viernes, 29 de enero de 2010

Canción de Hielo y Fuego




A finales del 2008 me reuní con un viejo amigo de la infancia, Cechave, que lo conoceréis por su blog Fansworld. Llevábamos tiempo chateando a través del Facebook, una herrameinta útil para encontrar gente de tu pasado o bien mantener el contacto con los que están lejos, poco más que eso. Mi amigo Cechave devora libros a un ritmo inusitado y hablábamos de los que leíamos y queríamos leer. Yo no había leído Canción de hielo y fuego aunque había oído hablar de ella y todo el mundo me hablaba maravillas. Entonces, cuando nos reunímos un día en el parque con los peques, me regaló el primer volumen de la saga "Juego de tronos" en edición de bolsillo, el que está dividido en dos partes. Como se suele decir lo puse en lista de espera, ya que en ese momento estaba inmerso en la lectura del volúmen de las aventuras de Gotrek y Félix, que me había regalado por mi cumpleaños mi buen amigo Bruendar.



Así pues, en verano del 2009, cuando me fui de vacaciones, me llevé el libro y comencé a leerlo bajo la sombra de un enorme flamboyano junto a la piscina. ¿Que queréis que os diga? me enganché tras leer las primeras 100 páginas de un tirón.


Jaime Lannister en el trono de hierro tras matar a Aerys Targaryen.



La novela es la primera de las cuatro que se han traducido y publicado en españa, tras ella nos encontramos con ; Choque de reyes, tormenta de espadas y festín de cuervos, y ni se sabe cuando saldrá la quinta, " A dance with dragons", traducida en España.




Me pareció curioso que The times catalogara a su autor George R.R. Martin como el Tolkien americano. Al principio puedes imaginar que será por las dos "R" del apellido, pero cuando acabas de leer la primera novela es evidente que el apodo es por la obra maestra que acabas de leer que por otra cosa.



El rey Robert Baratheon en la batalla del Tridente.




"-¿Un hombre puede ser valiente cuando tiene miedo?-preguntó Bran después de meditar un instante.


-Es el único momento en que puede ser valiente-dijo su padre."



"Si le vas a quitar la vida a un hombre, tienes un deber para con él, y es mirarlo a los ojos y escuchar sus últimas palabras. Si no soportas eso, quizá es que ese hombre no merece morir. [...] El gobernante que se esconde tras ejecutores a sueldo olvida pronto lo que es la muerte."


La novela me sedujo desde el primer instante. Me pareció genial la historia, el entorno y sobre todo la forma de narrarla, en tercera persona y siempre desde el punto de vista de un personaje. Que cada capítulo tenga el título del personaje que lo vive y de esta forma la historia sea contada de manera tan original y repleta de detalles y matices.





Jon nieve y su inseparable huargo "fantasma".


Otro de los hechos que más me marcaron leyendo esta novela fue la despiadada narrativa y cómo los personajes son meras marionetas para la historia, no hay buenos ni malos, sino diferentes matices morales y el autor no duda en acabar con personajes que parecen importantes para la trama y que en otras novelas sería poco más que intocables. Narra una historia cruda y cruel, como la vida misma, y eso me parece uno de sus mayores aciertos. Una vez mata a personajes importantes en la saga, el lector ya no puede tener la seguridad de nada, seguro se verá sorprendido en cualquier momento y la imprevisibilidad es la única norma.



No creo que sea tirarme a la piscina si os digo que posiblemente estamos ante una de las mejores sagas épicas de la historia que bebe de las mismísimas fuentes del "Señor de los anillos" y que por méritos propios se ha colocado en lo más alto de la literatura medieval-fantástica.




Danaerys, buscando el momento oportuno para su venganza.



Os la recomiendo, para los pocos que no la habeis leído ya, como me la recomendaron a mi, porque ser fan de este tipo de literatura y no leer esta magnífica obra es un pecado imperdonable. Por cierto, hoy mismo voy a comprarme el segundo volúmen, que no aguanto más la espera de saber que pasa a continuación.



Nos vemos el Lunes.....
Publicar un comentario en la entrada