domingo, 15 de agosto de 2010

El rastro de Cthulhu a prueba



Un servidor con su camisa de los Vikings, pensando ya en el Runequest.

Por fín llegó el momento tan ansiado. El viernes jugué mi primera partida al "Rastro de Cthulhu", casi sustituyendo a Bruendar, ya que él no pudo asistir. Así que esta entrada casi se complementa que las que él ha escrito hasta la fecha acerca de este juego.

A continuación, a través de la crónica de la partida, os comentaré mis impresiones acerca del sistema Gumshoe, el que utiliza este juego y lo que me ha parecido.



De derecha a izquierda, profesor, policía y sacerdote.

En la ocasión anterior, el grupo había jugado la aventura gratuita que proporciona Edge en su página web, titulada, "El asesino de Thomas Fell", y ahora tocaba la aventura que viene en el libro de reglas de "El Rastro de Cthulhu", titulada "El horror de Kingsbury".

Cinco personajes se enfrentaban a un presunto asesino en serie que llevaba tres años asolando la ciudad de Cleveland. Para todo el montaje previo de la partida, nuestro máster, que no era otro que Nerull, se lo había currado a tope y había indagado en internet acerca de este caso, que fue real y llamado los crímenes del Torso, y había visto un documental histórico de la investigación y se había descargado fotos reales del caso, algunas de ellas bastante crudas. Con todo esto nos consiguió meter de lleno en la ambientación y comenzó nuestra investigación. Ni que decir tiene que en este caso, algo sobrenatural rodeaba estos crímenes, haciéndonos pensar que una fuerza maligna y destructora estaba conjurando contra nosotros. La partida duró sobre las 5 horas y logramos completarla en una sola sesión lo cual en un escenario de investigación es de agradecer.



La preparación de un DM operativo. Slurp slurp....(seré pelota¡¡¡)


El grupo estaba formado por dos profesores, uno especializado en arqueología y otro en antropología, un policía de cleveland, un ex-delincuente que ahora trabajaba para la policía y un sacerdote, que aportaba una visión religiosa a todo el asunto. Verdaderamente era un grupo variopinto.

Sólo había tres víctimas identificadas y mediante ellas supusimos que el resto eran del mismo estilo, prostitutas, mendigos y marineros del arrabal de la ciudad, una zona conocida como el Cirr. La investigación no estuvo exenta de situaciones muy tensas debido a que alguna especie de hechizo nos hacía tener alucinaciones muy vívidas, pero finalmente logramos resolver la trama y acabar con el asesino "del torso" que resultó ser un psicópata con conocimientos arcanos que trataba de recrear una bestia de la mitología Homérica.



¿Pensará que vamos por el buen camino o que no tenemos ni idea?


Hasta ese momento no había tenido la suerte de tener el manual del Rastro en mis manos y la verdad es que me pareció excelente, una edición muy cuidada, con un formato en plan hoja amarillenta y muy vintage, que dan ganas de sumergirse de inmediato en su lectura y la ambientación que propone.


En cuanto a la creación del personaje y reglas Gumshoe, os diré que está bastante bien, muy sencillo e intuitivo y que fomenta mucho el roleplaying y la participación del jugador en la historia. El sistema de pistas me parece interesante, ya que da más predominio a la interpretación de las pistas que a hallarlas, ya que esto está casi garantizado.

El único pero que le pongo al sistema, por ahora, es que si no tienes la habilidad adecuada, no hay posibilidad de encontrar la pista, por lo que o bien te pones un punto en cada habilidad de investigación cuando creas el pj o bien el grupo de pj´s debe hacerse en común, para que entre todos se cubran la mayoría de habilidades de investigación. Por lo que dividir al grupo puede ser sinónimo de fracaso.





Pequeño extracto del comienzo de la partida.


Al ser esta vez una aventura inicial, no tuvimos problemas, a pesar de nuestro variopinto grupo, pero auguro complicaciones si en próximas partidas los pj´s no se hacen en común. El combate me pareció también sencillo y muy dinámico, por lo que no se convertirá en el foco de las sesiones. Tal vez el sistema se vuelve muy exigente para jugadores con poca iniciativa, ya que me di cuenta que en la partida, las pistas y el devenir de los acontecimientos está muy marcado por las decisiones de los jugadores y el uso que hacen estos de las habilidades para recabar información. En nuestro caso, creo que harán falta un par de partidas más para que el grupo coja bien la dinámica del sistema y le saquemos un rendimiento total a las habilidades y seamos capaces de ver en cada situación cuales son las habilidades más útiles.


Verdaderamente salí muy contento de mi primera experiencia del Rastro, aunque soy todo un clásico y donde esté mi "Llamada de Cthulhu" que se quite el resto. Sigo opinando como en un principio, este juego me parece ideal para partidas de estilo Pulp y con algún trasfondo sobrenatural, pero cuando los Mitos de Cthulhu entran en juego, sigo prefiriendo el BRP(Basic Roleplaying Sistem) de "La llamada".
Lo mejor es que en este mismo libro, hay un sistema para adaptar las partidas del sistema Gumshoe al sistema BRP de "la Llamada", por lo que si me pillase algún suplemento terminaría adaptándolo al clásico. Pero por ahora, y creo por mucho tiempo, sólo seré jugador del "Rastro" pues mi deber es empaparme bien las reglas para disfrutar más de las sesiones y sacarle mayor rendimiento a mi pj.( no en plan powergamer)

Desde aquí felicitar a nuestro DM por una gran labor y al grupo por una aventura intrigante y con momentos roleros muy buenos y algunos de coña que también lo estuvieron, como cuando "nos cayeron los perros encima".


Esta entrada está dedicada a nuestro amigo y colaborador Bruendar que esperamos tener con nosotros para la próxima partida del "Rastro".

Publicar un comentario