sábado, 9 de octubre de 2010

De héroe a villano

Héroe un día.

En esta atípica entrada, permitidme que mezcle dos de mis aficiones preferidas, el rol y el fútbol americano.

Si algo me sigue sorprendiendo de nuestra especie humana es la fragilidad de la lealtad y la memoria selectiva. Uno puede pasar de héroe a villano en un abrir y cerrar de ojos, porque siempre juzgamos lo inmediato y olvidamos rápidamente los logros de nuestro congéneres. Somos ingratos por naturaleza.

El año pasado Garret Hartley, el kicker (chutador) de los New Orleans Saints fue el gran héroe del equipo y de la ciudad, gracias a un difícil field goal en la prórroga de la final del título de la NFC, que a la postre llevaría al equipo a jugar la Superbowl y ganarla, gracias también a la aportación de este joven kicker, que logró materializar 3 field goals de más de 40 yardas, lo que no es nada fácil.


Villano al siguiente.

Meses más tarde, en el inicio de esta nueva temporada, nos lo encontramos apartado del equipo y con otro kicker, fichado deprisa y corriendo para, en principio darle más estabilidad, pero esta semana se ha demostrado que ha perdido la confianza, tanto del equipo, como de la afición. Bien es verdad que en estas tres primeras jornadas su rendimiento ha sido bajo e irregular, culminando con el fallo de un field goal en la prórroga de la 3ª jornada que, a la postre, hubiera significado al victoria en un importante partido divisional.

En el 4º partido de liga, el nuevo kicker chutó tres field goals y metió los tres, lo que dio la victoria a los Saints. El héroe se convirtió en villano y ahora olvidado por los logros de su sustituto que es el nuevo héroe, pero ¿Cuanto durará esta nueva condición de héroe para el nuevo? Teniendo en cuenta los antecedentes que os he relatado, puede que muy poco.


En un mundo de leyenda, repletos de héroes y villanos.

Extrapolando esta situación al rol, tenemos una buena alternativa para dar más “picante” a nuestras tramas, algo que está ahí pero que no sabemos explotar o bien nos da miedo las consecuencias que puede plantear en una campaña.

Y es que, la experiencia de pasar de héroe a villano, de la noche a la mañana, es una sensación que a nadie deja indiferente. Este tipo de situaciones pueden estremecer al grupo de aventureros más aguerridos y dejarlos con una sensación de desasosiego que les conduzca incluso a cambiar su actitud a lo largo de una campaña.

La única vez que probé esta técnica los resultados dramáticos fueron brutales y desastrosos. La campaña que llevaba era de Ravenloft y el módulo en cuestión era uno de los primeros de la caja “The nigthmare Lands”. La sinopsis era muy simple;



El grupo de aventureros llegaba a un pueblo con problemas de saqueos y ataques por parte de una banda de asaltadores o tribu enemiga. Los héroes buscaban a los saqueadores, los ajusticiaban y la gente del pueblo hacía una fiesta por todo lo alto encumbrándolos como héroes locales.

Posteriormente los héroes seguían su viaje, pero no todos los enemigos habían muerto y a los pocos días arrasaban el pueblo en venganza, por la batida de los héroes. Éstos se enteraban de la noticia y las siguientes noches tenían pesadillas en las que los habitantes del pueblo les visitaban acusándolos de haber provocado la matanza.

Muy durillo el tema. Dentro del grupo, había un paladín y esto le marcó para el resto de la campaña, llevándolo al autosacrificio en una aventura posterior en la que asistían a una particular pelea de perros en la que unos hombres lobo los lanzaban sobre víctimas inocentes. El verse en una situación en la que si no hacía nada volvería a verse como villano y no héroe, provocó el fatal desenlace que desembocó en la muerte de todo el grupo que decidió seguir al paladín en su iniciativa.

Para un grupo de jugadores en los que prime el rol, este tipo de situaciones deben representar una alternativa rolera muy interesante, ya que no sólo interactúan con pnj´s sino que se enfrentan a dilemas morales difíciles de encajar y que seguro originan discusiones en el seno del propio grupo, puede que incluso radicalizando las posturas de algunos miembros o incluso dando un aliciente.

Estos cambios de héroe a villano pueden también deberse a difamaciones por parte de un pnj malvado poderoso, que complotan contra ellos. Fanáticos religiosos que malinterpretan las acciones de los pj´s. El rescate de una damisela que realmente no quiere ser rescatada y luego acusa a los pj´s. Si ideas puede haber muchas, la cuestión es buscar una adecuada para el grupo y la campaña en cuestión.

Este tipo de desafíos puede conducir a geniales escenas de roleo e incluso a una campaña que nazca de este acontecimiento, algo así como recobrar la gloria o limpiar un nombre mancillado injustamente.

Obviamente, dentro del rol no todo va a ser sajar y pinchar. Lo bueno de este tipo de desafíos es que se puede utilizar para todo tipo de ambientaciones, no sólo la medieval-fantástica. Os animo a que lo intentéis en algún momento, porque pase lo que pase, el resultado será interesante, para bien o para mal.

Publicar un comentario