lunes, 5 de diciembre de 2011

Narrativo o visual?

Es que no me resisto a usarlos, están cojonudos, son baratos y sirven para muchas situaciones.


Siempre que dirijo una sesión de rol, me gusta usar nuestro foro privado, a posteriori, para dar mis impresiones acerca de la sesión y de la aventura en sí. Lo que más ha gustado, lo que menos, a quién he visto más inspirado roleando, las buenas y no tan buenas actitudes de la gente durante la sesión, etc, etc. Luego espero el necesario feedback en el que los jugadores también me comentan sus impresiones, lo que mejora mucho la experiencia rolera.

Y un comentario que me sorprendió y que generó división de opiniones fue uno que hizo uno de los jugadores a raíz del uso por parte de este DM de unos Tiles de cloacas, cuando las exploraban siguiendo el rastro de unos hombres-rata.


Las apestosas cloacas de la discordia, con trampa y monstruo incluído, aunque obligado por las expectativas de los jugadores.



Y todo esto es por el hecho de usar tiles como si de una partida de Heroquest se tratase, o bien no lo es?

Me gusta lo narrativo y me considero un DM más narrativo que reglístico, pero también me gusta lo visual, en el sentido de que me gusta ver por donde se mueven los pj´s y lo que ven a su alrededor, mediante la descripción y las ayudas visuales.

Una imagen, un mapa o incluso un boceto a lápiz puede ser evocador y dar más profundidad a la narración del DM.

Sin embargo, otro de los jugadores me comentó lo siguiente; "el ir construyendo al entorno de forma visual no tiene precio, de hecho, te puedo decir que es una de las cosas que más me ha gustado siempre de tus partidas, el poder hacerme una idea visual de donde está cada cosa en según que momento."

Y es que esto se acerca más al objetivo que busco con el uso de tiles, mapas e imágenes.


Sabes donde estás y que aspecto tiene el terreno que pisas. Eso es impagable. No siempre se puede, pero cuando se puede hay que aprovecharlo.


Con la 3.5 y la 4ª edición me acostumbré a usar los battlemaps como DM, y como jugador me gustaban mucho los mapas que venían con las aventuras, muy detallados y coloristas, que te hacían meterte de inmediato en la acción.

La imágenes para ambientar las partidas las descubrí cuando estuve vagando por los desiertos del rol y me encontré un DM del "Señor de los anillos" que usaba imágenes de lugares , sacados de internet, para meterlos en la partida, la verdad es que ambientaba mucho, eran muy evocadoras y te metían en ambiente de inmediato.


Tampoco hay que pasarse, pero ¿A que molaría tener pasta para montar algo así?


Creo que también hay un cierto vicio en cuanto a los jugadores cuando dibujas un mapa de una escena, inmediatamente cojen sus dados y tiran por iniciativa, incluso sin que el DM se lo diga, es una conducta que hemos cojido jugando a las ediciones anteriores del D&D, y es que battlemap o tile es sinónimo de combate. Y cuando uno trata de cambiar el chip, los jugadores se revuelven y se frustran si no hay combate.

¿Por qué pones un mapa o un tile si luego no va a haber combate?

Pues porque es un elemento más de la narrativa, un aporte visual a la narración del Dm, te ayuda a moverte físicamente por la descripción de la situación y el lugar donde se desarolla la escena, que puede o no tener combate, también puede haber pistas, puertas secretas, trampas o simplemente un lugar que puede ser la antesala de un encuentro roleado o de un combate.

En este caso particular, puse un Otyguh en una intersección de las cloacas, craso error por mi parte, ya que les dí lo que esperaban, pero creo que casi todos quedaron satisfechos, porque inconscientemente esperaban un combate.


Pintar está bien, pero un tile queda mejor cuando eres un cenutrio dibujando o lo haces deprisa.

Esta conducta cuesta cambiarla, pero creo que hay que hacerlo en aras del rol, porque las ayudas visuales sirven para muchos propósitos, pero el principal debería ser el de aportar una referencia visual a la descripción del DM. Que luego haya o no combate debería ser secundario, y eso es en lo que trabajo en esta campaña de Punjar y en mis partidas de rol en general.

Lo visual y lo narrativo o descriptivo, pueden convivir, pero para eso hay que cambiar ciertos vicios de jugadores y DM. Sobre todo, algo que se ganará es que cuando pongas un mapa o un tile, o una imagen o un boceto, los jugadores nunca sabrán si hay que combatir, explorar o interactuar en el entorno, lo que devuelve la capacidad de sorprenderse a los jugadores experimentados y el Dm tendrá más elementos para que sus partidas sean imprevisibles, porque al fin y al cabo eso es la magia; "La capacidad de sorprenderse a cada momento del espectáculo." y no hay mayor mago que un Dm que puede usar todos sus trucos en las partidas.
Publicar un comentario en la entrada