jueves, 3 de noviembre de 2011

Un crítico que no pifie



Una ilustración evocadora y gore, ideal para la colección.



Alguien podría haber dicho alguna vez; "En esta vida, amigo rolero, sólo hay dos clases de jugadores, a los que le gustan los críticos y los que odian las pifias." Bueno, a mí siempre me han gustado, porque en un combate no hay nada más demoledor y definitivo que un buen crítico, el golpe que suele decantar la batalla hacia un lado u otro. Por otro lado, las pifias te hacen sonreír cuando las sufre un compañero y te saltan una lagrimita cuando te pasan a ti. Que son divertidas, es innegable.



¿Es cosa mía o acojonan muchísimo algunos efectos? El Bone Masher (machaca huesos) duele sólo de leerlo.

En juegos como "El señor de los anillos", "Rolemaster" y "Runequest" sufrí y disfruté de los críticos y pifias por igual y cuando me lancé al D&D en sus diferentes ediciones, pues perdí ese gusto, esa sensación eléctrica cuando los dados rodaban por la mesa y se detenían en esa cifra mágica que representaba el tremendo golpe que se iba a llevar el enemigo de marras o bien el fallo más estrepitoso que podría poner a tu pj dentro de la caja de pino en un santiamén.

Jugar fantasía medieval está genial, pero derrotar a los enemigos simplemente por el desgaste de sus puntos de golpe o de vida, no es comparable a cuando tus golpes les producen heridas que los debilitan durante ese combate o bien los dejan a tu merced para inclinar la balanza de la victoria hacia tu lado.



Severe hand=mano amputada, ¿Hay algo peor? Sí, leed el de Combustion, o sea achicharrarte vivo.


Y también es verdad, que para bien o para mal, el uso de los críticos y pifias, hablo por la experiencia del "Runequest", acelera mucho los combates, lo cual es lo que busco con este regreso al D&D de la mano de Pathfinder.


Llevaba tiempo pensando si introducir esta variable en el juego y las consecuencias que podría tener, pero quería ver las cartas antes de comprarlas, no fuera que al final me quedase con una baraja o dos (si es que me pillaba la de las pifias) y las dejase en mi estantería por inútiles.Por eso cuando las hallé en PDF, me las descargué (Tranquilos los de Paizo, que ya las tengo pedidas) y les eché un vistazo. Me gustó lo que vi y me pareció muy interesante el usarlas, tanto por la variedad de efectos como por el impacto que tendría en los combates.


El último efecto se sale, esto es lo que yo llamo, un critico demoledor, sí es posible que se les haya ido un poco la pinza, pero siempre puedes salvar la tirada de voluntad por la face, bueno, legalmente con una tirada de dados ;)

Por lo que he leído de los que ya las han probado o bien las usan habitualmente en sus partidas, creo que será un buen aditamento que servirá por igual al dinamismo de los combates y a combatir la rutina de los mismos. Además coincido en que los pj´s siempre podrán usar la baraja de críticos mientras que sólo los pnj´s importantes de la aventura serán capaces de usar esta baraja, no cualquier monstruo o enemigo común, ya que eso hará que los combates importantes sean realmente desafiantes y peligrosos.


No sólo sangre debería haber en esta portada, sino también lágrimas de jugadores.



Pero claro, como todo en este universo, no puede haber un bien sin su mal correspondiente, por lo que también me descargué la baraja de pifias, y la impresión fue la misma, un repertorio de efectos muy útiles para los combates, para bien o para mal.


Se me ponen los pelos de punta con sólo leer los efectos, menos mal que yo soy el DM, jejeje.



Lo que está claro es que no puede haber una ventaja sin contrapartida, porque desequilibraría el sistema y beneficiaría en exceso a los jugadores. También es verdad que las pifias afectan a todos por igual, a los chicos malos y a los chicos buenos. Y seamos sinceros, esto es como la vida misma, los seres humanos somos capaces de lo mejor y de lo peor en cuestión de segundos, por lo que emplear esta baraja de pifias también es un reconocimiento a la falibilidad innata en el ser humano, enano, semiorco, elfo, semielfo y halfling(o sea, que la podemos cagar en un abrir y cerrar de ojos).


El ying y el yang, sólo que vete tú a saber cual es cual. Será muy divertido descubrirlo mientras jugamos a Pathfinder RPG.


Lo que sin duda resultará de incluir estas dos barajas de efectos en el juego será el de evitar una monotonía en los combates, darles más emoción a los críticos y a las pifias. Y si puedo grabaré en vídeo las caras de mis jugadores cuando las sufran o las provoquen, será digno de ver, eso seguro.
Publicar un comentario en la entrada