lunes, 15 de septiembre de 2008

4E Dungeons & Dragons


Ya está aquí, y llegó para quedarse. Después de mucha controversia y de rumores a tocho y mocho, por fin ha llegado a nuestras manos. Y no está nada mal. El sistema es sencillo, tal vez demasiado dirían algunos, la mecánica de juego se ha simplificado y tanto los encuentros como la preparación de los mismos son muy dinámicos, rápidos y fáciles de preparar.
Si alguien me pidiese que definiera esta primera impresión de la nueva edición en una palabra, diría; Simplicidad. Y es algo positivo en mi opinión. Aunque hay que ser cautos y esperar a ver que depara el testeo completo del juego por los aficionados.
Yo soy uno de esos jugadores forjados bajo el fuego de la 2ª edición, Advanced Dungeons & Dragons, y he de decir que el volumen de reglas y la ambigüedad de los encuentros de combate llegaban a ser caóticos y muy aburridos, sobre todo al alcanzar los pj´s niveles mayores.



Para mí, lo mejor de aquella edición fue el poder jugar los clásicos de la Dragonlance, teniendo todavía frescos los libros, un momento inolvidable el poder meterme en la piel de Tanis el Semielfo. Todo esto como jugador, pero lo mejor fue descubrir como master el entorno de campaña de Ravenloft, en el que finalmente me especialicé, y es que la influencia de “La llamada de Cthulhu” hizo mucho. Lo único que conservo de aquella edición son los suplementos, en inglés y español, de aquel magnífico entorno de campaña.



La tercera edición pasó por mi universo rolero sin pena ni gloria, jugamos dos mega campaña de Forgotten Realms, unos módulos de creación propia basados en “Isle of Dread”, un entorno de campaña que se publicó en la Dungeon Magazine pero que no cuajó por varios motivos, y el comienzo de una campaña de Ravenloft, que tocó a su fin en cuanto el grupo entero decidió hacer borrón y cuenta nueva y convertirnos todos a la 4E.
En muchos foros, blogs y páginas Web se ha discutido largo y tendido acerca de esta nueva edición, de si es Dungeons & Dragons o de si es otra cosa totalmente diferente, de si gusta más o menos. Creo sinceramente que es simplemente un D&D diferente; se le ha dado un lavado de cara, se han cambiado las reglas en aras de la jugabilidad y la sencillez y se ha adaptado un juego, anciano en esto del rol, a los nuevos tiempos.


En definitiva, el juego es de aquellos que lo juegan, y cada uno tendrá su visión de si el sistema ha mejorado, simplemente ha cambiado o han jodido el sistema que tanto les gustaba. La cuestión es que este D&D 4E es un juego de rol que conserva el espíritu de sus predecesores, que ha introducido novedades importantes y que se ha adaptado a los nuevos tiempos, y a las nuevas tecnologías, ya que el D&D Insider está revolucionando las mesas de juego y elevando el índice Friky al máximo exponente.

Publicar un comentario