viernes, 15 de abril de 2011

Vendo todo mi Rol




Qué cantidad de reflexiones hay en el mundillo blogero sobre el Rol, que porque no vende, que porque no se promociona y demás asuntillos. Mira que echo de menos un foro común para que cada cual cuelgue su artículo... ¿Os imaginais una página, como estas de los periódicos online, pero de artículos roleros de actual-play, opinión, foto-reseñas...? Uno que no regente nadie en particular, que sea una amalgama de todos nosotros, entras y sales a colaborar si tienes el día, como en la Wikipedia a poner artículos, o el Facebook a opinar o una unión de todo.
Quizás también anuncios de contactos.... Roleros, oiga. De esos para promocionar el Rol.

Bueno, pues yo, en el artículo de hoy, voy a poner un anuncio en este hipotético periódico rolero, para venderos, por el simple precio de que acepteis leer hasta el final, todo mi Rol.
Entiéndanme, todas mis ideas sobre todo lo que vengo leyendo al respecto desde hace algún tiempo.

Asumámoslo. El Rol o te gusta o lo repudias. Yo, al menos, no conozco a nadie que me diga que le gusta "un poco" el Rol.
El Rol es una afición mal entendida, porque se trata de una persona que imagina un papel, lo interpreta en voz alta y no le da verguenza hacerlo delante de otras personas. Esa es una actitud natural en los niños, que imaginan ser sus superhéroes favoritos, pero visto en adultos jugadores por terceras personas puede parecerles ridículo si no es sobre un escenario teatral.
Es difícil que alguien que siente verguenza ajena de unos tipos haciendo ruiditos frente a una hoja de papel y dados de colores quiera saber de juegos de Rol.

¿Jugando al Rol en lugar de al fútbol? Tú estás chalado...

El Rol solo se puede vender como pseudo-teatro para que la persona que está escuchándote al contarle como se juega, no te mire desde el principio (aunque lo hará más tarde) como si estuvieras chalado: "Y hay un maestro que ¿te dirige?"... "Y entonces tu dices que matas a alguien... ¿y lo haces?". "¿Las katanas son obligatorias?"
Son preguntas a las que me he enfrentado (menos la última, que son cosas del Midas, de La Choza del Rol) cuando he intentado explicar que es lo que hacemos mis colegas y yo alrededor de una mesa y, lo más raro, que no haya un parchís o un monopoly en medio.
El uso de la palabra teatro quizás consiga dar un punto de seriedad a tu exposición, pero que te guste el teatro no quiere decir de inmediato que quieras ser actor.

Admitámoslo, si no te ha interesado de una manera u otra en el pasado, a un tipo de a pie no le apetece acercarte al hobbie. El Rol no se vende bien.

Si me preguntan como creo que es la mejor manera de promocionar el Rol, creo que donde mejor se puede vender es en un entorno especializado, allí donde hay verdadero potencial de interesados.
Al pensar en el esqueleto de este artículo de reflexión personal, me han venido unos ejemplos que bien podrían ser titulares de nuestro periódico de difusión del Rol y todos transcurren en escenarios muy específicos:

- Presentación de libro de fantasía, consistente en partidas de Rol en la que los presentes se ponen en el papel de los héroes.

- Si te gusta durante tu wargame poner voces al general enano, mira en las estanterías los libros de Rol.

- Librero le comenta a un lector que además de los libros de Tolkien, existen juegos para sumergirse en el universo de la Tierra Media.

- Jugador de consola adapta la temática de su RPG favorito e invita a sus colegas a jugarla juntos con el sistema X.

- El Clubs de Lectura de la Señorita Pepis organiza partidas relativas al géneros de los libros elegidos.

- Jornadas de Historia: imagina ser un... (ponga aquí el juego de Rol acorde a la época)

Seguro que entre unos cuantos sacan ideas mejores que las que se me acaban de pasar por la cabeza y es que entre las que he puesto tampoco habré descubierto la pólvora, pero si a mi, en unos minutos se me han ocurrido estas, si no las he puesto en marcha alguna vez es porque ni soy profesor, ni tengo una tienda, ni soy Willy Toledo, etc. Sin embargo, si he participado activamente en jornadas, algo es algo.

Yo también juego al Rol, chavales. ¿Nos echamos unos dadillos? Pero sin mariconadas.

Yo juego al Rol con mis amigos y se que es difícil que un grupo de roleros vea más allá. Hay una niebla que impide que se abra al exterior, que impide que el hobbie se expanda más allá de otros colegas que sabes que sí juegan también. Ya desde la raíz hay una aversión de tratar de esto en otras conversaciones (lo que comentaba antes, vamos). Eso también forma parte de la idiosincrasia de los grupos de Rol, que no son muy proclives a formar una estructura local didáctica, y aunque lo fueramos, tampoco es fácil montar partidas para todos aquellos que de, así, de repente, te digan que si les enseñas a jugar. Ya a veces cuesta quedar con los tuyos...

Pero mira por donde, internet quizás sea el Palantir que nos hacía falta. Hay un gran esfuerzo individual por ahí fuera, pero a todos, tarde o temprano nos entrará el cansancio o los agobios de la hipoteca. Al menos en el camino, nosotros hemos podido conocer, ver que hay más juegos, y hacer que cunda la alegría, algunos habeis movido conciencias con vuestros posts., al grito de Extra! Extra!!!.
Lo del "boom" de blogs que hay, lo comparo a aquel anuncio de D&D que venía al final de los libros de "Aventura sin Fin". Leer sobre historias y de como se pueden estructuras para disfrutarlas desde dentro, hace que me encienda esa llama de querer saber más y experimentar.

Y, bueno, entre descubrimiento y descubrimiento en los blogs, algunas pelas han caído por el camino. Porque a todas estas, aquí no hay que poner granitos de arena. Hay que poner billete sobre billete.

El Rol, al fin y al cabo es invertir tiempo y también, por supesto, dinero.


Me voy a comprar las novedades de D&D de este mes!
Publicar un comentario en la entrada