jueves, 29 de julio de 2010

Micro-relato: El Mar Esmeralda



Mapa sin nombres de la Isla del Terror

Las aguas del Mar Esmeralda son fuente de vida y lecho de muerte. Amenazas marinas medran en sus prosperas aguas y los osados navíos zozobran en el interior de los incomprensibles necrotifones. Sin embargo la ciudad estado de Baysend vive de cara al mar y en él deposita sus esperanzas y odios. Porque el Mar Esmeralda es su fuente de riquezas, pero a su vez su mayor maldición.

Este Mar maldito y traicionero ha sido mi destino desde que pude anudar mi primer cabo y puedo asegurar que pocos como yo han navegado por sus aguas. Recuerdo como su rugido ha aumentado y amargamente veo en mi memoria los pueblos que visité algunas veces en paz. Hice fortuna antes de la guerra, con el contrabando de la vecina Cretea, de los Hombres altos, con sus navíos blancos de largos remos. Visité en el lejano sur las islas árbol de Arnaxiss donde los Altos Elfos otorgan sacrificios para aplacar la ira de Dagón. Abrigué mi navío en el Norte, en Puerto Escudo, la fortaleza excavada por los Enanos miles de años atrás con piedra y fuego. Pero la guerra ha interrumpido mis viajes...

...La Guerra entre Baysend y Cretea ha derramado héroes a sus aguas que se encargaban antes de surcarlas con orgullo y espada. Ahora las rutas están desprotegidas y los monstruos que se habían retirado le han perdido el respeto al hombre o demasiado gusto a sus carnes. Y la tierra ya no es menos segura que el Mar. Las intrigas y la violencia recorren de la mano las ciudades de un Imperio moribundo y dividido, gobernado por las manos que mecen el lecho de un Emperador enfermo. Las tribus Bárbaras se agitan en Las Llanuras de Los Gigantes y asaltan, cada vez más osados los caminos. Y por si fuera poco los orcos han vuelto desde el Este y parece que vienen a quedarse.

Rezo a los Dioses y en especial a Pona, que rige los designios del Mar Esmeralda, para que nos permita volver, a mi y a todos los que sobrevivieron a esta guerra sin sentido por un dominio que solo puede ser reclamado por el Dios Coloso. Firmada la tregua de esta absurda guerra volvemos a Baysend y, mientras, el año del Dragón comienza. Y desde que el hombre es hombre, eso solo ha significado una cosa...

Desgracias.


"Bitácora de Branden, capitán del Castillo Salado"



Editado:

Tras leer la reseña en "Maldito Rol" sobre los míticos libros de "Aventura sin Fin", me animo a editar la entrada y exponer la inspiración que me llevó a escribir esta descripción que iniciaba una mini-campaña ambientada en La Isla del Terror.


Lo que acaban de leer bebe direcctamente de las fuentes de uno de estos libros, concretamente "En las entrañas del Volcán". Cuando hace mucho tiempo, llegó a mis manos el módulo de AD&D de la Isla del Terror, de inmediato pensé en aquel libro, ya que me parecía que como trama para una aventura introductoria a aquel entorno era ideal. Ni que decir tiene que guardo entre mis pertenencias más preciadas muchos de estos libros y me congratula decir que he adaptado con gran éxito la mayoría de ellos como aventuras para AD&D (y posteriormente 3.5 y algo de inspiración para tramas de 4ª).

Así pues mi reconocimiento a Morris Simons y demás autores de estos libros, que lamento no hayan reeditado los de Timun Mas, pues me introdujeron en la aventura y me han servido de inspiración en todos estos años. Ah! Qué recuerdos cuando entre sus página finales anunciaban el Dungeons & Dragons...

Publicar un comentario en la entrada