sábado, 5 de diciembre de 2009

Horror en el Orient Express 5ªparte; Lausana




Como preludio de esta aventura, ideé una escena a bordo del tren para que los pj´s se involucraran más emocionalmente en el siguiente capítulo; Milán. Lo que no fui capaz de prever fue hasta donde se iban a involucrar. La escena se desarrolla en el vagón-salón del tren donde al llegar los pj´s oyen una voz potente de mujer cantando un aria de la Boheme, que resulta ser la Cavollaro. Tras su improvisada actuación los pj´s interactúan con ella y el personaje del agente de Delta green flirtea con ella, lo que me llevó a seguir el juego para que la implicación con el pnj fuera máxima. Todo un logro.








La siguiente parada del tren es Lausana, en Suiza, y aunque no era una parada prevista inicialmente, la carta que los Lórien les entregan en Paris hacen que esta parada se convierta en algo importante. La cuestión es que en Lausana se encuentra un tal Edgar Wellington, que dice poseer un pergamino antiguo y les pregunta a los Lórien si saben algo de la estatua del simulacro de Sedefkar, lo cual hace que los jugadores les entre la intriga por ver hasta donde sabe este tipo y si ese pergamino les puede ser útil en su búsqueda.




Lo que en principio parece una sencilla misión de investigación en busca de un pergamino de Sedefkar, pronto se convierte en una pesadilla que sumerge al grupo en una Lausana onírica más cercana a la pesadilla que a un plácido sueño.




El tal Edgar vive en Lausana con su hermano, un mutilado de la gran guerra y ambos llevan un negocio de taxidermia. Gracias a la amistad con el duque des Esseintes se ha aficionado a las ciencias ocultas y a viajar por los sueños gracias a una droga que le proporciona el duque. Al mismo tiempo y sin que el Duque tenga conocimiento de ello, Edgar compró durante la Gran Guerra un pergamino muy antiguo a un compañero de filas, que resultó ser uno de los de Sedefkar, del cual ha estado investigando y buscando información.



Lo que nadie sabe y terminarán descubriendo los personajes es que el duque des Esseintes es en realidad uno de los miembros de la hermandad de la piel, uno verdaderamente poderoso y muy peligroso.



Edgar ve una posibilidad de seguir financiando su droga onírica en el grupo de investigadores y se ofrece a venderles el pergamino por un precio bastante alto, pero antes de que incluso tengan la oportunidad de ver el pergamino, aparece en escena el duque. son presentados a él y Edgar les pide verse de nuevo en una cafeteria del pueblo para completar la transacción por la tarde. Aprovechando la coyuntura, el duque se ofrece a hacer de guía turística para el grupo. Mientras les enseña la ciudad se muestra como un tipo amable y bonachón, muy lejos de su verdadera naturaleza.



Este es un buen punto para el DM, para describir bien la ciudad y a varios pnj´s variopintos que luego, cuando se internen en la Lausana onírica puedan reconocer y ver el cambio tan notable de sus alter egos oníricos.



Los acontecimientos se suceden deprisa y mientras el grupo espera pacientemente en la cafeteria a Edgar y el duque, uno de los amigos de la pareja, un tal Max, les entretiene lo suficiente, de manera inconsciente, para que los acontecimientos se precipiten hacia un desenlace inesperado e indeseado.



El duque descubre que Edgar guarda un pergamino muy ansiado por él y lo asesina para quedárselo, pero está dormido cuando muere y su yo onírico estaba escondiendo el pergamino en la Lausana onírica, por lo que viajan los investigadores cuando descubren el asesinato de Edgar.


Para mí esta es la mejor parte del escenario y la que más disfrutamos, tanto los jugadores como yo. Con la música adecuada y unas buenas descripciones todo el grupo de metio de lleno en la atmósfera de la Lausana onírica y lo pasamos genial.



Se notan las caras de alegría y felicidad cuando el grupo entra en la tierra de los sueños.


Durante su vagabundeo por la Lausana onírica en busca de Edgar, se suceden una serie de acontecimientos surrealistas que van dando pistas a los investigadores acerca de lo que ocurrirá en las siguientes paradas de su ruta, algo ciertamente inquietante.



Finalmente, llegan a la plaza del pueblo, donde parece que se ha reunido todo el mundo y se topan de frente con esto; el príncipe rompecabezas, el alter ego del duque y señor de la Lausana onírica, donde tiene instaurado su reino de terror.





Es aqui donde se está celebrando un juicio al alter ego onírico de Edgar, un intento del Príncipe rompecabezas de averiguar el paradero del pergamino. en este encuentro decisivo, los investigadores deben dar un paso al frente y defender publicamente a Edgar de las acusaciones que se vierten contra él. De su actuación dependerá que lo dejen libre.

Aquí los jugadores me sorprendieron con su roleo y se metieron a tope en la escena, aunque le dejaron todo el peso de la interpretación al investigador que era el agente del FBI.

Tras superar el juicio, el grupo de investigadores huye con Edgar y éste les entrega el pergamino, mientras tras ellos resuenan aún las amenazas de venganza por parte del príncipe rompecabezas.

El grupo despierta y regresa al tren para partir lo antes posible de Lausana, pero cuando todo parece terminar comienza la última parte del la aventura, lo que es un gran y tétrico colofón. Cuando el grupo de investigadores parece haber concluído la aventura y van a cenar al vagón restaurante del tren, un comensal no invitado hace acto de presencia, el Duque des Esseintes, que viene a reclamar el pergamino. de la astucia del grupo depende en gran medida el desenlace de esta escena. Ya que si le dan el pergamino falso con el que Edgar trataba de timar a todos, éste se irá del tren y tardará bastante en molestarles. En caso contrario, puede haber un enfrentamiento desagradable y de consecuencias muy terribles, ya que el duque es un enemigo formidable y poderoso hechicero.

En nuestro caso particular, el nerviosismo generalizado del grupo y la falta de consenso derivó en una vertiginosa escena en la que nuestro querido forense perdió su brazo izquierdo por culpa de un conjuro de "Ajar miembro" y varios de los demás miembros resultaron heridos, aún así consiguieron retener el pergamino y hacer huir al Duque.

Personalmente opino que este escenario está muy logrado y que si el DM pone de su parte, la atmósfera de la aventura puede ser inmejorable. Yo seguí usando música, velas y efectos sonoros para ambientar, sobre todo, la parte onírica y el resultado fue genial. Creo que todos los jugadores recuerdan vívidamente la Lausana Onírica.

Próxima parada; Milán, aunque ocurrieron cosas en el interludio que ya os seguiré narrando.

Publicar un comentario