jueves, 12 de agosto de 2010

Crisis de fé




Ha llegado un momento crítico en el que hay que decidir. La cuestión es simple; ¿Seguir con la 4E de D&D o bien dejarla a un lado definitivamente?

Hace poco he vuelto, como el hijo pródigo, con mi antiguo grupo y me he topado de golpe con que mi colega Nerull, co-master de D&D junto a Bruendar y a mi en la campaña de Punjar, discuten acerca de si seguir con esta edición o dejarla a un lado definitivamente. Bruendar, en este púlpito rolero, ha declarado que le gusta el sistema, pero que no es rol sino un juego de estrategia de miniaturas, una opinión contradictoria a veces, pero en la que se reafirma que no se siente del todo cómodo. Nerull, en petit comité, me comenta también que está hastiado de los módulos oficiales y que las partidas, a medida que se sube de nivel dejan el rol en la mínima expresión y se convierten en un Heroquest muy avanzado.




De momento, lo único que he hecho ha sido cancelar mi pedido de Dark Sun, ya que paso de gastarme una pasta alucinante para algo que puede que nunca llegue a jugar. Mi mujer diría que últimamente hago eso mucho, pero lo que compro actualmente es por nostalgia y por tener suplementos que están descatalogados para mi colección de rol, los últimos de Runequest y Mutantes en la sombra.

El hecho es que el ritmo de suplementos de WOTC para D&D sigue siendo frenético, un ritmo que sólo puede asumir alguien que sólo juegue a D&D, cosa que nunca ha sido nuestro caso, a pesar de haber pasado un año entero intercalando la campaña de "Horror en el Orient Express" de La llamada de Cthuhlu con cuatro campañas de D&D 4E que no hemos llegado a concluir.

Durante mi búsqueda de nuevos jugadores, en ningún momento hallé la forma de jugar a 4E, bien porque la gente tenia ya las ideas claras de lo que quería jugar, o bien porque nadie conocía la nueva edición o apenas les llamaba la atención.

El caso es que en los últimos meses no he leído nada de 4E y he jugado al sistema del Runequest en varias ocasiones y al juego de "Carne Fresca".

De sobra conocéis mi opinión acerca de la nueva edición del D&D, de la que he hablado largo y tendido en el blog y he de reconocer que aunque el sistema me gusta, es verdad que en el 99% de las partidas jugadas, los combates son muy largos y farragosos y el rol hay que ponerlo de la cosecha propia, porque de los módulos oficiales nada de nada.

He leído mucho de Dark Sun de 2ªAD&D y miedo me da lo que pueden llegar a hacer en la 4E, y más viendo como viene el Dungeon Tiles de Athas, que mostraron hace ya un tiempo los amigos de "La marca del este".

Tengo 11 libros de la nueva edición, todos en inglés, junto con la pantalla, y dos módulos, "Mercenarios de Punjar" y "Khyber´s harvest" una aventura para el RPGA del 2009 que está situada en Eberron.(Un caprichito, vaya). Al principio pensé en venderlos por E-bay o similares, pero luego dije, ¿Y si me arrepiento como hice con otros libros? venderlos no me va a sacar de pobre y en mi estantería aún hay sitio para más libros, por lo que de momento los mantendré ahí, pero creo que es posible que pase mucho tiempo antes de volver a jugar con ellos, o tal vez demasiado se convierta en nunca.





De momento mis proyectos se alejan mucho de la 4E y recuperan clásicos de antaño de los que quiero hacer revival, como es el caso del Runequest. Ahora mismo sólo estoy pensando en la mini-campaña de vikingos con un toque de Cthulhu Dark Ages, y en la partida de este viernes que supone mi iniciación al Rastro de Cthulhu.

Realmente me apetece más probar cosas nuevas que retomar el D&D 4E, sobre todo porque todos a mi alrededor han perdido la fé en esta edición y eso se contagia más rápido que la gripe A. Para más Inri, mi colega Nerull me ha dado en usufructo su colección de D&D 3.5, y eso me ha llevado a hojear el módulo "Expedición al castillo Ravenloft" un proyecto que quedó sin iniciarse, en parte, debido a la llegada de la 4E.

Creo que este puede ser el final, en nuestro caso, de una edición que no ha cuajado mucho en los aficionados patrios, aunque sólo tome como muestra mi pequeña comunidad, pero aparte de algunos blogs y algún que otro aficionado, la gran mayoria de roleros y blogueros que conozco siguen fieles a la 3.5 o a la versión de Pathfinder. Es posible que lo que nos intenten encajar los de WOTC no sea más que un sucedaneo WoWero para jóvenes roleros, o bien sea una apuesta seria por "sub" normalizar el rol con los juegos de rol por ordenador.




Sea como sea, por ahora cierro la portada de mi manual del jugador de 4E de D&D y lo dejo bien resguardadito en la estanteria, para cuando recupere la fe o para cuando algún dia se lo enseñe a mis hijos y les diga; "Joder como nos la metieron doblada los amigos de WOTC, menudos gañanes...."
Publicar un comentario