martes, 9 de junio de 2009

El ostión del siglo

Durante las horas de trabajo recibo docenas de vídeos, pps, fotos y chorradas de diversos estilos; sexuales, escatológicos, humorísticos, románticos e incluso estúpidos (Las típicas cadenas chorras que solo sirven para aumentar las ganas de los suicidas).

No sé que es lo que hay en nuestra naturaleza que nos lleva a reírnos de las desgracias ajenas, pero a veces es inevitable, ves una caída o un golpe e inmediatamente te partes la caja de risa. Puede que después de verlo te arrepientas un poco y te de pena el susodicho fulan@ que se lleva el talegazo, pero por supuesto que no puedes evitar reenviar el vídeo a tus colegas, porque sabes con total certeza que les ocurrirá lo mismo que a tí, y que luego, cuando estéis juntos y comentéis la jugada volveréis a reiros del desafortunad@ protagonista del vídeo de marras.


He recibido toneladas de mensajes y he guardado muchos y muchos otros los he descartado tras un visionado. Pero hay otros que guardo porque me parecieron en su momento antológicos y que a veces, cuando exploro en el batiburrillo de carpetas con la denominación de "Chorradas" los vuelvo a ver y sigo flipando con muchos de ellos.

Hoy os he traído uno que posiblemente hayáis visto o no, pero que para mí fue uno de los que más carcajadas y luego más remordimiento me dieron. Al recibir el mensaje, el vídeo estaba catalogado como "El ostión del siglo", aunque verdaderamente no es para matarse, la ostia es mayúscula y lo imprevisible de la situación para la desafortunada protagonista del vídeo lo es aún más, aunque desde el momento 1 del vídeo ya sabes lo que va a ocurrir, pero esa anticipación no hace que la escena final sea menos cachonda y terrible al mismo tiempo.


video

Por supuesto que os puede parecer una chorrada o un "no es para tanto", en fin para gusto los colores, disfrutadlo pero no os riáis demasiado por si de verdad existe una justicia divina, poética o símplemente Murphytica.
Publicar un comentario en la entrada