miércoles, 17 de marzo de 2010

Y ahora que?

Te echaba de menos, viejo amigo.


Excepto por una breve aparición al final del H3 que estaban jugando los colegas de mi antiguo grupo de rol, sigo en el dique seco, y hasta hace nada me estaba planteando un montón de alternativas, algunas casi catastróficas.



Como ya os comentaba en otros post, debido a los problemas internos del actual grupo, mi nueva situación geográfica(ya se que para la gente de la península ibérica 23 kilómetros no son nada) y problemas personales de algunos miembros, pues me he terminado por distanciar de ellos y hasta pienso que aquella partida de D&D fue el canto de cisne de una larga trayectoria que inevitablemente a tocado a su fin. Lo que significa, entre muchas otras cosas, el final de la campaña de Punjar, la cual ni me planteo la posibilidad de retomar.


El caso es que a veces es difícil saber cuando las cosas se acaban e intentamos alargar las cosas como sea casi hasta la naúsea. El tiempo y la distancia te hacen analizar las cosas desde otra perspectiva y eres capaz de ver cosas que cuando estás muy cerca no eres capaz de percibir.


Aunque el final haya sido malo, he de reconocer que el resto ha sido genial y hemos tenido momentos geniales, desde la transición de la 3.5 a la 4E, la campaña de "Horror en el Orient Express", muchas sesiones de Cthulhu RGA, La isla del terror, Dark heresy, un revival de runequest y muchas roleadas más.


Entonces, y ahora qué?


Un nuevo comienzo es visible en un horizonte muy cercano y es que hace un rato recibí un Email de mi amigo Juanjo comentandome que ya tiene preparado un nuevo grupo y que en breve nos pondremos manos a la obra, lo que significa que el mono que tengo de rol por fin va acabar gracias a la "RunemetadonaQuest".


Conocí a Juanjo gracias al foro de una tienda especializada en rol y warhammer de mi ciudad, cuando buscaba jugadores para organizar un nuevo grupo (anticipándome a un final que a la larga resultó inevitable). Quedamos para vernos y hablar junto con otros tres jugadores, pero sólo apareció él. Lo mejor es que tenemos prácticamente la misma edad y dos hijos, por lo que nos solidarizamos enseguida el uno con el otro. Su juego favorito es el viejo Runequest, al que lleva jugando toda la vida, y tenía unas ganas terribles de ponerse tras la pantalla del "señor de las runas" y dirigir una campaña. Aunque mi labor como DM es la principal que ejerzo en esto del rol, ponerme al otro lado, con mi hoja de personaje y mis dados es algo que me apetece mucho.


El hecho de retomar el Runequest con una campaña me alegra mucho, ya que para mi, como uno de los blogueros dijo, es el D&D de Dalmau Cartes de otros, el primer juego de fantasía medieval al que jugué. Y encima, con la morriña que me ha provocado el amigo Carlos de la Cruz con su serie de artículos acerca de la historia del Runequest, pues para qué contaros, no veo el momento de empezar a jugar.


Otra de las cosas que me atrae de toda esta nueva experiencia que en breve iniciaré, es la de conocer nuevos jugadores y nuevas formas de aproximarse a esto del rol. Seguro aprenderé mucho de ellos y espero que ellos de mi. Aunque siempre he tenido un grupo de jugadores fijos; Nerull me acompañaba desde los comienzos, Naxo se incorporó cuando nos metimos en el club de rol, por el ´92, y a Bruendar lo adoptamos por el ´99. Si es verdad que en mi trayectoria rolera he jugado con mucha gente diferente, he conocido varios grupos y he formado varios que con el tiempo se fueron disgregando. Ahora, con mucha ilusión, me embarco en una nueva aventura yo solo, sin los viejos amigos ni los viejos roleros. Tal vez como un Ulises embarcado en una odisea rolera, que seguro será una gran experiencia.


Es por esto por lo que siento que acabo de llegar a un punto y aparte en mi experiencia rolera. Acaba una etapa y empieza otra, porque como todo en esta vida, las cosas nacen y mueren, empiezan y terminan, una inevitabilidad que a veces nos cuesta afrontar. Sólo espero estar preparado para aceptarlo y disfrutar sin cortapisas de lo que viene, que seguro será como el maestro Barney Stinson diría; "Awe...some"
Publicar un comentario en la entrada