miércoles, 29 de abril de 2009

Una típica del Cthulhu



El pasado viernes, antes del puente de mayo, mi grupo, "Arkham Advertiser", se reunió para jugar al rol, como todos los viernes. sólo que esta vez, nos falló Bruendar por motivos familiares y desechamos continuar ninguna de nuestras campañas "oficiales" por lo que nos decantamos por jugar una RGA (Rol Gay Alternativo). Mejor no me preguntéis el origen de este término, porque tiene un origen absurdo, caótico y escatológico derivado de esas partidas a altas horas de la madrugada, donde el cerebro empapado de Red bull juega malas pasadas, sólo conformaros con que su origen es el mismo de Chocoyuhu o Mamudo.


La cuestión es que me tocó, una vez más, hacer de DM de guardia y preparar una partida de "One nigth stand", o sea, de jugar y acabar el mismo día, y por supuesto, mi mente se enfocó en uno de los mejores juegos para eso, "La llamada de Cthulhu".



Hace un mes me ví en la misma tesitura y elegí un módulo que había arbitrado hacía siglos, del suplemento "Secretos de Arkham", titulado "Las colinas salvajes" y la verdad es que fue todo un éxito, a pesar de que de los cuatro investigadores, dos murieron, uno fue encerrado en un manicomio y el último quedó con secuelas físicas y psíquicas. Una partida típica de Cthulhu, en la que los investigadores, que son gente normal, se ven enfrentados a terrores y verdades incómodas, para los que ningún mortal está preparado para afrontar.



Pues rebuscando en mi biblioteca, hallé este suplemento "En las sombras" que tiene tres escenarios cortos, perfectos para esas tardes libres en las que apetece una buena partida de rol, o para nuestros afamados RGA day.

De los tres escenarios elegí uno situado en Luisiana en 1927 titulado "En las sombras de la muerte", ya que me pareció muy asequible para preparar en tan poco tiempo y que por su duración, encajaría en nuestra sesión de viernes noche.



La aventura comenzaba con la típica carta de un amigo de uno o varios de los pj´s, en este caso, de los 5 jugadores, sólo uno no conocía al pnj de la partida, el doctor Butler.

Los pj´s los creé yo mismo y traté que fuesen bastante normalitos, personas corrientes enfrentadas de golpe a terrores inimaginables; Había un médico, un ex militar (con conocimientos en explosivos y el único con pericia para manejar armas), un electricista, un diletante y finalmente, un medium, que es contratado por el grupo tras leer la misteriosa carta de su amigo.

Personajes importantes para el desenlace próspero de la trama eran el militar y el medium, de ellos dependía una parte de que todo terminase bien, y la verdad que los jugadores que llevaron los personajes me sorprendieron positivamente, ya que hicieron todo lo que tenían que hacer de manera espléndida.




Ya os podéis imaginar, cuando llegan a la isla donde se erige la plantación Butler, en una época de tormentas y rodeados de pantanos por doquier. Tal vez esta fue una de las cosas que me llevaron a elegir este escenario; la situación aislada y mal tiempo, elementos clásicos en las historias de terror y misterio. Y cumplieron muy bien su papel, la atmósfera era opresiva.

Los pnj´s estaban muy bien constuídos, dando la sensación de no ser ninguno ni tan malo ni tan bueno como parece, pero todos con un ligero toque siniestro que de inmediato les hizo sospechar, tanto de los conocidos como de los desconocidos.



La partida en general se desarrolló con muy buen ambiente, con las coñas típicas y con las escenas de miedo que suele provocar este juego.

Tal vez como frase estelar de la partida destacaría una que se produjo mientras el jugador con el pj del diletante, Agustín, era seducido por la morena del dibujo, la prima del doctor Butler, una arpía en toda regla, pero muy seductora.
Mientras el DM hacía las delicias del pj descibriendo la opulencias de sus formas y lo insinuante de su delicada bata de gasa, y como no de sus insinuaciones que terminaron por convencer al pj que copular con esta hembra era uno de los hitos de su vida, el resto del personal no hacia más que murmurar y hacerle burla, haciendo que la escena perdiese tensión por momentos, así que éste DM alzó la voz gritando; "Callaros, coño, que me estoy follando a Agustín." Sin duda, una verdad figurada, pero que confirma una vez más que estas partidas alcanzan de forma sobrada su condición de RGA.



Lo cierto es que estas cópulas se repitieron durante las tres noches que los pj´s permanecieron en la mansión y hacen que este pj casi traicionase al resto para seguir beneficiándose a tan maligna morena cachonda. (Muy bien roleado, Agus)


Es por todo esto por lo que estas típicas partidas de Cthulhu tienen ese sabor especial que nos hace volver a ellas de tanto en tanto, para desintoxicarnos de tanta espada y brujería.


Si queréis pasar una noche divertida, terrorífica y rolera, os recomiendo que preparéis algo de Cthulu, una receta que triunfa siempre.
Publicar un comentario en la entrada