martes, 26 de abril de 2011

E-book, la comodidad por encima de todo





BQ pocket plus, con las 3 "b"; bueno, bonito y barato.


Cuando, en julio, lleve más de la mitad de la misión, celebraré aquí mi cumpleaños, y aunque lo celebraré, con la mesura que caracteriza las celebraciones en una base militar en zona de operaciones, lo cierto es que no espero recibir ningún regalo de territorio nacional, más que nada porque ya lo recibí por adelantado antes de venirme. Un e-book reader, o como se diría en cristiano; un libro electrónico. Un regalazo de mi mujer y los peques.



Un tamaño ideal, ni muy pequeño ni muy grande, ideal para llevar encima y leer en cualquier sitio cómodamente.


Se trata de un sencillo modelo BQ pocket plus, muy ligero y con un tamaño que aunque en un principio me pareció demasiado pequeño, comparado con otros modelos que vi en las tiendas, a la larga me parece que ha sido una gran elección.

Conocía las maravillas de la tinta electrónica, pero ahora os puedo confirmar que es una gran verdad, puedes pasarte horas leyendo sin notar cansancio en la vista, lo cual, para alguien que trabaja con el ordenador a diario y también en tiempo de ocio como yo, es algo genial. Además, al ser ligero y pequeño se puede llevar en cualquier bolsillo, y en el bolsillo de la camisola del uniforme mimetizado pues encaja a la perfección, ni te das cuenta que lo llevas.

Hace algunos días visité uno de los refugios de la base, visita obligada gracias a unos molestos vecinos de turbante y de reprobable actitud, y me pasé dos horitas leyendo “Festín de cuervos” de Canción de Hielo y Fuego, y la verdad es que todo son ventajas; el peso, la tinta electrónica, y la posibilidad de leer en vertical u horizontal, que hace más cómoda la lectura dependiendo de la postura que tengas. Ni que decir tiene que tanto mi colega, con su portátil y yo con mi libro, fuimos la envidia del refugio.


El peso y tamaño del e-book su arma contra el formato papel.


Cuando preparé mi petate principal, que viajaría en contenedor hasta Afganistán, puse varios libros que tenía pendiente por leer, y es que el peso no era problema en este caso, pero extrapolando este viaje a otro que puedas hacer en tu vida cotidiana, dígase vacaciones de verano, semana santa, o un puente largo, el hecho de llevar libros de papel supone un peso extra adicional y un hueco a tener en cuenta en la maleta. El libro electrónico soluciona esto de manera definitiva.

Para muestra la foto de mi estantería, aquí en mi habitación de la base. Tengo cientos de libros metidos en la memoria del libro electrónico, suficientes para varias misiones, y el tamaño que ocupa con respecto al resto de libros es más que considerable. Además de este hecho, os comento que no he cargado la batería desde que me lo regalaron, lo cual dice mucho de su autonomía.

Una de las mejoras importantes frente a los libros en papel, es sin duda la diferencia en tamaño y peso, sobre todo los que, como yo, os gusta leer en la cama y no tener que soportar los tochos del tipo “Los pilares de la tierra”, o los de la saga de Canción de Hielo y Fuego.



Excelente para la lectura, pero sin posibilidades contra un buen manual de rol.



Que el libro electrónico se está imponiendo es un hecho que se ve día a día en las calles, pero que desbanque al libro de papel, no lo veo tan claro. Por lo menos no a todos los tipos de libro. En cuestión de libros de rol, sobre todo manuales, prefiero el papel, porque a nivel de consulta es más práctico y sencillo. Aunque como todo en esta vida, es cuestión de gustos. Sin embargo, para leer novelas, os aseguro que está genial y que dudo mucho que retorne al formato papel.

Sólo falta que nuestras editoriales españolas apuesten seriamente por este formato y vean que la reducción de costes y las nuevas tendencias no pueden ser pasadas por alto. Aunque para qué engañarnos, esto es España e ir a la vanguardia de las nuevas tecnologías e ideas nunca ha sido nuestro fuerte.


Sustituid la lanza por un fusil AK-47 y la campanilla por un móvil y ya tenéis a un insurgente. Casi prefiero a los Belgoi.


Bueno, amigos, desde mi pequeño retiro espiritual de Asia, bajo la influencia del Hindukush, en una tierra de polvo y fuego (que no es Dark Sun, ni de lejos, aunque el parecido entre los Belgoi y los insurgentes es mucho) os recomiendo la compra y uso de estos geniales cachivaches. Si sois amantes de la literatura y os gusta leer novelas, este es el futuro, por comodidad principalmente. Un objeto que no excluye a los libros en formato papel sino que les complementa, cosa que no debería ser anatema para los coleccionistas y nostálgicos de los libros de papel.

Publicar un comentario