miércoles, 20 de enero de 2010

Horror en el Orient Express 9ªparte; Hacia Trieste

Una vez acabada la sesión de Venecia y con un tiempo relativamente largo por delante antes de la siguiente sesión, que sería Trieste, decidí innovar a la hora de mantener el interés en la campaña, que se estaba dilatando en el tiempo, debido principalmente al resto de campañas de D&D que teníamos sobre la mesa.

Creo que estuvo bastante bien rolear por el foro y que le dio a la campaña un sabor especial. Deseaba que cuando se reiniciase la campaña, este relato roleado les hubiera mantenido la concentración y las ganas de continuarla con el mismo ímpetu demostrado en anteriores sesiones.





(Master) " Fundada por los romanos con el nombre de Tergeste, la ciudad tiene una historia larga y a veces tormentosa, la cuarta restauración de sus muros comenzó en 1470.

Rival comercial de Venecia, se colocó bajo la protección del emperador Austríaco en 1382, lo que llevó a que Austria poseyera la zona. Trieste se convertiría en la salida principal al Mediterráneo del imperio austro-húngaro.


A pesar del aumento del comercio como resultado de la apertura del canal de suez en 1869, el nacionalismo italiano empezó a crecer en la ciudad.


En 1910, aproximadamente las dos terceras partes de la población eran italianos, y el resto eran austríacos, alemanes, eslovenos, croatas y otras nacionalidades, todos bajo el poder de los austríacos. Las tropas italianas entraron en 1918 y el tratado de Saint-germain-en-Laye cedió el área a Italia en 1920. La población en 1923 es aproximadamente de 225.000 personas.


La ciudad está construída alrededor del monte Giusto, una empinada colina coronada por una fortaleza (El castello). Cerca se encuentra la catedral de San Giusto. La colina desciende hacia la llanura adyacente al puerto, que se extiende tierra adentro en forma del canal Grande en el extremo norte de los muelles. Con el puerto al noroeste, la ciudad se extiende hacia el este del monte Giusto. Esta región occidental de la ciudad está conectada al distrito portuario por una línea de tranvía que pasa a través de un túnel (Galería de la Montuzza) bajo la colina. el túnel tiene 380 m de largo y emerge por el lado del puerto en la plaza Carlo Goldini.


El ayuntamiento y la Central de policía se encuentran cerca de la plaza Grande, más tarde plaza de la Unidad.


Trieste es un puerto importante y a través de los años 20 entre seis y ocho millones de toneladas de carga pasan por él cada año. Antes de la Gran Guerra era el puerto más importante del Imperio Austro-húngaro.El transporte urbano está disponible en forma de coches de caballos, taxis y tranvías eléctricos, que recorren las principales avenidas.


La gastronomía local tiene un fuerte sabor oriental, con grandes cantidades de páprika y otras especias. Un gran mercado de pescado junto a los muelles proporciona gran parte de la dieta local. Una especialidad local son las Sardoni in savor, es decir, sardinas marinadas en aceite y ajo.


Existe hospedaje en cierta cantidad de hoteles y pensione que ofrecen alojamiento y comida. los mejores hoteles son el Saboya Excelsior Palace y el Hotel de la Ville. Otros inlcuyen el Metropole, el Montecenisio y el Centrale.


Trieste se encuentra en el extremo occidental de la región de Karst, colinas y montañas que han dado su nombre a un término geológico: ese terreno de caliza está atravesado por pozas, cavernas y arroyos que comienzan y acaban sin aviso previo. La caverna conocida más cercana es la Grotta Gigante, a unos 13 Km de distancia, cuya cámara mayor está llena de estalactitas y mide 260 m de largo por 151 de alto.


Otro de los fenómenos meteorológicos característicos de esta zona es el "bora" un viento gélido y potente que en épocas invernales se incremente exponencialmente, provocando accidentes y disturbios en la zona."


Edgar Jennings, cierra su libro y quitándose las gafas de lectura os mira a todos con expresión soñolienta; "Bueno amigos, esto es todo lo que hay que saber de Trieste, sólo queda saber qué nos encontraremos allí en realidad".


Ya es tarde y todos os vais retirando poco a poco a vuestros compartimentos, no sin antes notar que esta noche, un extaño y fétido olor, como a carne podrida, se filtra por los pasillos y los compartimentos. Es acaso un problema de la cocina del tren, acaso un olor del exterior que se ha metido en el sistema de ventilación del tren, o puede que algo más siniestro?


¿obviais el asunto y os vais a la cama a descansar o bien echáis un ojo por el tren a ver si disipáis vuestras dudas?



El final de este post en el foro invitaba a los jugadores a rolear un poco estos acontecimiento, todos se metieron enseguida en su papel y comenzaron a rolear por el foro. A continuación os relato lo acontecido en la campaña que se reflejó a través del foro:



(Nerull/William Scarrow) Por parte de Scarrow vamos a echar un vistazo al origen del olor ya que a estas alturas no podemos dejar nada al azar.

(Bruendar/prof. Jennings) Edgar sale al pasillo desde el interior de su compartimento, no sin antes comprobar que todo está en orden y el pergamino se encuentra a salvo en su tubo de cartón. - ¿Tendrá algo que ver con las piezas del Simulacro? - piensa.Se dirige al compartimento de Mr. Queen y le alerta de la necesidad de investigar el extraño acontecimiento. No hay que dejar nada al azar, con la cantidad de enemigos tras nuestros pasos. Mientras, espero, Mr. Scarrow y su colega alemán, que guardan el arcón en su compartimento, comprobarán que en su interior no pasa ningún fenómeno extraño.

(Jagre/Jonas Queen) - Veo que también Ud. ha notado ese olor a podredumbre que invade el tren, Sr. Jennings... - Dijo tranquilamente Jonas Queen mientras terminaba de cargar su winchester...


- A lo mejor se trata simplemente de un pésimo intento de envenenamiento por parte del cocinero para el menú de mañana - agregó Queen con una medio sonrisa - Pero por si acaso esta vez quiero estar mejor preparado. Dicho esto se puso su gabardina y cogió el rifle con su brazo izquierdo manteniéndolo lo más discretamente oculto que podía...


- ¿intentamos averiguar de donde sale esa peste? - invitó Queen a Jennings mientras éste respondía con un elegante gesto de asentimiento Y sin más ambos salieron del compartimento...

(Ignatius/Mike Rodgers) "Curioso olor... ¿Que estarán preparando en la cocina?. Sin duda los gustos culinarios son de lo mas variados y pintorescos por esta zona. Bueno, lo mejor es que siga durmiendo. Tengo la sensación de que pronto, va a ser cada vez más complicado disfrutar de un buen sueño. ....Maldito simulacro! No se como se me ocurrió embarcarme en esta estúpida aventura. Pero ya no hay vuelta atrás! En fin, descansemos que ya va siendo hora..."

(Master) "...El reloj marca más de la una de la madrugada y el pasillo de vuestro vagón permanece en silencio, parece que todos duermen. El olor pútrido parece ser más fuerte al final del vagón, más concentrado.Jonas avanza en cabeza, sin dejar de aferrar su rifle bajo la gabardina. Detrás de él William amartilla su pistola y la mete en el bolsillo de su chaqueta, mientras oye a Edgar, murmurar y santiguarse a medida que sigue sus pasos.


- Mike se ha quedado con el arcón del Simulacro, mejor así. Cualquier medida de protección es poca.-Dice William para tratar de calmar los ánimos de Edgar.


-Shhhsssss, mirad, hay algo junto a la puerta del vagón.-susurra Jonas. A medida que vais avanzando con cautela y vuestra linterna ilumina la esquina del vagón; os quedáis sorprendidos a ver que se trata de Marcel el sobrecargo, está hecho un ovillo, temblando y sollozando como un crío. La luz de vuestra linterna le ilumina el rostro, que está completamente desencajado, con una expresión de horror inenarrable."

(Bruendar/prof. Jennings) Edgar se acerca al sobrecargo, conciliador y le pregunta que ha visto, mientras hace señas preocupadas a Mr. Scarrow y Mr. Queen, invitándoles a registrar el resto del vagón.Tras esto, espera a que se calme Marcel y escucha lo que tenga que decirle.

(Nerull/William Scarrow) Scarrow echa un vistazó por las ventanillas del tren a ver si puede observar algo anormal que amenaze la intengridad del grupo. Tras esto y viendo que aún no se han distanciado mucho de sus compartimientos sugiere ir en busca de Mike ya que no saben a lo que se van a enfrentar y es mejor no dividirse.

(Master) "...Mientras Jonas se asoma a la puerta del vagón e inspecciona los alrededores, Edgar se pone de rodillas junto a Marcel y le ofrece su petaca de coñac. Gracias a los rudimentarios conocimientos de psicoanálisis que aprendió en la universidad, sabes que Marcel ha sufrido un fuerte shock emocional y que su cordura está al límite de lo soportable.


-Tranquilo Marcel, no pasa nada, toma un trago. Te ayudará a reponerte y calmará tus nervios.-Le dice Edgar mientras le arregla la ropa y con su pañuelo le limpia la suciedad de su rostro. Sabe que mostrarse compasivo y protector le hará ganarse su confianza.


- Que te diga todo lo que vio, es importante, aquí hay algo que no va bien.-susurra William a Edgar.- Voy a ver si Mike sigue en pie y viene con nosotros, puede que necesitemos de todo el grupo. Se da la vuelta y avanza con cautela hacia el compartimento de Mike.


-Hubiera estado bien que Klaus no hubiera ido hasta Viena para informar a Delta Green. Nunca está cuando se le necesita.- Piensa con fastidio mientras comprueba que por las ventanas, el tren sigue su marcha como si nada.


Marcel da dos largos tragos de la petaca y carraspea furiosamente. Mira a Edgar y sonríe, con un gesto más calmado.


-Messieu, me encontraba dando la ronda de rigor por el vagón, comprobando que todo estuviese tranquilo y comprobando que las puertas estaban cerradas. Al llegar a este vagón, noté una fuerte corriente de aire y un tufo a podrido muy fuerte. Procedía del final del vagón. Me acerqué y vi que junto a la ventana había un señor, de espaldas a mí. Le pedí que cerrara la ventana, pero no me hizo caso, lo probé en varios idiomas pero no respondió a nada. Pensando que era sordo le toqué el hombro y se giró con una velocidad endiablada; al ver su cara quise gritar de horror, pero entonces el mudo fui yo. Su rostro, de color cerúleo, con la piel arrugada, su pelo largo y desmadejado como si no se lo hubiese lavado nunca, y el horrible olor que desprendía. Sin embargo lo peor fueron sus ojos, tenía una mirada horrible, como la de un asesino, inyectados en sangre y sin parpadear. Me gritó varias cosas, pero no pude entender nada, yo estaba paralizado, pensé que iba a morir. Al ver que no respondía, me golpeó en el pecho y caí al suelo, no sin antes ver que se alejaba por la puerta que conduce al otro vagón. No sé cómo pudo abrirla, están todas cerradas con llave.


Jonas se gira hacia vosotros dos asintiendo. -La cerradura está forzada, parece como si la hubiesen abierto con una para de cabra.


-Muy bien, Marcel, si se encuentra con fuerzas acompáñenos a buscar a ese individuo, necesitamos que nos sitúe dentro del tren y nos diga hacia dónde vamos y que nos abra las puertas que necesitemos. No podemos permitir que alguien así ronde por el tren a sus anchas.-Responde Edgar mientras ayuda al sobrecargo a incorporarse.


La puerta del compartimento de Mike se abre de repente y un excitado William se asoma por ella. –¡Soldado¡ levanta tu culo de la cama y acompáñanos, parece que la noche se ha puesto interesante y no es momento para acomodarse entre las sábanas….Mike se incorpora de su cama y mira con furia a William……….”

(Jagre/Jonas Queen) -Ya estamos de nuevo... -murmuró Jonas. -Como esto siga así me voy a tener que hacer con una de esas nuevas thompson porque ya ni con el winchester me siento preparado -Pensó para sus adentros.-En fin, que diablos... a liarla de nuevo... -Exclamó sin poder reprimir una ligera sonrisa que delataba su afición por la adrenalina mientras asomaba la cabeza por la puerta forzada para echar un primer vistazo al otro vagón.

(Ignatius/Mike Rodgers) De un salto, como me habían enseñado en el cuartel de instrucción, me levanto de la cama. William se encontraba en mi habitación con el miedo dentro del cuerpo, me llamaba. "¿Que pasa William?" A lo que William rápidamente respondió mientras se daba la vuelta, "Rápido Soldado, no es momento de preguntas, es el momento de la acción. Ya te contare según nos movemos"Y así, en menos que canta un rayo, me encontraba vestido deambulando por el pasillo del vagón mientras William me contaba lo acontecido..."Dichoso simulacro, todo esto tiene que ver con el, no hay dios que me diga lo contrario"

(Master) " Marcel se levanta trabajosamente, ayudado por Edgar y sigue a Jonas que ya ha entrado en el siguiente vagón, con su rifle preparado para abrir fuego ante la más mínima amenaza. Tras ellos, con sus revólveres también a mano, avanzan Mike y William. Al entrar en el siguiente vagón, el olor se hace más intenso y con dificultad evitáis las ganas de vomitar. Un olor intenso a podredumbre lo envuelve todo.


-Este vagón es uno de los dos almacenes del tren,-dice Marcel mientras saca un pañuelo para ponérselo en la cara.-se suele almacenar equipo del tren y utensilios que no se utilizan normalmente.


-!Eso es sangre¡- exclama Jonas al tiempo que señala al suelo, junto a la puerta.


-Aparta, déjame echar un vistazo- le dice William acercándose a la puerta para examinarla. William se da cuenta de que la mancha en el suelo es efectivamente de sangre, no está seca del todo. Al examinar la puerta, se da cuenta que el cerrojo está reventado y que la puerta, aunque parece cerrada, está simplemente atrancada, como si alguien la hubiese cerrado con fuerza, con mucha fuerza.”


¿Qué hacéis?

(Bruendar/prof. Jennings) - ¡Marcel, rápido!. Vaya a buscar un médico, parece que hay alguien herido. Una vez le ve marchar rápidamente por el pasillo, Edgar saca, tembloroso, del bolsillo de su batín, la vetusta pistola italiana que Jonas le consiguió en Milán. Mientras seca el sudor frío, observa visiblemente nervioso a sus tres compañeros a la espera de su acción...

(Nerull/William Scarrow) William intenta, de un vistazo rapido, ver si hay algun interruptor que encienda las luces de la habitación, mientras, desefunda su arma y escudriña la oscuridad en busca de enemigos al tiempo que dice a Jonas, en voz baja, que cubra su lado derecho.



(Master) “El traqueteo del tren y vuestras profundas respiraciones es el único sonido que llega hasta vuestros oídos, la débil luz de la linterna de William alumbra el interior del compartimento, al tiempo que Jonas entra con su rifle dispuesto ante la menor señal de peligro. Edgar enciende su linterna también y entra en el compartimento tras Mike, que apunta su revolver hacia la oscuridad. William cierra la marcha, no si antes comprobar que Marcel ha desaparecido de la escena, en busca del médico del tren.


El interior del enorme compartimento huele horriblemente, una mezcla de sangre reseca, carne en descomposición y aceite industrial. El olor y el ambiente son sofocantes debido a la humedad y el polvo acumulado. El suelo está tan lleno de piezas metálicas que la discreción se ha perdido por completo y además de las manchas resecas de aceite, podéis comprobar que el suelo está salpicado de sangre allá donde miréis. A pesar de vuestras linternas, la oscuridad es como un pesado manto, espesa y la luz apenas parece alcanzar el final del compartimento ni iluminar más allá de su fino haz de luz.


Poco a poco avanzáis en lo que podría ser una formación de defensa, hasta la mitad del compartimento. En ese momento, vuestras linternas iluminan unos bultos de forma poco definida que cuelgan del techo por medio de una gruesa soga. Al iluminarlos con vuestras linternas, el horror os asalta perturbando vuestra cordura, los bultos son cadáveres de personas, algunos de ellos, pasajeros del Orient a quienes visteis de pasada y pensabais que ya estaban en su destino, y otros, con aspecto desarrapado, que bien podrían ser mendigos. En total sois capaces de distinguir seis bultos colgando del techo.


Intentáis abriros paso entre los cadáveres, para llegar al final del compartimento y terminar de examinar la horrible estancia, cuando de repente, una voz, ronca y grave susurra lo siguiente; “Kak moga da stigna ottuk do centara na grada?” Aunque en un primer momento os quedáis paralizados por la inquietante voz y su tono siniestro, aquellos de vosotros que penetrasteis en la celda del manicomio Charenton, donde hallasteis a un ser que os atacó y desapareció cuando Guimart, el celador fue asesinado, la reconocéis de inmediato. Un sentimiento de terror en lo más íntimo de vuestra mente os asalta con fuerza estremeciendo los pilares mismos de vuestra cordura, ya que la verdad de los hechos es tan terrible y macabra que vuestras mentes no son capaces de razonar con sentido.


¿Es posible que algo o alguien viaje con vosotros a bordo del tren? ¿Qué os haya seguido la pista desde París? Y de ser así….¡Qué terrible revelación! Mientras algunos de vosotros os quedàis paralizados por el horror susurrado, el resto trata de apuntar con sus linternas hacia el origen de la voz, pero los acontecimientos adquieren repentinamente una velocidad y ferocidad inusitadas.


Mike lanza un grito de dolor cuando es golpeado por la espalda con una fuerza que lo lanza al otro lado del compartimento, chocando violentamente contra la mampara del vagón y sumiéndose al instante en la inconsciencia. Jonas, reaccionando instintivamente dispara dos veces su rifle hacia la sombra que cree ver pasar junto a él. William, intentando mantener la calma dispara su revólver hacia el lugar en el que hace un segundo estaba Mike, con la intención de herir a su atacante, pero los disparos se hunden en uno de los cadáveres colgantes.


Edgar, que cerraba la marcha, dirige su linterna hacia el frente con una mano mientras que con la otra empuña su pistola italiana de pequeño calibre. La luz ilumina por completo un rostro de piel ajada y cerúlea, de pelo largo, grasiento y sucio, y de ojos inyectados en sangre y amarillentos. Se queda paralizado, de la misma forma que lo hizo cuando lo vio por primera vez, en la torre del reloj del palacio Rezzoniani en Venecia, poco antes de que éste se precipitara al vacío. Con el valor que aún le queda dispara su arma a bocajarro contra esa terrible visión, pero el arma no dispara y al segundo siguiente se ve tumbado en el suelo, después de haber recibido un fuerte empellón. “Seré idiota”-se susurra a sí mismo-“traté de disparar con la linterna en vez de con la pistola. Esto de la acción no es lo mío.”


Un grito de William rompe su elucubración repentinamente. “Rápido, venid aquí, Mike está malherido.”


Jonas sale corriendo del compartimento, en busca del extraño individuo, pero no hay rastro de él en el vagón y ninguna puerta está abierta. William y Edgar sacan a rastras a Mike del compartimento y pueden ver que las heridas son bastante graves, aunque no mortales, menos mal que el doctor del tren viene en camino. Sin embargo en la mente de todos, un pensamiento os perturba profundamente…..no viajáis solos en el tren."


Este es el acto final de vuestra estancia en el tren de camino a Trieste, antes de regresar a buscar a Thomas al sanatorio Bellagio. Debido a estas heridas, Mike Rodgers no pudo acompañaros en vuestra expedición a Trieste ya que se recuperaba en la pequeña clínica de la localidad de Montecenisio, a 25 kilómetros de Trieste.


Nota del DM: Espero os haya molado este pequeño roleo y sirva para dar más ambientación y alguna pista interesante para la campaña.Un abrazo a todos

Con este relato roleado el grupo vuelve a dividirse y la siguiente aventura, que será un remake, adaptado a esta campaña, del mítico “El manicomio”, sólo estarán presentes 4 personajes; William Scarrow, Edgar Jennings, Jonas Queen y el malogrado Doctor Darrow.

Publicar un comentario