miércoles, 5 de enero de 2011

Constantinópolis. Reseña fotográfica


El tablero con sus componentes listo para jugar.


Aunque el primer juego del año 2011 al que he jugado ha sido el Cadwallon, ciudad de ladrones, realmente el primer juego del que quiero hacer varias reseñas en condiciones es el Constantinópolis, que me regalaron el día 1 de enero por mi santo. Ya lo he destroquelado, he preparado los elementos para la primera partida tutorial con dos jugadores y estoy inmerso en la lectura de las reglas, que por ahora no están mal, aunque me parecen un poco farragosas para lo sencillo que debería ser el juego.

Una de las cosas que mas me ha gustado de esta primera impresión son los términos latinos empleados en todas las definiciones del juego; nombres de localizaciones, de barcos, de edificios y de cargos, lo que le da un aire más histórico al juego y un toque que denota cuidado por los detalles.


El libro de reglas de 15 páginas que viene en español y en francés.


Como diría Jack el destripador, vayamos por partes;



Aquí se pueden ver las cuatro localizaciones del mercado donde se pueden comprar y vender bienes.


La primera foto es una vista global de todos los elementos del juego; el tablero desplegado, que representa a la ciudad de Constantinópolis y el resto de elementos que componen el juego. Hay que decir que la calidad es muy alta y que es una preciosidad de tablero.



Cada jugador empieza con su ficha, en la que deberá situar todas sus propiedades, tesoro, bienes y las travesías de sus barcos de comercio. Se empieza con 30 monedas, una ficha de barco pequeño, 4 contadores de establecimientos comerciales y con una propiedad llamada Ager que será la primera que nos proporcione bienes para comerciar.
Las casillas superiores nos muestran la travesía de los barcos por turnos. Junto al Ager podemos situar nuestras nuevas propiedades en cada una de las casillas, 15 en total. A continuación tenemos la casilla donde guardaremos el dinero y bajo esta la casilla para almacenar los contadores de bienes.





Las monedas vienen de cartón y aunque he oído quejas a este respecto, diciendo que bien podrían haber sido de plástico, pues al verlas y tocarlas me parecen bastante correctas y que deben durar si se las trata y conserva bien. En total son 85 contadores de monedas con valores de 30, 10, 5, 2 y 1 pieza de oro.




Los contadores de bienes, los marcadores de cargo público de cada jugador, los marcadores de nivel de producción y de puntos de fama, además de los contadores de establecimientos comerciales, vienen en madera y con 5 colores.
Como podéis ver en la foto, las agrupaciones de la izquierda, que son todos los marcadores menos los de bienes, pertenecen al jugador y comienza a jugar con ellos en su poder. Los marcadores de bienes son producidos por las diferentes propiedades que se van adquiriendo y que sirven para gestionar contratos.

Los marcadores de bienes representan; Verde (alimentarios), Azules (consumo), Rojos (industriales), Negros (militares) y Amarillos (lujo).




Estos bienes son producidos por los edificios que tenemos a disposición por la ciudad y que cada uno de ellos produce bienes de su color.

El principal objetivo del juego es alcanzar el mayor nivel de fama y para ello, debemos gestionar nuestros recursos y conseguir bienes con los que gestionar contratos. Los edificos que compramos nos proporcionan esos bienes y algunas ventajas que nos harán subir en el escalafón de la fama.




El robo de carta de contratos y la subsiguiente fase de aceptación de contratos nos va a permitir ganar dinero y fama, lo que nos ayudará a conseguir el objetivo de ganar el juego. los contratos pueden ser para transportar mercancías o pasajeros (incluso ambas) y dependiendo del tipo de barco; pequeño, mediano o grande, podremos llevar más o menos contratos a bordo y la travesía durará uno o dos turnos.





Las cartas de mercados se barajan y se colocan boca arriba en el recuadro del tablero conocido como mercado futuro.




En el recuadro conocido como mercado actual se coloca una carta boca arriba, que indicará los precios a los que los bienes podrán ser comprados o vendidos en la ronda actual de juego. Cada localización está representada por una carta y en ella hay una tabla que indica los precios a los que los bienes pueden ser comprados o vendidos durante la ronda actual y los beneficios en puntos de fama por la donación de bienes a la población de Constantinópolis.



En el tablero tenemos un esquema de las fases del turno de juego. Muy intuitivo y que servirá a todos los jugadores a situarse en la ronda y saber en que fase del turno se encuentra.

Por lo que he leído hasta ahora el juego augura ser de una dificultad sencilla y con muchas formas de llegar a la victoria final que será cuando el primer jugador alcanze el nivel de fama necesario dependiendo del número de jugadores .



Siento no poder comentaros más de momento pero me queda una lectura comprensiva de las 16 páginas de las reglas y una partida tutorial para ir cogiendole la mecánica al juego. Por lo que parece va a ser divertido e interesante. Pronto seguiremos indagando en este nuevo juego de comercio.
Publicar un comentario