jueves, 5 de agosto de 2010

Juego de tronos (juego de mesa)






El pasado viernes me reuní con mis colegas para pasar una tarde de frikeo como hacía tiempo que no pasaba. No ibamos a jugar a rol, ya que faltaba uno de los habituales , Bruendar, y además era más el momento de ponernos al día que de jugar a rol. La excusa en cuestión para reunirnos fue jugar una partida al "Juego de Tronos", el juego de estrategia en tablero, publicado en España por Devir.

A pesar de llevar mucho tiempo el juego en posesión de Darkseid, uno de los miembros del grupo, creo que apenas habían jugado un simulacro de partida y no se jugó mucho. El viernes era el momento de jugar una partida completa y con fundamento.

Comenzamos temprano y nos leímos las reglas entre todos, una vez preparado el tablero y repartidas las 5 casas nobles; en mi caso jugué con la casa Baratheon. No son complicadas las reglas y los ejemplos que de ellas vienen en el libreto, hacen que enseguida se quede uno con la mecánica del juego.






Se supone que el azar no influye en el juego, que sólo prima la estrategia, sin embargo, a medida que jugábamos se hizo más latente que el turno de Westeros, donde se revelan las tres cartas de acontecimientos del turno, pueden influir y mucho en el desarrollo de la partida.

Me gustó mucho, a pesar del tema del azar, el sistema del juego, con las tropas, los suministros y las fichas de poder, que pueden hacerte dominar aspectos muy importantes del juego. Los tres objetos especiales; el trono de hierro, la espada de acero Valyrio y el cuervo son aditamentos muy útiles y que aunque al principio no lo parece, son capaces de darte mucha ventaja si son usados con astucia.

La amenaza constante de los salvajes del norte es un punto que hace que se juegue de manera más precavida y con estrategia de futuros turnos, no con una estrategia inmediata de victoria y conquista veloz.


El hecho de que haya dos maneras de ganar el juego me pareció estupendo, sobre todo la parte en la que si consigues el dominio de 7 fortalezas la partida se acaba, me pareció que el juego no se alarga demasiado, aunque nosotros acabamos la partida en el turno 8 cuando la casa Tyrell se hizo con el control de su séptima fortaleza, que me arrebató a mi.








El sistema es sencillo y las partidas muy amenas. Tal vez el único pero que le pongo es que el factor de estrategia no es definitorio y con la ayuda del azar se pueden ganar las partidas.

Lo recomiendo para los fans de la saga y de los juegos de mesa, pero si estas interesado en un juego de estrategia más desafiante, mejor busca otra opción. En mi caso, el juego me pareció muy interesante y me quedé con ganas de volver a darle otra oportunidad, a ver si me engancha definitivamente.
Publicar un comentario