jueves, 10 de noviembre de 2011

Entretenimiento a bordo


Excelente portada, mostrándote tu rol en este juego.



Justo la semana antes de irnos de crucero, me llegó el juego de "Jaipur" que compré tras leer la reseña del juego en el blog de 2M10. Y es que llevaba mucho tiempo buscando un juego para dos personas, sencillo, divertido y rápido. "Jaipur" tiene eso y más. Lo jugamos antes de irnos, aunque no logramos perfeccionarlo hasta el crucero, porque simpre nos saltabamos algo, una pena no haber pillado las reglas traducidas en Boardgamegeek. Al final logramos perfeccionarlo, y es que la fase de coger cartas y vender mercancías la hacíamos en el mismo turno, lo cual hacía que el juego fuera más frenético si cabe.


Jugamos incluso con mi hijo de 6 años que le cogió la mecánica rápidamente y nos ganó más de una partida. Por lo que incluso os lo recomiendo para los peques, que les ayuda a despertar la mente. Podría haceros una reseña del juego, pero hay muchos blogs especializados en juegos de tablero que ya la han hecho y muy buenas, por cierto. Os dejo la lista de todas las que leí y que me convencieron de pillarme este juego, que está entre los mejores de mi colección.


Reseñas de Jaipur;
El problema principal y único de este juego es que las reglas no están en español, pero en este link de Boardgamegeek las podéis encontrar en nuestro idioma.


El mejor juego de 2001 que me compré en 2011, si es que no tengo remedio, visionario me llaman.

Sin embargo, como el crucero era de 12 días y había días enteros de navegación, sin ninguna parada en tierra, pensamos que con un juego se nos iba a hacer poco, por lo que la mañana que embarcamos en el crucero, nos dimos un salto, toda la family, hasta la tienda de Gigamesh, a la que no iba desde hacía más de 6 años.

Ahora está dividida en dos tiendas, una de libros y comics por un lado, y juegos y rol por otro, con lo cual ha mejorado mucho, porque cantidad y variedad hay para para un camión. Nos atendieron estupendamente, y salimos muy satisfechos por la compra. Buscabamos un juego que funcionara bien con dos jugadores pero que luego pudiera servir para jugar con más gente una vez volviesemos del viaje.



Reglas sencillas y amenas, que no dejan lugar a la duda.

Entre las opciones que nos dieron, nos quedamos con 3; Dungeoneer, Colonos de Catán y Carcassonne. El Dungeoneer le pareció demasiado rolero a mi mujer, y entre los dos últimos, nos convenció el precio y el tamaño de la caja, entre otras cosas. Ambos juegos están muy valorados y sé la fama que tiene el Colonos de Catán, además que los dos tienen varias expansiones o "extensiones" como dice mi mujer.

Como no teniamos demasiado espacio disponible, nos decidimos por Carcassonne, aparte que por 20€, no hubiera sido una tragedia si el juego al final era un full.


Elementos sencillos que te permiten jugar en los sitios más insospechados.


Sin embargo, la elección de mi mujer estuvo acertada y estuvimos jugando a Carcassonne durante todo el crucero, y mi hijo de 6 años jugó con nosotros, pillando la sencilla mecánica del juego enseguida y alguna que otra partida nos ganó.


Por si no lo habéis probado, el juego es bastante sencillo, muy dinámico y que tiene una mezcla de estrategia y suerte que puede ser explosiva. La lucha con el resto de los jugadores es continua a la hora de competir por el terreno y los puntos que proporciona.


No solo explican las reglas sino que vienen ejemplos prácticos de situaciones de juego.


La mecánica es simple. Vamos colocando tiles de terreno en cada turno, de manera legal, ya que los tiles conectan unos con otros de forma lógica y siguiendo el dibujo que tienen estampado, cómo podéis ver en la foto.


Los granjeros compitiendo por un trozo de tierra que cultivar, ¡que dura era la edad media!

Se juega con 7 fichas de peones que se convertirán en ladrones si las colocas en caminos, caballeros si las pones en castillos, monjes si las pones en abadías y en granjeros si las colocas en las zonas verdes del tile.


Los caminos listos para llenarlos de bandoleros, bandidos y asaltadores de medio pelo.

Todos los tiles se tienen que colocar pegados por uno de sus lados, nunca por las esquinas y respetando el dibujo, es casi como colocar un puzzle, tiene su factor de estrategia y de suerte, ya que los tiles se van tomando al azar.


Se van sumando puntos a medida que se completan los caminos, los castillos y las abadías, con lo que se recuperan los peones y se pueden volver a utilizar en el juego. La única excepción son los peones que se colocan como granjeros que puntuarán al finalizar el juego.


Una vez rodeas los monasterios con tiles te llevas los puntos.

Hay muchas expansiones del básico, algunas interesantes y otras que me han parecido muy chorras. Nosotros nos pillaremos seguramente dos, que incluyen los tiles del río. Pero dudo mucho que completemos la colección.


Mientras los ladrones campan a sus anchas los caballeros preocupados de que no se quede el castillo sin construir.


Jugamos muchas partidas, que son rápidas y muy entretenidas. Un juego muy recomendable para toda la familia, con bajo nivel friky y que gustará a todos los tipos.


Pero como con Jaipur, os dejo unos cuantos links de reseñas del juego;

Publicar un comentario en la entrada