número y variedad de tiles me deja más que satisfecho.



Finalmente me dio en prestamo la colección de figuras que usabamos en las partidas, mezcla de regalos de cumpleaños, de puesta en común por parte del grupo y de compras que hizo de miniaturas que necesitaba para las partidas. En definitiva, una colección enorme de miniaturas que serán de mucha utilidad en la próxima reanudación de la campaña de Punjar.


Y una vez metidos en la caja, la verdad es que queda poco espacio más.



A continuación os muestro por grupos las nuevas adquisiciones y la colección completa. Espero que no os agobiéis con tanta foto, pero espero que os sirva, la reseña de las cajas de tiles al menos, por si tenéis intención de haceros con ellas.




La caja de The Wilderness me ha encantado, tanto por su continente como por su contenido.





Gran variedad de tiles que encajan para formar muchos escenarios diferentes y muy útiles para la gran mayoría de aventuras o escenas que se desarrollen en territorio salvaje.





Como muestra os ofrezco uno de los escenarios que podrían servir para un encuentro de mitad de aventura, por poner un ejemplo. Pero por lo que he visto, ofrece muchas posibilidades. Y sobran todavía más tiles a un lado para seguir ampliando el mapa.


Los mapas a todo color y por ambas caras de los módulos oficiales que me ha prestado mi colega Nerull junto con sus miniaturas. Habrá que darle buen uso también.



Esta es mi aportación, los mapas de campamentos de GameMastery, 18 mapas variados muy útiles para ciertos encuentros. Fue la primera compra, para probar que tal los productos de GameMastery y la verdad es que su relación calidad-precio es bastante buena, lo que me hace pensar en alguna futura compra de esta colección de tiles.


Esta es la totalidad de miniaturas, quitando los dragones negro, blanco y azul que ya os he mostrado en alguna entrada más antigua. Creo que esta colección no dejará de crecer poco a poco y se de unos enanos que la quieren heredar más pronto que tarde, pero ya les he dicho que sólo si se dedican al rol y se alejan del lado oscuro (Véase WOW)



La colección de Nerull que ahora se refugia en mi morada y que me servirá para llenar la campaña de Punjar con multitud de enemigos de diversa y malvada índole. Parecen pocos a simple vista, pero os aseguro que miedo me da el ponerme a contarlos.



Esta es la parte que yo aporto, con muchas miniaturas grandes, sobre todo gigantes, los cuales me encantan y con las miniaturas al pie de la caja que son las miniaturas de la gama Legendary Encounters de la marca Reaper. Unas miniaturas prepintadas que hcen sombra a las de WotC.


Como podeis ver es mucho material visual el que tengo para aportar a la campaña que en breve comenzaremos con Pathfinder, y es que pese a quien pese, las cosas agradan primero a la vista que a cualquier otro sentido, por lo que espero que este material sirva para su propósito que es aportar un apoyo visual a las aventuras y para ver el desarrollo de los encuentros de combate, que en mayor medida llevan el peso de las aventuras de espada y brujería.

martes, 18 de octubre de 2011

Rememorar una campaña con un viaje

Es extraña la sensación de Dejá vu, o como su término clínico denomina paramnesia, o sea, la experiencia de sentir que se ha sido testigo o se ha experimentado previamente una situación nueva.

Esto me ocurrió un par de veces durante el crucero que hice a final de septiembre y que me llevó de Barcelona a Estambul.

Para poneros en antecedentes, nuestras última gran y exitosa campaña como grupo de "La llamada de Cthuhlu" fue Horror en el Orient Express, una campaña mítica que podéis leer en este blog pero que os recomiendo que la juguéis todos los aficionados a Cthulhu, seguro que no os decepciona.
Para resumiros un poco, el grupo viaja desde Londres hasta Estambul para recuperar las piezas de un maniquí humano llamado el simulacro de Sedefkar.

Pues bien, en Venecia, descubren que una parte del simulacro, que es una pierna está en un carrusel en el campanario de una torre, allí luchan contra las figuras animadas para recuperarla.




Pues bien, esto fue lo que me encontré en la primera parada del crucero en Messina, que a las 12 en punto del mediodía congregó a casi un millar de personas en la plaza y que es una de las atracciones turísticas más importantes de la ciudad.





Ni que decir tiene que tuve que grabarlo en vídeo para enseñarselo a los colegas que jugaron la partida.





En youtube tengo el segundo vídeo en el que tocan el Ave María y las figuras del carrusel se mueven alrededor de la figura de la virgen María.


Fue muy curioso a la par que impresionante, y en un momento dado me preció ver varias figuras de humanos luchando por sus vidas en las sombras de aquel campanario. ¿Quién sabe si estarían tratando de frustrar los planes de los Primigenios?





A mi llegada a Estambul, tuve el segundo ataque de paramnesia, justo al iniciar la excursión del primer día, y es que pasamos por la estación del Orient Express, aunque el lamentable estado de conservación me entristeció mucho y que hubiesen puesto una gasolinera Shell justo delante, le quitaba todo el glamour y hacía muy difícil hacer una foto decente.


Un edificio muy europeo, probablemente de estilo inglés. Muy bello, pero abandonado a su suerte.


Subiendo por la estación llegamos a la zona de la gran mezquita, Santa Sofía y el Palacio de Topkapi, lo cual también es muy curioso, porque en él, los investigadores se reúnen con el profesor Azap, para recuperar varios pergaminos de Sedefkar.


Vista del palacio de topkapi desde el Bósforo al atardecer. Bello y siniestro al mismo tiempo.



El museo es impresionante y sólo con ver las estancias y las joyas que allí se guardan, me hizo pensar de nuevo en la campaña del Cthulhu y en mis jugadores, con los que me hubiese gustado poder compartir este genial dejá vu.


El palacio te deja sin palabras, es impresionante.


Todo Estambul fue un delicioso dejá vu, porque me hizo recordar la campaña y me hizo pensar que de haber sido al revés, hubiera podido meterle más trasfondo a la campaña y haber descrito mejor esta ciudad, caótica, llena de cultura y muy hermosa.

La mezquita azul, un prodigio de construcción.

Por supuesto que no encontré la mezquita roja, o mezquita evitada (Es una mezquita que aparece en la campaña pero que no es real, aunque viendo el número de mezquitas en la ciudad bien podría haberlo sido), pero hay que estar en Estambul y ver la multitud de mezquitas para darte cuenta que en la campaña estuviese tan justificado la dificultad para encontrarla. En su defecto visité la Mezquita Azul, una de las joyas de la ciudad, aunque me quedo con Santa Sofía, por su antigüedad, su construcción magnífica e innovadora en su época.

Sin embargo, sí que encontré algo muy siniestro y que apestaba a Cthulhu por todas partes.


El gato de Estambul, de mirada sabia y siniestra.

El muy jodío se agazapaba a la entrada de la mezquita, sin inmutarse frente a la avlancha de gente y te miraba con la sabiduría y maldad que tienen los servidores de los primigenios, mucho cuidado si os lo encontráis en Estambul, no olvidéis llevar un símbolo arcano con vosotros.

sábado, 15 de octubre de 2011

Cosas que nadie quiere oir

Pero que inevitablemente tienes que hacerlo y da igual que lo dejes ir o trates de maquillar la verdad. Hay una cosa que no se puede evitar y es que los hechos te golpeen en la cara con dureza y se te quede cara de idiota.

Sí amigos, hablo de los de Wizard, una vez más, aunque esta vez ya no es por una sensación o por un opinión, sino por una serie de hechos contrastados y ratificados que no tienen discusión.

La Cuarta edición es un pufo, y aunque lo escriba con minúsculas, todos sabemos que va en mayúsculas. Un fracaso editorial, por apostar por un modelo para un público que se la suda el rol y que para algo que se parece a un videojuego, digamos "World of Warcraft", prefieren directamente jugar a videojuegos.

La recontratación de Monte Cook, al que se echó como agua sucia, nos dice mucho y más si leéis su artículo en la web de D&D, en el que se intuye un regreso a la narración, que es la base del rol, y no a un wargame de miniaturas. LINK, gracias al compañero Spartan bobby, que me puso en su pista.

En el blog ROL MX nos sugieren la posibilidad de una 5ª edición, cosa que es muy posible, pero en mi humilde opinión, esa edición sería más bien un batiburrillo entre la 3.5 y la 4ª, porque para los jefazos de una corporación, reconocer que su apuesta es un fracaso absoluto, debe ser muy duro. Pero lo que dicen las ventas y lo que se ven en la Rolesfera y en los aficionados en general del D&D, cosa que me incluyo, es que muchos no han abandonado la 3.5 y que algunos han regresado escaldados tras probar, o dejarse engatusar, los encantos de la 4ª edición.

Ayer leía el blog de Jordi Zamarreño, Traducciones no simultáneas, y me encantó leerlo, porque esa entrada debería haberse titulado como la que que estáis leyendo. Que alguien involucrado en D&D, aunque sea en nuestra patria y con su versión traducida, diga lo que que piensa y no oculte o maquille los hechos, pues es digno de encomio.

Las ventas no son lo que se esperaban, no llegan ni a la mitad de lo que se llegó con la 3.5. ¿Alguien de verdad se pregunta por qué? La 4ª edición era algo que nadie que jugase a D&D necesitase o incluso pidiese. ¿Es que se saca más dinero con los manuales básicos que con los libros de aventuras, trasfondo o ayudas? bueno, se demuestra que no es así.

Por otro lado, tenemos a una infinidad de jugadores de "WOW" que no necesitan un juego de tablero que le imite. Tampoco creo que los roleros que juegan a "WOW" busquen en el rol algo que se le parezca, porque para eso ya tienen el jodío "WOW". ¿Toda una nueva edición que enganche a los más jóvenes porque se parece a algo que juegan en el ordenador? Creedme si os digo que la comodidad, el placer inmediato, que se consigue con los videojuegos no se obtiene con el rol, y menos si eres el DM y te tienes que currar la aventura.

Me parece muy curioso que muchos sigan buscando suplementos de 3.5 en tiendas y en la red, eso también dice mucho. El subidón de Pathfinder, tanto en USA como aquí en España, es algo que debería dejar clara una máxima, que si algo te funciona, no lo jodas y te lances a inventar algo radicalmente opuesto.

Sinceramente creo que estamos presenciando como los de Wizard se han dado cuenta que la fuerza de los hechos los están arrastrando hacia atrás y no hacia delante. Espero que por el propio bien del D&D y de los millones de aficionados que lo adoramos, se recupere el juicio en la casa del D&D y recuperemos un D&D que sea fundamentalmente un juego de rol y no en lo que se convirtió con la 4ª.

Sí, si, que yo ya entoné el Mea Culpa hace tiempo y fui uno de los seducidos por los cantos de sirena de la 4ª edición, tal vez porque apenas jugué a la 3.5 pero de sabios es rectificar y la inversión, por mi parte, en 4ª, aunque irrecuperable, al menos fue mínima. Sinceramente espero que me vuelvan a enganchar con un producto de calidad, como siempre ha sido, y sobre todo coherente con el espíritu del rol que nació de manos del propio Dungeons & Dragons.