viernes, 15 de julio de 2011

Empezar de cero...¿Por qué?

Punto de partida algunas veces, punto recurrente otras. Difícil todas.

No se si os ha pasado mucho y cómo lo habréis manejado, pero reconozco que a mi me ha pasado unas cuantas veces. Tener campañas inconclusas por cambiar de edición es algo que puede llegar a ser endémico del D&D.



He pasado de AD&D a D&D 3.0, luego a 3.5 y finalmente a 4.0. Ahora voy a empezar con Pathfinder a mi regreso y me planteo de nuevo empezar de cero.







Antes de D&D 3.5 tenía para AD&D una campaña llamada "La Tumba del Gran Rey" basada en un mapa de la caja de "Tiempo de Dragón", en Taladas, y que tenía un hilo conductor que era la búsqueda y hallazgo de esa tumba, donde se escondía el fin de una poderosa y antigua civilización y el inicio del fin del reinado de un maligno imperio en el mundo de juego. Algo así como "La espada de la verdad" de Terry Goodking, pero en formato Dragonlance. Aquí llegamos a nivel 14, pero no terminamos por innumerables problemas.






Cuando decidí meterme de lleno en la 4ª edición de D&D, fue pagando un precio, que ahora, volviendo la vista atrás, considero que fue alto. Llevaba dirigidas 5 partidas de una campaña de Ravenloft que fue mi primer baño en 3.5 como DM. El grupo estaba genial y las aventuras estuvieron muy interesantes y gustó mucho, pero la llegada de la 4ª edición y los problemas que teníamos con la 3.5 en otras campañas que teníamos en marcha y que eran con pj´s de más alto nivel, dinamitaron todo lo relacionado con 3.5. Una verdadera pena, porque Ravenloft es una de las ambientaciones que más nos gustan y que nunca hemos podido llegar a niveles altos ni terminar campañas a largo plazo. Y han sido unas cuantas en todos estos años, principalmente con la 2ªed. AD&D.





Agridulce decepción.



Con la ilusión de la 4ª edición y los buenos resultados, a niveles bajos (todo se jode a medida que subes de nivel) preparé la campaña de "Las sombras de Punjar", que tiene muchos post en este blog. Me curré unos personajes cojonudos, con historiales muy de novela (modestia aparte) y una trama abierta que más parecía un sandbox, aunque el objetivo final era ver a los personajes convertidos en los líderes de un gremio de ladrones de una de las ciudades más importantes del mundo conocido. Jugamos tan sólo dos partidas con un resultado excelente, pero luego sobrevinieron los problemas del grupo y me alejé de la 4ª edición tanto que cuando surgieron las decepciones roleras que provoca este wargame de miniaturas, ya había decidido dejar la edición de manera definitiva. Esto fue volver a empezar de cero, y acabó nuevamente de manera abrupta.



Así que volvemos al inicio del post y al inicio de una nueva edición. Estamos en el kilómetro cero de Pathfinder, estamos empezando de nuevo. ¿Y ahora qué? es la pregunta que me ronda por la cabeza. Y la acompaño con ¿Y por qué empezar de cero?


Las tres campañas que he comenzado y he abandonado inconclusas no han quedado en el olvido y retomar esas tramas no sería complicado, y tal vez retomar la más antigua de todas tendría un punto nostálgico muy positivo, tanto para mí como para aquellos jugadores que estuvieron implicados en ella.


Aquellos que seáis DM me reconoceréis que el trabajo que tiene montar una campaña a largo plazo es grande. Y más si tienes un hilo argumental que termine en algo apoteósico, un final de leyenda. Cerrar el libro de esa aventura sin final y empezar de cero, se hace duro, porque es volver a crear todo desde el principio, enfrentarte al demonio de la hoja en blanco.


¿Merece la pena empezar de cero y dejar atrás todo el trabajo hecho? Sinceramente creo que con el poco tiempo que tenemos algunos de nosotros, es un lujo que no podemos permitirnos. Retomar una antigua campaña con personajes similares a los anteriores o incluso con los mismos pj´s si no han desparecido de las carpetas, es como cuando en una serie de televisión un personaje continúa siendo interpretado por un actor diferente, es raro al principio, pero te terminas acostumbrando.




Con una libreta llena de trasfondo y pnj´s, no puede quedar en el olvido esta mortífera ciudad.


Con unos pocos ajustes se podría retomar esas campañas inconclusas que dejamos atrás, por diversos problemas, y adaptar las historias y los personajes a los nuevos sistemas y tal vez incluso a nuevos jugadores. Si me apuráis mucho, incluso se podría retomar una campaña con nuevos personajes y una historia antigua, algo así como retomar una misión en la que los héroes que les precedieron fracasaron y su misión es cumplir un destino que otros no lograron alcanzar.


Casi estaría dispuesto a cualquier cosa antes que empezar de cero una vez más. Porque empezar de cero cuando no queda nada pendiente atrás, es un reto y una renovación. Pero me da la sensación que empezar de cero cuando lo que dejas atrás está inconcluso es volver a repetir la misma historia una y otra vez. Y creedme si os digo que estoy harto de doblar una curva y encontrarme de nuevo ante la maldita señal de Km.0, como si de una peli de terror psicológico se tratase.



Cierto Drow llamado a ser el nuevo líder de una poderosa cofradía de ladrones.



Esta vez haré trampas y elija la historia que elija, empezaré donde lo dejé, camino hacia ese final legendario que tan esquivo ha sido conmigo en Dungeons & Dragons.



¿Y vosotros, veis vuestro kilómetro cero atrás o sospecháis que se esconde en el siguiente recodo del camino?

Publicar un comentario en la entrada