viernes, 31 de octubre de 2008

Día sin Rol

A diferencia de muchos viernes, hoy no hay rol, y no puedo evitar sentirme raro, como si me faltase algo. Y es que desde principios de año, decidimos establecer el viernes como día sagrado del rol, y es algo que hemos cumplido a raja tabla, obviamente con las salvedades de vacaciones con la familia y causas de fuerza mayor.



Sin embargo, los días que al final no jugamos por ausencias y contratiempos de última hora, me quedo bastante desilusionado. Toda la semana esperando que llegue el viernes para reunirnos delante de una mesa, nuestro battlemap extendido, la pantalla del master ocultando los secretos de la noche, las hojas de personaje frente a los jugadores y todos eligiendo los dados para utilizar en esa sesión. En la nevera nos esperan los refrescos y en la mesa de la cocina, el picoteo y la cena, que suele ser siempre algo especial, algo que no todas las noches tomas para cenar.



Estas cosas consiguen llevarme atrás en el tiempo, mejor que el coche de "Regreso al Futuro", y me hacen sentirme joven y estoy seguro que son lo que me mantienen tan joven.






Dedicar al hobby 19 años y sentir, sesión tras sesión, las mismas sensaciones es genial, una experiencia tántrica. Hace que las cosas sean mejores la semana siguiente y que siga esperando que llegue el siguiente viernes para volver otra vez a meternos en la piel de nuestros personajes y vivir aventuras sin parangón.


No puedo imaginarme una vida sin hobby, sin nada que hacer, salvo tareas insulsas. El hobby ha dedicado gran parte de mi tiempo y le dedico un rato siempre que puedo. La gente sin hobby me resulta aburrida, con toneladas de tiempo para perder en cosas sin sentido.


Y hoy, a pesar de no tener mi sesión semanal de hobby, pues aun así, en estas líneas le dedico parte de mi tiempo y de mi pensamiento.

Verdaderamente disfrutamos como enanos de nuestro hobby....
Publicar un comentario en la entrada